Necrológicas
  • Héctor Antonio Latorre Avendaño
  • Edmundo Aravena Mansilla

Indonesia vacunará primero a su población más jóven

Por Agencias Miércoles 23 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
77
Visitas

Las primeras vacunas contra el Covid-19 en Indonesia serán administradas con prioridad a las personas entre 18 y 59 años. El gobierno indonesio espera que utilizando esta estrategia, a contracorriente de la mayoría de los países, logrará la inmunidad de grupo.

“Cuando la población más activa y más expuesta a los intercambios esté inmunizada, se creará una barrera que protegerá a los otros grupos”, explicó Amin Soebandrio, director del Instituto Eijman para Biología Molecular en Jakarta.

El personal en primera línea como médicos, paramédicos, policías y militares también serán prioritarios para la campaña de vacunación.

“Teniendo en cuenta el número restringido de dosis disponibles, es menos eficaz vacunar a las personas de edad que circulan poco”, agrega Soebandrio.

De acuerdo con las estimaciones del gobierno, se necesitarían 246 millones de dosis de la vacuna para vacunar al 67% de la población concernida (18 a 59 años). Ese es el límite generalmente aceptado para alcanzar la inmunidad de grupo.

El otro argumento que ha sido evocado es que es muy posible que la vacuna no funcione muy bien entre las personas de edad.

Hay que tener en cuenta la demografía en Indonesia: el 92,2% de la población tiene menos de 59 años mientras que en Francia esa cifra se acerca al 80%. Sin embargo, como en la mayor parte del mundo, las primeras víctimas son las personas de más edad.

Indonesia ha recibido promesas de entrega acumuladas por más de 350 millones de dosis, según el Global Health Innovation Center de la universidad estadounidense Duke. Es insuficiente para proporcionar dos dosis a su población de cerca de 270 millones de habitantes.

El país es el más afectado del Sudeste Asiático por el virus con cerca de 680.000 casos y más de 20.000 fallecimientos debido al Covid-19.

Sin embargo se considera que la magnitud de la epidemia en el archipiélago es mucho mayor, ya que los índices de test por habitantes son bajos.