Necrológicas
  • María Nora Díaz Mellado
  • Francisco González Uribe
  • Juan Héctor González Mancilla
  • Orlando Oyarzún C.
  • Laura Bórquez Bórquez

Descendientes de pueblo fueguino selknam enfocados en unificar a toda su comunidad

Por La Prensa Austral Martes 9 de Febrero del 2021

Compartir esta noticia
2,958
Visitas

Unas ganas enormes de tener una continuidad, como la comunidad viva que es, confiesan tener los descendientes en Chile del pueblo aborigen selknam de Tierra del Fuego, que poco a poco se está descubriendo y dando a conocer en distintas regiones y ciudades del país. Los herederos del pueblo nativo de la isla austral se están relacionando entre sí para comunicar a la colectividad nacional su existencia, al contrario de lo que dice la historia sobre su presunta extinción que -aseguran- no es tal. Al mismo tiempo, están creando lazos identitarios comunes cada vez más fuertes e intensos.

“Somos una comunidad viva, tenemos una colectividad que trabaja por el fortalecimiento cultural, la reivindicación de los recuerdos y la oralidad familiar, donde la emocionalidad juega un papel muy fuerte, e independiente de lo que pase en el Congreso, donde se debate la declaración del selknam como pueblo vivo ancestral, nuestro trabajo va a continuar y vamos a seguir creciendo”, aseguró en Porvenir, hasta donde viajó con su hija Fernanda Olivares desde Santiago, la descendiente del pueblo austral, He’many Molina.

“En la medida que nos hemos ido dando a conocer, siguen llegando familias de origen selknam y eso es maravilloso. Ellas tienen en su historia familiar la memoria y el recuerdo de su origen en Tierra del Fuego, pero no tenían hasta ahora las herramientas necesarias y no sabían que había más. Tenemos la gran misión de acogerlas y ayudarlas a hacer sus investigaciones, para que tengan sus estudios y reencontrarse con la verdadera historia de sobrevivencia de sus ancestros, que fueron vilmente sacados de la isla en forma denigrante y en actos vejatorios”.

Corporación selknam nacional

He’many Molina fue electa por la comunidad ancestral que se formó de modo espontáneo como presidenta de la recién creada Corporación Selk’nam, de origen nacional, que busca reunir a los descendientes de ese origen étnico en Chile y otros países, para poder tener participación legal en nuestro país. La institución les ha permitido presentar el proyecto de ley ante el Congreso, a la vez que tener convenios y hacer trabajos muy detallados.

Aparte de quienes trabajan hoy activamente en la corporación, ya hay más de una docena de familias de origen selknam, a las que sin duda se unirán muchas más -aseveró Molina- ya que en el Censo de 2017, en la sección de identificación con pueblos originarios, mil 174 personas se reconocieron selknam en Chile. “Ese es un precedente muy fuerte -plantea He’many- y tenemos la esperanza que toda esa gente se entere que existe nuestra corporación y que se comuniquen con nosotros, para poder acogerlos e iniciar este camino de estudio, para que encuentren la historia de sus orígenes”.

La página web en Facebook es #Corporacion Selk’nam Chile; en Twitter, @NamSelk y @corporacionselknam en Instagram.

Un niño arrancado
de la isla

He’many admite que en su hogar, de antaño se tenía asumido que eran descendientes del pueblo aborigen fueguino. “Siempre supimos que al abuelo lo habían sacado siendo niño de Tierra del Fuego, si bien no teníamos los detalles de su historia. De hecho, en Valdivia donde se radicó, a él le decían ‘el Ona’ y aunque siempre asumimos su identidad, no se publicitaba porque era algo muy de familia”. Pero llegó el momento en que conoció a otras familias selknam y comenzó a surgir la necesidad de compartir historias y de fortalecer esa identidad con el conocimiento.

“Nos dimos cuenta que no eran las únicas familias, que había más en Chile y llegamos a descubrir una historia que no se conoce, la de la sobrevivencia, de la descendencia familiar. Una cosa llevó a otra, hasta llegar a lo que estamos hoy en día: que se reconozca que el selknam es un pueblo vivo”, sintetizó la chilena de raíz austral. He’many y su propio núcleo familiar viven hoy en Santiago, después de salir de su ciudad natal, Valdivia, a los 22 años con destino a la Región de Valparaíso y de ahí decidió radicarse en la capital hace dos décadas, por un tema laboral.

Artesana, tallerista y escritora

Se dedica a las ventas, además de ser artesana, tallerista, escritora (con el libro de poemas publicado en Argentina en 2010 “Madre Tierra”) y con una intensa actividad cultural que califica de “multifacética”, adaptándose a las condiciones laborales que se le presenten. En su poemario dice haber recogido la conexión con la Madre Tierra, especialmente del pueblo selknam, ya que escribe desde los 12 años, cuando recogía a modo de cuentos las narraciones de su abuelo, que vivía con su grupo familiar paterno.

Recuerdo traumático

“No sabemos a qué edad se llevaron a mi abuelo de la isla, pero era lo suficientemente grande para tener recuerdos tan puntuales como saber que tenía un hermano, o como cuando hombres blancos mataron a su madre a palos, una evocación muy dura para él. Lo poco que hemos podido saber es que después de ser raptado de Tierra del Fuego, estuvo viviendo en la zona aledaña a Chiloé, en una isla cerca de Puerto Montt y después fue entregado a la familia belga Gergard, de Valdivia, para trabajar en el servicio doméstico”.

Los pormenores de la historia de su abuelo (materno), He’many dice que aún son sujeto de estudio, pero sabe que después de ser mozo de casa, fue chofer toda su vida, ya que le encantaban los autos y la mecánica. Se casó y una de sus hijas fue la madre de nuestra entrevistada, quien heredó sus rasgos físicos y sus añoranzas, pero como fue criada en un ambiente europeo, en el tiempo de la chilenización, como parte de la población indígena, reprimió su identidad, al contrario de lo que ocurre hoy en día, donde la gente da a conocer sus raíces originarias.