Necrológicas

Gastronómicos apuntan a buscar mejor mecanismo para seguir funcionando

Por La Prensa Austral Lunes 18 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
246
Visitas

Ya es una imagen que se torna habitual en algunos sectores de la ciudad, especialmente en el centro, ver personas que comparten en las veredas y frente a los locales los diferentes platos de la gastronomía local o bien un café. Claro que ello siempre está condicionado al factor del clima.

Así lo reconoce el presidente de la Asociación Gastronómica de Punta Arenas, Jaime Jelincic, quien señala que desde que la capital regional salió de la cuarentena total y se permitió a los restoranes, pub y café funcionar en la calle para algunos ha sido una señal de seguir sobreviviendo, aunque para otros aún no lo han podido hacer porque no disponen de los espacios o “terrazas” donde desplegar sus mesas y recibir a sus clientes. Muchos han debido seguir con delivery.

“En general todos los que han podido abrir en terraza o sacar sus mesas a las veredas les ha ido mejor que estar en delivery. Claro que siempre se está sujeto a las condiciones climáticas. Si el día está malo no hay ventas y si el día está bueno al menos hay mejoras”, sostiene.

Sin embargo, admite que pese a este escenario hay preocupación y se mantiene la incertidumbre para muchos respecto a lo que pasará en el futuro. Además, para muchos locatarios también la inquietud radica en que quizás la situación para ellos se haga insostenible cuando aparezca el invierno.

Jelincic afirma: “Si vemos que los indicadores de la pandemia no mejoran igual nos preocupamos respecto a que funcionando con terraza o en la calle no resistiremos más allá de marzo. Hay que buscar un mecanismo para avanzar. Ver como hacemos que los negocios tengan un horizonte de estabilidad y poder programarnos”.

Incentivo al clandestinaje

Para el representante de los gastronómicos no tiene sentido que se adelante el inicio del toque de queda y lamenta que se imponga más restricción a los comerciantes establecidos, a quienes pagan todos los impuestos y no a quienes realizan ventas ilegales en horas de toque de queda.

“A nosotros nos dejan operar con restricciones, con espacios acotados y todos hemos debido invertir en los protocolos. Fácilmente nos pueden ir a fiscalizar y les garantizamos la seguridad para nuestros trabajadores y clientes. Sin embargo, debemos cerrar más temprano y ello fomenta que haya fiestas clandestinas, venta ilegal, donde la autoridad sanitaria no puede ir a controlar si se cumplen o no los protocolos”, señala Jelincic.

Luego afirma que los establecimientos legales se convierten en aliados de la autoridad porque son los primeros que están apoyando en el control del coronavirus.

“Ya hemos visto las fiestas clandestinas en Cachagua, Puente Alto, las ocurridas en la región, pero las imposiciones van hacia los restoranes y locales legalmente establecidos. Es más fácil fiscalizar a todos los locales. La percepción de como manejamos el problema ha ido en el camino equivocado”, recalca el presidente de los gastronómicos en Punta Arenas.