Necrológicas
  • Jane Eva Carter Otzen
  • Fernando Viano Santos
  • Jaime Venegas Hernández
  • María Isabel Nancuante Ayaquintuy
  • María Magdalena Méndez Méndez
EDITORIAL

Fin de año, vacaciones y endeudamiento

Por La Prensa Austral Miércoles 16 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
68
Visitas

A partir de mañana, Punta Arenas  pasará de Fase 1 a Fase 2 del Plan Paso a Paso, dejando atrás casi cuatro meses de cuarentena.

El alzamiento de la restricción máxima de desplazamiento y aislamiento social se produce a escasos días de las celebraciones de fin de año y de la costumbre de reunirse en familia y hacer regalos, tanto como de la planificación de las vacaciones.

Por ello, se espera que el consumo crezca y que también lo haga el endeudamiento, pues gran parte de las personas utiliza principalmente tarjetas bancarias de créditos y de multitiendas para poder solventar sus mayores gastos.

El año pasado a nivel nacional, el 65% de los chilenos afirmó que debió endeudarse para solventar estos consumos adicionales. En Magallanes, esta tasa fue del 60%.

Pero, una reciente encuesta proyecta que este año el porcentaje de endeudamiento bajará al 49% en Magallanes y, a nivel nacional, a 60%.

El estudio de Chiledeudas.cl hace ver que la mayoría está tomando créditos de menor envergadura. Si en la temporada anterior éstos promediaban en $2 millones,  en la actual, no superan $1 millón.

La indagatoria concluye que la baja a nivel nacional y regional para esta época de Navidad y vacaciones se debe principalmente a la pandemia -incluido los bonos entregados por el gobierno a grupos vulnerables- y al retiro del 10% de los fondos de las AFP.

Obviamente, también está primando en algunos una actitud más conservadora ante el incierto escenario que aún plantea el coronavirus.

Esta cautela debería primar en todos los hogares, entendiendo que estamos enfrentando como sociedad una crisis que aún no ha sido superada y cuya evolución es difícil de proyectar.

En Navidad, el mensaje de las distintas confesiones religiosas es a reflexionar y a volver a lo que es esencial, llamando a desterrar el consumismo.

A la vez, el tiempo pandémico también llevó a las personas a estimar más sus relaciones familiares y amicales y, en el marco de la revalorización de éstas, no es necesario expresar el cariño con regalos costosos.