Necrológicas
  • Rafael Avelino Astorga Mancilla

Agricultor iba a plantar sandías y encontró estatua de una antigua “diosa”

Por Agencias Sábado 30 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
634
Visitas

Del borde de un misterioso bloque de piedra caliza comenzó a emerger de la tierra después de que César Cabrera despejó un trecho de la granja de su familia en el sureste de México, donde quería plantar sandías.

Varias semanas después, él y otros cinco hombres lo levantaron con cuidado del suelo y se encontraron cara a cara con una estatua de tamaño natural que probablemente había estado enterrada durante siglos. Los arqueólogos accidentales habían realizado el primer gran hallazgo del año en el país.

“¡Mira! ¡Es una imagen de una diosa!” dijo un Cabrera de 52 años, lleno de alegría, recordando sus primeras palabras cuando vio el rostro de la figura aquel día en su predio en Veracruz.

Los agricultores levantaron con cuidado la estatua en un camión y la llevaron a la casa de Cabrera. Tras una búsqueda en internet en los días siguientes, Cabrera se convenció de que la estatua, tallada con elaborados ornamentos y un tocado de plumas que fluye, se parecía a la diosa huasteca de la lujuria.

Los expertos creen que es más probable que la escultura de más de 500 años represente a una mujer de la élite, posiblemente una reina, de la cultura huasteca, una de las sociedades antiguas menos conocidas de México debido en gran parte a la poca investigación y el saqueo a gran escala desde hace más de un siglo de su arte naturalista único.

Durante siglos, los prósperos centros de población huasteca salpicaron la húmeda costa sureste del país, muchos de ellos agrupados alrededor de ríos que desembocan en el Golfo de México, que se extienden a lo largo de seis estados, incluidos Veracruz, Tamaulipas y San Luis Potosí.

Cuando el conquistador español Hernán Cortés llegó a la costa de Veracruz en 1519, durante décadas habían sido absorbidos por el Imperio Azteca, ridiculizados como borrachos y demasiado sexuales por las élites imperiales pero valorados como un vínculo crucial con las riquezas de la costa del Golfo como el cacao y tela de algodón especialmente fina.

En los últimos dos años, los fuertes recortes al financiamiento de la investigación en México han obligado a cerrar muchas excavaciones arqueológicas en todo el país.