Necrológicas

Apertura de corredores sanitarios y subsidio al turismo intraregional

Por Emilio Boccazzi Campos Lunes 11 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
405
Visitas

Esta semana que recién pasó, los municipios de Puerto Natales y Punta Arenas han solicitado en distintas instancias y tonos, la apertura de los cordones sanitarios en las ciudades de Puerto Natales y Punta Arenas. Bien por ello.

El hecho de que ambas comunas estemos en Fase 2, del Plan Paso a Paso que implementó el Ministerio de Salud, debiera abrir la posibilidad de poder volver a conectar a nuestros dos mayores centros poblados de la Región de Magallanes.

En el caso de Puerto Natales, esta apertura, si la autoridad de Salud y la autoridad política se allanan y atreven a tomar esta medida, sería la posibilidad cierta, de comenzar a activar el desarrollo del turismo local y/o regional. Esto del incentivar el turismo regional lo hemos desarrollado en varias anteriores columnas de este diario. Es vital y lo que tenemos a mano.

La posibilidad de que algunos miles de puntarenenses (una ciudad que sextuplica a Puerto Natales en población) puedan viajar a la capital de Ultima Esperanza, es ciertamente una clara opción de activar su turismo, gastronomía y su comercio, que en los últimos 25 años ha vivido esencialmente de esta actividad en sus diversas variantes.

Por otro lado, la posibilidad de que los habitantes de la capital regional lleguen a la capital del turismo y a la comuna de Torres del Paine, es además una medida que combatirá la salud mental de miles de magallánicos qué durante un año, hemos vivido en la pequeña área de nuestras ciudades.

Junto a lo anterior, el hecho de que los cordones sanitarios se aperturen, dará la posibilidad de que nuestra gente (de Tierra del Fuego, Cabo de Hornos, Ultima Esperanza o Magallanes) se pueda desplazar (con los debidos resguardos), potenciando el ocupamiento de vastas áreas o zonas donde el distanciamiento social es una realidad. Los aforos de nuestras areas silvestres protegidas en los parques nacionales o reservas es una ventaja que tenemos y que hay que mostrar a Chile y al mundo, para cuando la recuperación sea más viable (probablemente en la temporada 2021-2022).

Volviendo al inicio, en lo que es la apertura de los cordones sanitarios, esta medida debiera ir acompañada de planes regionales que estimulen un subsidio a la oferta en algunos casos (implementación medidas Covid y otros dispositivos para con los operadores y comerciantes) y un subsidio a la demanda, es decir subsidiar el valor de los viajes y estadías dentro de la región, cuando se visite la provincia vecina.

Viajes de grupos organizados, familias, adultos mayores, jóvenes y otros, son la única expectativa que tenemos a mano en la región, lo que como ya hemos descrito tiene aristas de beneficio mental y espiritual y beneficios de reactivación económica. “Magallánicos conociendo su región”, “Magallanes vacaciona en Magallanes”, es una actitud y una señal de entender qué en esta primera época, nadie nos vendrá a ayudar o a visitar y que somos nosotros mismos, con actitud responsable, los que salimos a poner movimiento a nuestra región.

Una vez activemos esto en los próximos meses, debemos comenzar a bosquejar por primera vez, un estímulo real a tener un turismo de invierno, que quizás pueda alcanzar a los miles de magallánicos que viven en el resto de Chile, y que debieran ser nuestro objetivo, junto con los turistas nacionales.

Esta estrategia debemos construirla aquí en la región y, no esperar que desde Santiago o de otro lado alguien pensará, menos ejecutará una línea de trabajo para la recuperación de nuestra actividad económica y turística.

Por último, dando las opciones generales, el mundo de los operadores turísticos de Ultima Esperanza, deben ver por primera vez, con mayor interés al turista regional, que en síntesis es a quien tiene más a mano y no va sólo una vez a su destino, sino que repite varias veces en el año si las opciones y los precios son adecuados al bolsillo del magallánico. Respecto de Tierra del Fuego y su imponente vastedad es preciso también aprovechar la oportunidad, para abrirla y recorrer los hermosos parajes que algún día serán reconocidos como la Novena Maravilla del Mundo.