Necrológicas

Isidora Yáñez Márquez: estudiante magallánica es uno de los 218 puntajes nacionales en Matemática de la Prueba de Transición

Viernes 12 de Febrero del 2021

Compartir esta noticia
6,378
Visitas

El miércoles, el seremi (s) de Educación, Alejandro Cartes dijo que no había puntajes nacionales en Magallanes, en la Prueba de Transición Universitaria. Sin embargo, en su casa de la villa La Molinera II, en Punta Arenas, Isidora Yáñez Márquez, egresada del Colegio Charles Darwin, recibió la llamada desde la Subsecretaría de Educación, en Santiago. Allí, la felicitaron por haber sido puntaje nacional en la prueba de Matemática. Sorprendida e incrédula, solamente le contó a sus más cercanos, sobre todo porque no recibió ninguna confirmación más allá del llamado. Decidió esperar hasta ayer, cuando revisó su puntaje en la página oficial y ahí vio que había alcanzado los 850 puntos.

A diferencia de otros años, en que los establecimientos comunicaban sus resultados y en la seremi de Educación visitaban a quienes obtenían puntajes altos, en esta oportunidad todo se manejó sin mayor interés. De hecho, ayer el seremi subrogante no confirmó este puntaje, limitándose a decir que “toda la información se entrega desde nivel central”.

De esta forma, se dejó en manos de los estudiantes la decisión de informar sobre el proceso y así se pudo llegar a Isidora Yáñez, que con muy buena disposición, comentó sobre un resultado que no esperaba. Y no se trata de la frase que siempre se aplica en estos casos, sino que en verdad, si bien esperaba un buen puntaje, nunca en los ensayos siquiera llegó a bordear los 800 puntos. Nunca imaginó que iba a alcanzar los 850.

“Me llamaron el miércoles a la hora de almuerzo, no sé quién fue, pero era de la Secretaría del Ministerio de Educación, ‘te llamamos para felicitarte porque has obtenido puntaje nacional en Matemática’. Y ahí quedé sorprendida. En los ensayos sacaba entre 715 y 780, nunca llegué a los 800. Sentía que me había ido bien sí. Me dio como cosa llamar para avisar, no me lo creía y tampoco lo comenté mucho, porque me daba la sensación que iban a dar los puntajes hoy (ayer) y no iba a tener 850, así que lo dejé ahí nomás. Tampoco me llamaron desde la Seremi de Educación”, comentó sobre las primeras sensaciones que tuvo apenas recibió la comunicación desde Santiago.

Respecto de la prueba en sí, recordó que “en los ensayos no la encontré tan difícil, pero sí me tomó más tiempo. Por ejemplo, me demoraba una hora 40 minutos y después revisaba, en cambio en la prueba terminé justo a las dos horas 10, pero en cuanto a dificultad, fue como los modelos”, indicó la estudiante, que egresó con promedio 6,6 y que además obtuvo 660 puntos tanto en las pruebas de Comprensión Lectora como en Ciencias.

Preuniversitario online

Obviamente, esta prueba estuvo marcada por la pandemia y así fue como Isidora combinó su cuarto medio con “preuniversitario online, yo iba a todas las clases, guías que me daban y en el colegio igual me entregaban otras, que eran opcionales y que me servían para practicar. Y también hacía ensayos en línea de las universidades. Mi meta era como 750 y como sacaba esos puntajes, estaba tranquila”, comentó la joven, que estudiará Ingeniería Civil, sin definir aún en qué universidad, ya que está esperando ‘ofertas’ para ver cuál le conviene más, aunque tiene en vista la Universidad de Chile y la Universidad Técnica Federico Santa María.

Isidora Yáñez recibió la noticia acompañada de sus padres, Marcelo Yáñez y Marcela Márquez, y su hermana menor, Antonia Yáñez, que pasó a segundo medio. Ellos fueron su principal apoyo en este año especial. “Igual se extrañó ver las experiencias de todos los demás cuartos medios y no poder vivirla uno. Igual estaba tranquila en mi casa, no me afectó. Sentía que estaba cómoda en mi casa, aunque lo que más me complicaba era estar tanto tiempo frente a la pantalla”.

Su mamá destacó la organización que tuvo Isidora para planificar sus estudios. “Es súper aplicada en los estudios. Ella empezó en tercero a prepararse para la prueba y el año pasado, se preparó con preuniversitario y fue súper metódica: asistía a clase, se levantaba temprano los sábado en la mañana, las clases regulares en el colegio y un mes antes de la prueba, cambió sus hábitos; se levantaba más temprano, estudiaba solamente en las mañanas y una semana antes, dejó de estudiar. Todo muy planificado, hasta yo estaba sorprendida de lo aplicada que fue. Nadie la presionó, incluso le decíamos que si no quedaba en la universidad, no importaba, pero ella siempre tenía la intención de entrar altiro. La dejamos sola, sin presión y ella se aplicó para dar lo mejor de sí”, concluyó Marcela Márquez.

Así, el preuniversitario que hizo en Cepech, PreUCV y el que brindó el Colegio Charles Darwin, fue vital para su éxito, estudios que combinaba mirando series y haciendo puzzles.