Necrológicas

– Darío Alejandro Gómez Miranda

– Raquel Giacomozzi Cosanelli

Imputaron a un ex guardia nazi de 100 años de edad por 3.500 asesinatos

Jueves 11 de Febrero del 2021

Compartir esta noticia
254
Visitas

Un hombre alemán de 100 años de edad ha sido acusado de ser cómplice de asesinato en 3.518 casos de homicidio en el campo de concentración y exterminio de Sachsenhausen donde se desempeñó como guardia de seguridad durante la era Nazi en Alemania.

El hombre está acusado de contribuciones “materiales e intencionales” a los asesinatos que tuvieron lugar en Sachsenhausen durante los últimos dos años de la Segunda Guerra Mundial.

A pesar de su avanzada edad, los fiscales en la ciudad de Neuruppin, ubicada en el estado nororiental de Brandenburgo cerca de Berlín donde vive el hombre centenario, creen que este es capaz de someterse a un juicio .Sin embargo, una corte local deberá tomar la decisión de aprobar o no el inicio del proceso penal.

Durante años, el sistema judicial de Alemania impidió la condena de guardias y trabajadores de bajo nivel insistiendo en pruebas concretas de culpa individual. Eso cambió con la condena de John Demjanjuk en 2011, quien había sido guardia en el campo de exterminio de Sobibor en la Polonia ocupada por los nazis. Fue condenado por 28.000 cargos de complicidad en el homicidio de miles de personas.

El campo de concentración y exterminio de Sachsenhausen se construyó a las afueras de Berlin en 1936 y funcionaba como un lugar de trabajos forzados, además de ser conocido por los experimentos médicos que se llevan a cabo ahí.

También era considerado un modelo para el uso de las cámaras de que gas, de las que fue precursor, uno de los instrumentos de tortura más usados por el régimen Nazi para llevar a cabo su plan de exterminio a escala industrial de millones de individuos, especialmente judíos, pero también considerados “impuros” por alguna discapacidad física, cognitiva o por su condición sexual.

El campo de Sachsenhausen albergaba principalmente a presos políticos, así como a judíos, romaníes y homosexuales. Se cree que unas 200.000 personas fueron encarceladas en el campo.