Necrológicas
  • Héctor Antonio Latorre Avendaño
  • Edmundo Aravena Mansilla

Peligra continuidad del Casino de Juegos Dreams al perder recurso de protección

Por La Prensa Austral Jueves 7 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
11,988
Visitas

La actual concesionaria está obligada a competir, con otros postulantes y bajo los mismos requisitos, condiciones y modelo licitatorio, para acceder a la renovación de su permiso.

La Corte de Apelaciones de Punta Arenas rechazó el recurso de protección que el Casino de Juegos Dreams presentó en contra de dos resoluciones de la Superintendencia del ramo, que a su juicio afectarían las pretensiones de administrar por un nuevo periodo el recinto de calle O’Higgins Nº1235, ya que los haría competir de igual a igual en el proceso en marcha, siendo que la inversión ejecutada la calcularon con retornos de 30 años.

Conocido el fallo, el abogado de la concesionaria, Gonzalo Fernández Ruiz, interpuso en las últimas horas un recurso de apelación ante la Corte Suprema. Así que será la máxima instancia judicial del país la que dirimirá el conflicto.

El recurso inicial está dirigido en contra de dos resoluciones de la Superintendencia de Casinos de Juegos. La primera que aprobó las bases técnicas para el proceso de otorgamiento de permisos de operación de Casinos de Juego: y otra (publicada en el Diario Oficial de fecha 30 de julio de 2020), que declara abierto el proceso de otorgamiento o renovación de permiso de operación para Casinos de Juego.

Inicios del casino

El Casino de Punta Arenas obtuvo su permiso de operación por resolución exenta de la Superintendencia el 21 de julio de 2006, cumpliendo las obligaciones de la Ley 19.995.

En la respuesta a la Corte de Apelaciones, la Superintendencia de Casinos hizo mención a que “el permiso de operación que se le confirió a la recurrente tiene una duración de 15 años, con posibilidad de ser renovado por otro periodo de igual duración, pero jamás de manera automática sustrayéndose a la competencia que pueda darse con otros postulantes interesados. Así lo señala la ley”, respondió la recurrida.

Es más, en la resolución que otorgó el permiso de operación al Casino de Juegos de Punta Arenas, “consta que el referido permiso de operación tiene solamente una duración de 15 años”, plazo que se cumple este año.

El abogado del casino recuerda que para desarrollar la operación invirtieron inicialmente 39 millones de dólares.

Construyeron un edificio de más de 26.000 metros cuadrados, distribuidos en 11 pisos y 2 niveles subterráneos, a orillas del estrecho de Magallanes. Con un Casino de Juegos con 502 máquinas de azar, 20 mesas de juego y 100 posiciones de Bingo. Más un hotel de 5 estrellas con 88 habitaciones. Un spa con gimnasio, saunas y piscina temperada. Centro de convenciones y espectáculos con capacidad para 1.200 personas. Salas de reuniones y “business center”. Una sala de exposiciones culturales más una variada oferta gastronómica con un restaurante, una cafetería y dos bares y estacionamientos cubiertos para clientes.

“Al día de hoy, y luego de los subsecuentes numerosos aportes realizados en el tiempo, las inversiones en el Casino alcanzan los US$48 millones”, destacando la ampliación y renovación de máquinas de azar, lo que ha crecido un 60% pasando de  315 máquinas iniciales a las 502 actuales.

Al Estado han pagado un total aproximado de $58.297 millones de pesos por concepto de impuestos a los Casinos de Juego de acuerdo con la información publicada por la Superintendencia hasta el año 2018.

En virtud de la regulación establecida por la Ley 19.995 los titulares de permisos de operación de casinos privados gozan del derecho a solicitar la renovación de su permiso de operación bajo un procedimiento análogo al de su permiso originario; y
el derecho preferente a ser renovado en su permiso de operación bajo ciertas condiciones.

En tal sentido, “las resoluciones exentas, N°430 y N°432 corresponden a una actuación ilegal y arbitraria de la Superintendencia”, acusa la reclamante.

El 9 de marzo de 2020, la Superintendencia puso en consulta pública el borrador de las actuales bases técnicas, obviando absolutamente el sistema de otorgamiento contemplado en la versión original de la Ley 19.995 , “incluido los derechos de los actuales titulares a solicitar la renovación de los permisos y a obtener dicha renovación de manera preferente en caso de igualar el mejor puntaje ponderado entre los distintos solicitantes”.

El 27 de julio del año pasado la Superintendencia decidió publicar en su página web la resolución mediante la cual declaró la apertura del proceso de otorgamiento y renovación de permisos de operación de Casinos de Juego.

Superintendencia

En su respuesta a la Corte, la Superintendencia recordó que la ley que regula el funcionamiento de estos locales se modificó.

Fue en cumplimiento de la norma impuesta que esta Superintendencia dictó las resoluciones impugnadas en este recurso, que declara abierto el proceso de otorgamiento de permiso, y la segunda que aprueba las bases del concurso.

Producto de la pandemia el proceso se suspendió por un lapso de 90 días.

La Superintendencia entiende que el Casino desea que se le aplique la Ley N°19.995, vigente el año 2005 de modo de no verse obligado, en el caso que considere postular a renovar su permiso de operación, a formular una oferta económica e invertir, en infraestructura, a diferencia de los demás postulantes que compitan el área de influencia donde hoy se emplaza su Casino.

Perder el permiso

“Persigue que se les aplique la antigua ley ya que de caso contrario podrían perder su permiso, buscando no verse sometidos a las normas de la nueva ley, que impone a quienes postulen la obligación de formular una oferta económica, dado que el sistema de otorgamiento y renovación de permisos cambió”, señala la Superintendencia.

Para dicho ente, a la actual concesionaria no les parece adecuado que se publicaran las bases del concurso, elaboradas conforme a la normativa legal vigente, porque quieren que se les exima, a diferencia de todos los demás interesados en postular al permiso de operación de Casino de Juegos por los próximos 15 años.

“El permiso de operación que se le confirió a la recurrente tiene una duración de dicha cantidad de años, con posibilidad de ser renovado por otro periodo de igual duración, pero jamás de manera automática, sustrayéndose a la competencia que pueda darse con otros postulantes interesados. Así lo señala la ley”, respondió la Superintendencia.

El Casino está obligado a competir, con otros postulantes y bajo los mismos requisitos, condiciones y modelo licitatorio, para acceder a la renovación de su permiso.

Fallo

El fallo que rechazó el recurso corresponde a los ministros Maria Isabel San Martín, Alvaro Saavedra y Paola Oltra Schüler. “No se ha podido demostrar con un mínimo de certeza que la Superintendencia hubiese incurrido en alguna acción concreta y determinada que le impida a la recurrente participar en igualdad de condiciones en el proceso en análisis, más aún cuando es la propia Ley 19.995, la que otorga la competencia a la recurrida para el desarrollo de los procesos de otorgamientos de permisos de operación de Casinos de Juego, y su ulterior fiscalización, control, renovación o caducidad”.