Necrológicas
  • Noemí Bórquez Oyarzún

“La descentralización tiene que estar metida en toda la arquitectura de la nueva Constitución”

Por La Prensa Austral Domingo 28 de Febrero del 2021

Compartir esta noticia
292
Visitas

– El abogado independiente integra la lista del pacto “Vamos por Chile”

Elia Simeone R.

[email protected]

“La descentralización tiene que estar metida en toda la arquitectura, en todo este edificio que es la Constitución, en cada uno de sus huecos y, en términos generales, debiese ser un Estado descentralizado”.

Así lo planteó Rodolfo Arecheta Baleta, quien, en su calidad de independiente pro Evópoli en la lista del pacto “Vamos por Chile”, quiere ser uno de los constituyentes de Magallanes.

Arecheta es abogado, titulado de la Universidad de Chile, y realizó un magíster en Derecho en la University College London en el Reino Unido, especializándose en Derecho Constitucional.

Aunque no es militante, comenzó a crear lazos con Evópoli cuando le pidieron, precisamente, ayudar con unos talleres de Constitución para capacitar a los militantes de ese partido.

“Obviamente también hay una cercanía ideológica… Entonces, cuando me propusieron el cupo para ir por ellos como independiente decidí aceptar porque ellos están haciendo un trabajo serio. Ellos tienen una propuesta constitucional con la que yo estoy de acuerdo en un 80%”, apuntó.

– Sin embargo, Evópoli es un partido pequeño que tiene muchos voceros y no hay claridad en su discurso respecto del proceso
constituyente.

– “Yo creo que (las ideas) están bien claras. Tienen el trabajo de la Fundación Horizontal y ese plan se conoce. En términos políticos, dentro del partido conviven sectores más conservadores con otros que son liberales. Eso tiene que ver con las disputas internas que tiene cualquier partido, es normal y creo que la línea finalmente, por lo menos en términos constitucionales, es una”.

Disputas internas y peso relativo frente
a la Udi y RN

– Evópoli ha tenido voceros, figuras importantes como los ministros Blumel y Briones, pero fueron, más o menos, pasajeros. ¿Cree que el partido va a poder influir en la nueva Constitución? 

– “Te aseguro que sí. De hecho, el proyecto de Evópoli viene a llenar un vacío en la centro-derecha, con un proyecto que no existía. Entonces si uno ve, por ejemplo, las primarias, Evópoli fue creciendo y el proyecto tiene un relato súper potente que va calando en las personas”.

– Pero, ¿pesará más en la nueva Constitución que la influencia de la Udi o RN que están más organizados? 

– “Espero que sí porque es un proyecto distinto, de alguna forma busca captar votantes distintos y los últimos resultados han avalado que Evópoli en poco tiempo ahora tiene diputados y está disputando alcaldías, está yendo a la convención (constituyente) de igual a igual que otros partidos. Es una fuerza que se está consolidando y, para mí, lo más importante es que representa un proyecto distinto al resto de las dos fuerzas que están en la coalición y es un proyecto de cambio, pero es un cambio responsable”.

– Evópoli tiene bastante presencia en Santiago y algo en Temuco, pero en el resto del país, sobre todo acá en Magallanes, es bastante débil. ¿Cómo podrán, entonces, representar la voz de las regiones en la constituyente?

– “Creo que es un proceso de crecimiento. Acá el partido ya se ha establecido, tiene varios candidatos a concejales y algunos a alcaldes en varias comunas y está en proceso de disputa política. Todos los partidos nacen de alguna forma siendo pequeños y van disputando los espacios políticos y ese es el trabajo que está haciendo Evópoli.

“Acá en Magallanes, la posibilidad de llevar y de impulsar un proyecto liberal puede tener mucho asidero en la ciudadanía dado que es una idea de centro. Las personas que no están en ninguna postura extrema ni de izquierda ni de derecha están buscando este tipo de proyectos, con ideas un poco más sensatas y no tan extremas. Estamos disputando el espacio político y creemos que sea yo o cualquier constituyente en Magallanes debiese liderar el tema de la descentralización, que acá es donde se siente de forma más asfixiante, y me parece que ahora pareciera que hay voluntad para descentralizar. Pero vamos a ver cuando toque ceder poder si es que está la voluntad y ahí tiene que haber un liderazgo que la Región de Magallanes debiese poder tomar”.

– Se critica a Evópoli por su poca claridad en lo que creen y defienden. La disputa Cruz Coke-Larraín es ejemplo de ello. ¿Qué opina de esa objeción?

– “Como todo partido en crecimiento, hay disputas internas, pero el partido ha logrado saldarlas. No soy militante del partido, pero, viéndolo un poco desde afuera, se ve que lo han podido sortear y están en esa pugna interna de un sector más conservador y un sector más liberal que, de alguna forma, enriquece el debate interno. Finalmente se discuten ideas distintas y yo esperaría que el lado liberal termine prevaleciendo, porque ese es el proyecto político distinto que viene a proponer Evópoli”.

Arecheta explica que la base del proyecto liberal es que cada uno tenga derecho a desarrollar su propio plan de vida. “Entonces para que eso suceda, hay un discurso social súper potente, vinculado a materias como educación, salud, pensiones”, acota.

Para ello, se tiene que reformar el Estado, a fin de que se puedan financiar los derechos sociales. “Uno de los grandes pilares, si es que queremos asegurar derechos sociales, es que cada peso cuenta”. 

Operadores políticos
y “grasa del Estado”

– ¿La idea sería eliminar a los intermediarios, hacer una operación más directa en los contratos y licitaciones? 

– “Claro, el tema es los operadores políticos y la ineficiencia del Estado, con recursos que se van a programas mal evaluados y gente que está en su cargo no por su mérito, sino porque es amigo de alguien o participó en la campaña política de alguien. 

“Otro de los puntos es la descentralización. En Magallanes, por ejemplo, una persona que vive en Porvenir y que quiera hacer un trámite en un banco o alguna institución pública que no esté en esa ciudad debe tomarse dos días, porque la barcaza sale de ahí a las 2, llega a las 5, a esa hora no se puede hacer el trámite. Al otro día la barcaza sale de Punta Arenas a las 9, cuando uno está haciendo el trámite. El tema del Internet es otro en comunas más aisladas como Timaukel o Primavera o Porvenir. Estos son temas que tienen que ver con descentralización. 

También el tema presupuestario, uno no puede hablar de autonomía regional si no habla de autonomía presupuestaria. Acá está el FNDR que implica cerca de un 15% del total del presupuesto ejecutado en la Región de Magallanes y, sin embargo, éste que sería de libre disposición, hay que pedirle autorización al ministro de Hacienda para gastarlo. 

“Esas son todas cosas que tienen que ver con la Constitución y que se pueden mejorar”.

– Usted dice que cada peso cuenta y que hay que eliminar a los operadores políticos, pero ni los gobiernos de derecha se han salvado de este tipo de contrataciones.

– “El problema es que se ve al Estado como bolsa de empleo. Es un problema tanto de izquierda como de derecha,y la oportunidad que nos da la nueva Constitución es de que gente que no pertenecemos a esa institucionalidad, que no necesitamos a la política para trabajar -porque trabajamos de forma independiente- podamos arreglarlo, y eso involucra a las altas autoridades políticas, por ejemplo, los sueldos de los parlamentarios, si es que redujéramos los sueldos de los parlamentarios significativamente…”.

– Pero ya se ha reducido algo.

– “Pero siguen siendo de los más altos en relación a lo que se puede comprar con su dinero en la Ocde y no es tanto el sueldo como las asignaciones, que terminan en operadores políticos haciendo informes que son copy-paste de otros informes y esos son escándalos que finalmente se pueden arreglar con la nueva Constitución”.

Arecheta acota que hay cosas que la nueva Constitución no va a poder hacer, que van a quedar para la ejecución de leyes, sobre todo para derechos sociales, en esta materia de reforma del Estado. “Pero, la Constitución puede establecer que el estándar para la función pública sea la probidad y pueda establecer también que los procesos de selección sean en base al mérito y a los concursos públicos”, apunta.

Frente al consabido tema de “sacar la grasa del Estado”, reduciendo el número de funcionarios, hace ver que, como trabajó en la Fiscalía Nacional Económica, sabe que hay funcionarios muy buenos y otros no tanto. “A mí no me gusta el concepto de “la grasa del Estado” porque no corresponde tratar a las personas como grasa y es un concepto muy vejatorio”, remarca.

“Sí vi -agrega- funcionarios que no hacían bien la pega, pitutos y un montón de cuestiones que están mal y que creo que tenemos que arreglar y la Constitución es un buen punto de partida para comenzar”.

– De sus predicamentos colijo que no es partidario de que se siga consagrando el Estado subsidiario que es, para muchos, el que consagra la Constitución del 80.

– “No creo que la Constitución consagre un Estado subsidiario, eso no está en ninguna parte de la Constitución, aunque hay ciertas sentencias o autores que dicen que sí. El Estado subsidiario consiste en que el Estado opera solamente cuando los privados no pueden prestar el servicio, pero si uno ve salud, que es un típico ejemplo de Estado subsidiario, el 80% de la población está en Fonasa y la mayoría de los prestadores hospitalarios son públicos”. 

– ¿Estamos, entonces, frente a una discusión un poco artificial? 

– “Creo que es un poco artificial. Creo que corresponde si lo que estamos buscando es abordar ciertas carencias, como las que podemos ver en la Región de Magallanes, donde el Estado sí debiese tener un rol principal, como en el tema del internet en Tierra del Fuego, donde teníamos niños que no podían asistir al colegio y que no podían seguir las clases por Zoom porque la calidad del Internet no lo permite. Eso es inaceptable, el Estado debiese estar ahí, ya sea a través de incentivos o de la prestación de los servicios mismos para asegurar ese derecho”.

Estado unitario
regionalizado

Arecheta ha estado realizando un trabajo de recolectar ideas de los vecinos para enriquecer su propio programa constitucional. De ahí nació el tema del derecho a la conectividad digital. “Eso lo agregamos a partir de las carencias que vimos en las comunas como Primavera y Porvenir y seguro que son replicables a comunas como Timalkel, por ejemplo”, apuntó. 

– ¿Qué elementos se pueden incluir en el articulado de la nueva Constitución para garantizar derechos de equidad en el desarrollo territorial regional? 

– “En general, la descentralización debe estar metida en toda la arquitectura de la Constitución, ese es el principio rector que debe estar”. 

– ¿El Estado tiene que seguir siendo unitario? 

– “Creo que sí, pero regionalizado”. 

– ¿Eso no alcanza a ser un Estado federal? 

– “No, lo qué pasa es que los nombres son un poco engañosos, porque uno puede tener un Estado federal y que la Constitución lo diga, pero no tener un Congreso en cada región y que las decisiones se sigan tomando por el gobierno central. La descentralización tiene que estar metida en toda la arquitectura, en todo este edificio que es la Constitución, en cada uno de sus huecos y, en términos generales, debiese ser un Estado descentralizado. A mí me gustaría, si fuera constituyente, que promueva la transferencia de competencia desde el gobierno central al gobierno regional, que esto ya se inició con la figura del gobernador. El gobernador a partir de su instalación va a tener la posibilidad de pedir la transferencia de competencia. Entonces yo creo que la Constitución tiene que acompañar ese proceso, este es un primer elemento que se puede establecer en la Constitución y otro elemento es que, finalmente, la autonomía depende de la capacidad que tú tengas de gastar recursos y eso tiene que ir en materia constitucional vinculado a la Ley del Presupuesto y quien es el que elabora el presupuesto y cómo se gasta y cómo se ejecuta, y en la actualidad el presupuesto es de iniciativa del Presidente, a través de ministerio de Hacienda y la Dipres y no hay nadie que pueda decir nada al respecto, incluso es FNDR tiene que ser autorizado por el ministerio de Hacienda.