Necrológicas
  • Juan Carlos Machuca Rivera
  • Eliana Rodríguez Vallejos

Docente de preuniversitario cuestiona metodología para definir puntajes de la Prueba de Transición

Por La Prensa Austral Sábado 20 de Febrero del 2021

Compartir esta noticia
3,830
Visitas

Cuestiona que el Mineduc no transparente el proceso y que existan diferencias de hasta 100 puntos entre los ensayos y la prueba oficial, por lo que pide al Demre que revise sus procedimientos.

A una semana de la entrega de los resultados, la Prueba de Transición Universitaria continúa teniendo reacciones. Tanto el proceso como la entrega de resultados, con una metodología distinta a la de años anteriores, será evaluada tanto por el Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional, Demre, como por el Ministerio de Educación, que ha asumido la organización del proceso. Sin embargo, las críticas no cesan.

La profesora de Matemática y una de las que está a cargo del preuniversitario en el Liceo Juan Bautista Contardi, Silvana Burgos, detalló una serie de deficiencias que ha encontrado tras la entrega de los resultados, los que considera fundamentales para el sistema de selección que se ha establecido para la educación superior en Chile.

El primer cuestionamiento apunta al rol del Mineduc tras hacerse cargo del proceso, el que llama a transparentar. “Jamás se nos ha explicado cómo se ejecuta este trabajo, qué personas intervienen, cómo es el proceso de corrección y cuáles son las garantías de que no existan errores. Si sabemos que los resultados no sólo determinan el acceso de los estudiantes, ¿no consideran ustedes que lo más transparente sería mostrar, junto con la entrega del puntaje, una copia de la hoja de respuesta y la resolución de cada forma de las pruebas? También argumentará que no es posible dar a conocer todas las formas debido a que es difícil generar, año a año, distintos instrumentos y que se quedarían sin material. Yo les puedo asegurar que, desde el tiempo que llevo preparando alumnos para las pruebas de admisión, el Demre jamás ha repetido una pregunta en sus pruebas. Así es que no veo la dificultad de transparentar los resultados obtenidos por los estudiantes”, argumentó Burgos.

Uno de los casos

La docente además, ejemplificó con casos que conoció de los estudiantes que preparó, que el sistema arrojó resultados muy alejados de los que los jóvenes lograron en sus ensayos. “Es bien conocido por los que nos dedicamos a la preparación para la prueba, que los simulacros son fiel reflejo de lo que los estudiantes pueden lograr como resultado final. Es así como la variación de resultados puede estar entre más o menos 30 puntos, pero en ningún caso una diferencia de 100 puntos”.

Al respecto, expuso cada uno de los casos: “Una alumna de mi preuniversitario obtuvo 600 puntos como resultado en la prueba de Matemática, siendo que en los últimos simulacros (incluyendo el único modelo que liberó el Demre durante el año 2020) obtuvo siempre por sobre los 700 puntos. Consideré que podría haber ocurrido que desarrollará mal la prueba y que el resultado fuera fidedigno, pero cuando me entero que en la prueba de Lenguaje ocurre exactamente lo mismo. En sus simulacros de lenguaje obtenía por sobre los 750 puntos y en la prueba obtiene 603 puntos. Quiero dejar presente que esas diferencias entre el simulacro y los resultados liberados, esta alumna debió equivocarse en 26 preguntas de las 60 que se consideran para el puntaje”.

Otro estudiante, “en los simulacros lograba los 800 puntos y en la prueba obtiene 694, esto quiere decir que se equivocó en 14 preguntas. Cualquier experto en preparación para la PDT les va a decir que esto es muy poco probable. Para que un alumno logre un puntaje de 800 en los simulacros, debe tener 58 respuestas correctas de las 60 que se consideran. ¿Creen ustedes que este alumno que, claramente, muestra una habilidad matemática, pueda errar en 14 preguntas durante la prueba oficial? Obviamente solicitó la recorrección. Este alumno no sólo se preparó en mi preuniversitario, sino que también estuvo participando en un pre de la zona norte. Allí tuvo como tutor a otro alumno (ayudante del profe). Este último alumno solía obtener, en los simulacros, puntajes de 800 o más, por algo era el tutor del pre. Increíblemente, tuvo aún menos puntaje, cercano a los 600 puntos. Esto quiere decir que se equivocó en casi 30 preguntas, es decir, la mitad de la prueba. Este caso también solicitó la recorrección al Demre el jueves 11 de febrero, cuando se liberaron los resultados”.

No obstante, la profesora sostiene que “pude comprobar cómo el Demre responde a los alumnos frente a su requerimiento de recorrección. El organismo envía, de forma remota (al parecer) la misma respuesta a los alumnos, sin importar la fecha y horario de requerimiento, ya que los alumnos que menciono anteriormente recibieron el correo el sábado por la noche, con minutos de diferencia”.

Ante ello, Silvana Burgos se pregunta cuántos requerimientos de este tipo recibe el Demre, al tiempo que, si este organismo hace referencia a la tecnología que ocupan para corregir la hoja de respuesta de los estudiantes “me pregunto: ¿quién ingresa la pauta de corrección al sistema: un robot o un humano? ¿Alguien del equipo se dio el trabajo de revisar si el sistema automatizado tenía efectivamente las respuestas que correspondían a la forma de la prueba que debía corregir?”.

Es por eso que solicita respuestas, tanto al Demre como al Mineduc, “y que no se tome en vano lo que se indica, que se le dé la importancia que corresponde. Y que el Demre haga el gesto de revisar sus procedimientos este año, ahora, en este instante, para garantizar que no se cometieron errores y transparentarlos para los próximos procesos”.