Necrológicas
  • Luisa Peña Zambrano
  • Hernán Guajardo
  • Orlando Estefó Cárcamo
  • Hernán Guajardo Valderas

La polarización y la sombra de Correa marcan las elecciones en Ecuador

Por Agencias Domingo 7 de Febrero del 2021

Compartir esta noticia
73
Visitas

Los sondeos auguran segunda vuelta entre el correísta Arauz y el banquero Lasso.

Ecuador celebra este domingo elecciones presidenciales marcadas por la pandemia, la crisis económica y la polarización entre los mismos dos modelos extremos que en las últimas décadas no lograron solucionar los problemas de fondo de los ecuatorianos.

Esto, con la omnipresencia del exiliado ex Presidente izquierdista Rafael Correa (2007-2017), que concita rechazo y admiración a partes iguales.

A pesar de que concurren 16 candidatos presidenciales, la mayoría concentra porcentajes ínfimos en las encuestas: sólo tres superan el 10% y cuentan con posibilidades reales de pasar a la probable segunda vuelta que tendría lugar el 11 de abril.

El favorito es el progresista Andrés Arauz -delfín de Correa-, seguido del conservador Guillermo Lasso y del indigenista Yaku Pérez. La disparidad en las cifras de las encuestadoras -muchas con poca solvencia- hacen difícil predecir los resultados pero la media indica que Arauz y Lasso sumarían cada uno una cuarta parte de los sufragios y pasarían a segunda vuelta. Una de las encuestadoras más fiables, Cedatos, da un 21,9% para Arauz, el 21,2% a Lasso y el 14,5% a Pérez.

No obstante, puede haber sorpresas por el gran número de indecisos, lo que ha motivado un final de campaña con ofertas irreales para un país en crisis por la caída de los precios del petróleo y supervisado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que el año pasado concedió a Ecuador un rescate en forma de crédito por 5.400 millones de euros. Se trata de ofertas de corte populista por izquierda o derecha cuya no implementación podría llevar a la frustración de los ecuatorianos, con un malestar contenido de momento por la pandemia, pero que en octubre del 2019 vivió diez días de violentas protestas que casi acaban con el gobierno del Presidente Lenín Moreno, quien finalmente se vio obligado a retirar un duro plan económico de recortes.