Necrológicas
  • Ayka Ljubica Mopovic Mimica
  • María Teresa Martinic Glasinovic
  • Alex Schweitzer Walters

“Dispárame a mí”: la desesperada súplica de una monja católica para salvar la vida de unos niños

Por Agencias Miércoles 10 de Marzo del 2021

Compartir esta noticia
1,516
Visitas

Arrodillada ante ellos en el polvo de una ciudad del norte de Myanmar, la hermana Ann Rose Nu Tawng le rogó a un grupo de policías fuertemente armados que perdonaran a “los niños” y, en cambio, le quitaran la vida.

La imagen de la monja católica con un simple hábito blanco, con las manos extendidas, suplicando a las fuerzas de la nueva junta del país mientras se preparaban para reprimir una protesta se ha vuelto viral y le ha valido elogios en el país de mayoría budista.

“Me arrodillé … rogándoles que no dispararan y torturaran a los niños, sino que me dispararan y me mataran”, dijo ayer.

Su acto de valentía en la ciudad de Myitkyina el lunes se produjo mientras Myanmar lucha con las caóticas secuelas del derrocamiento militar del líder civil, Aung San Suu Kyi , el 1 de febrero. A medida que avanzan las protestas exigiendo el retorno de la democracia, la junta ha intensificado constantemente su uso de la fuerza, utilizando gases lacrimógenos, cañones de agua, balas de goma y munición real.

Los manifestantes tomaron las calles de Myitkyina, la capital del estado de Kachin, el lunes con cascos y escudos caseros. Cuando la policía comenzó a congregarse a su alrededor, la hermana Ann Rose Nu Tawng y otras dos monjas les suplicaron que se fueran.

Fue en ese momento que la monja de 45 años cayó de rodillas. Momentos más tarde, mientras suplicaba que se contuviera, la policía comenzó a disparar contra la multitud de manifestantes detrás de ella.

“Los niños entraron en pánico y corrieron hacia el frente… No podía hacer nada, pero estaba orando para que Dios salvara y ayudara a los niños”, dijo.

Primero vio a un hombre con un disparo en la cabeza caer muerto frente a ella, luego sintió el escozor del gas lacrimógeno. “Sentí que el mundo se estaba derrumbando”, dijo. “Estoy muy triste por lo que pasó mientras les rogaba”.

La hermana Ann Rose Nu Tawng dijo que continuaría defendiendo a “los niños”.

“No puedo quedarme de pie y mirar sin hacer nada, ver lo que está sucediendo frente a mis ojos mientras todo Myanmar está de duelo”, dijo.

Infobae