Necrológicas
  • María Nora Díaz Mellado
  • Francisco González Uribe
  • Juan Héctor González Mancilla
  • Orlando Oyarzún C.
  • Laura Bórquez Bórquez

Circunvalación de Punta Arenas II

Por Emilio Boccazzi Campos Lunes 8 de Febrero del 2021

Compartir esta noticia
129
Visitas

En la columna pasada, y en algunas más pretéritas, he señalado la perentoria necesidad de que la ciudad de Punta Arenas (y también la ciudad de Puerto Natales), establezcan y materialicen sus vías estructurales o estructurantes de perímetro o de circunvalación.

En estos mismos días este medio de prensa, ha informado que la Avenida Circunvalación de Punta Arenas, que desarrolla el Ministerio de la Vivienda y Urbanismo, a través de la prestigiosa Consultora de Ingeniería Argia S.A., se encuentra en las fases finales de los diseños de ingeniería de esta relevante obra de desarrollo vial de la ciudad.

Esta costaría, alrededor de 120 mil millones de pesos. Cifra mayor, pero de lo cual no hay que asustarse, pues se invertirá en varios años, lo que evidentemente se enmarca dentro de las disponibilidades presupuestarias del Ministerio de la Vivienda y Urbanismo y, de los presupuestos que dispone la región a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR). Así se construyó la costanera del Estrecho (demoró varios hobiernos), así se construyó la Avenida Eduardo Frei, la segunda franja de la Avenida Pedro Aguirre Cerda en fin, así se materializan las obras cumbres de una ciudad.

Dentro de las preocupaciones que debo manifestar por el diseño y la pronta ejecución de esta circunvalación, están al menos dos. La primera es que la obra y su franja a intervenir sea con la proyección que una obra de esta naturaleza amerita. Esto es, que tenga un ancho adecuado, con suficientes pistas, derivaciones, vías caleteras, estacionamientos segregados y no dentro de la vía, lo que imagino tiene, por la experiencia que el Serviu y particularmente este Consultor ya señalado, tiene en obras anteriores en nuestra región.

La segunda preocupación y es la más esencial, es que se ha señalado en este mismo medio,  en las noticias o crónicas de los últimos días, que la obra comienza a la altura del Barrio Industrial por el norte (un nuevo acceso a la ciudad, que se sumaría al cruce de la Ruta 9 con Avenida Frei) y termina o concluye a la altura de calle Santa Juana por el sur.

Esto, es lo más criticable para esta obra o diseño (probablemente el Minvu o Serviu le definió ese punto de término al Consultor, es decir la calle Santa Juana por el sur), toda vez que hoy la ciudad, ha definido su nuevo límite urbano en el sector de Leñadura, en el cruce con el camino al sector del Vertedero Municipal.

Concebir una circunvalación, es eso, poder rodear, circunvalar por el perímetro de la ciudad, y poder “pasar” desde su entrada norte a su entrada sur, “by passear” la ciudad, generar un anillo estructurante, definir la ciudad o lo urbano de lo rural o del peri-urbano.

La Avenida Circunvalación de Punta Arenas, no puede terminar, o quedar trunca en cualquier calle intermedia, sino que debe tener claramente un inicio y un final, hitos urbanos, puntos de referencia y poder permitir que las crecientes circulaciones que se están dando desde el extremo sur de la comuna, con producción maderera de vigas o rollizos, con la producción pesquera menor de las caletas de Bahía Mansa o Rinconada Bulnes o la intensa circulación que se ha provocado por la decisión del municipio, el de cerrar las canteras del sector norte, que sólo están provocando intervenir los espacios naturales con más atributos escénicos (que se ubican al sur de la ciudad) y, además deteriorando el transitar y devenir de barrios y la vida de la ciudad con el paso de grandes y voluminosos camiones, que en comparsa están arrancando cerros, transportando tierra de un extremo a otro.

La Circunvalación Avenida Ramón Cañas Montalva, debe tener la proyección que su naturaleza amerita, y que su nombre lleva, la de un hombre visionario y que generó, obras cumbres para el progreso de nuestra ciudad y región. Aprendamos de las cosas buenas que construyen nuestros vecinos argentinos, que cuando desarrollan obras en sus ciudades y en sus accesos, donde no se quedan chicos, las hacen con la proyección necesaria.