Necrológicas
  • María Candelaria Torres Gómez
  • María Luisa González Vera
  • Manuel Valderas Valderas
  • Sabino Menéndez Santana
  • Orlando Bustamante Uribe
  • Orlando Bustamante Uribe

Karin Escárate Fica, candidata a constituyente: “Tenemos que volver a poner en el centro el trabajo como derecho humano”

Por La Prensa Austral Miércoles 10 de Marzo del 2021

Compartir esta noticia
286
Visitas

Abogada, que postula como independiente con apoyo del Partido Radical, pone como ejes principales en su campaña el reconocimiento a la multiplicidad de tipos de familia y los derechos laborales.

Aunque nació hace 43 años en Puerto Aysén, Karin Escárate Fica, abogada y madre de un hijo de 14 años, se siente una magallánica desde que se radicó en 1990.

Desde el estallido social asumió la necesidad de ser más activa y constribuir con su espertise a la construcción del nuevo Chile que todos quieren. Así comenzó la idea de convertirse en candidata a la Convención Constituyente como independiente y con apoyo del Partido Radical.

Su discurso es directo y enfático como si estuviera en una audiencia del tribunal. Y uno de sus mensajes es: “Tenemos que volver a poner en el centro el trabajo como derecho humano y como un elemento que dignifica a la persona humana y que va muy ligado a cómo logramos a que todas las personas queden reconocidas en la Constitución y que no quede nadie afuera”.

Recuerda que, tras el estallido social en octubre de 2019, comenzó a cuestionarse cómo aportar de una manera más activa y construir una mejor sociedad. “Viendo que ya, a lo mejor, el aporte, que desde mi trinchera profesional y sindical al parecer no era suficiente, dije que era necesario actuar de otra forma. Ser más activa e incidente desde mi aspecto personal y profesional en los que participo”.

Colegas abogados y sindicalistas de empresas públicas a nivel nacional la instaron a dar el paso y que así también los trabajadores de empresas públicas tuvieran una representación, considerando que en este nuevo Estado social de derecho, que es necesario instaurar, uno de los actores claves para la ejecución y garantía de todos los derechos es necesario que se reconozcan el Estado como actor clave, pero más aún sus empresas públicas.

Ejes de la campaña

Al abordar cuáles son los ejes de su campaña, asigna importancia a lo que ocurre hoy como la discriminación en materia de derechos laborales individuales y colectivos en relación a trabajadores del sector público y privado.

Karin Escárate dice: “La huelga tiene que ser un derecho colectivo fundamental, que sea de titularidad del sindicato. El sindicato y sus trabajadores organizados son los que tienen que definir cuáles son las materias que quieren negociar colectivamente no pueden estar limitados a nivel legal”.

Y agrega: “Es el sindicato u organización sindical también la que debe definir a qué nivel quiere negociar. Si quiere negociar a nivel empresa, interempresas, ramal, nacional; no puede estar limitado el derecho a la negociación colectiva, ni el derecho a huelga, ni el derecho a la sindicalización porque es la única forma que también volvamos a empoderarnos como trabajadores”.

Además, recalca la necesidad de ser el motor de cambio de la sociedad porque parte de los problemas sociales que persisten tiene su origen en la mercantilización del trabajo al establecerse esta libre contratación, el trabajo es considerado una mercancía y no un derecho humano.

“La dignificación del trabajo, igual pasa por reconocer y valorar todos los tipos de trabajo y no solamente el que es remunerado. Ahí, al dejar de mercantilizar el trabajo y reconocerlo como derecho humano, incorporas a todos los trabajadores de Chile en la Constitución, y sacando a los niños que no pueden trabajar porque uno de los derechos que ellos tienen es a no trabajar, estamos hablando de un 90% de quienes vivimos en Chile que somos trabajadores formales, informales, remunerados o no remunerados”, recalca Karin Escárate.

Para ella es importante esta nueva visión de cómo se entenderá el trabajo para que todos los derechos laborales, incluido la seguridad social, que permite subsistir cuando no se puede trabajar, cuando se está cesante o cuando se ha jubilado, llegue a todas las personas.

Multiplicidad
de familias

La candidata independiente a constituyente dice que también le interesa que se reconozca que el piso mínimo en materia de derechos humanos sea todo el catálogo de derechos que está reconocido en los diversos tratados internacionales, tanto de los que Chile es parte, como de aquellos en que no es parte.

“En relación al mismo tema es ampliar este concepto de familia como núcleo esencial de la sociedad en que ese concepto tiene que dar cabida a todos los tipos de familia que existen o puedan existir en nuestra sociedad”, recalca.

Y luego precisa: “No podemos seguir con este estereotipo de la familia heteroparental y que vive junta. Hoy día existe una multiplicidad de familias monoparentales, heteroparentales, homoparentales, con hijos, sin hijos, familias compuestas, etc.”.

Ella apuesta que todas esas familias deben quedar recogidas y reconocidas en el concepto de familia que consagra la Constitución porque de esa forma también se podrá avanzar hacia relaciones familiares igualitarias y que “permita modificar instituciones que son súper añosas y que están bastante a destiempo con nuestra sociedad actual y que son las que nos rigen en las relaciones familiares en el Código Civil, en la de Registro Civil y otras leyes y reglamentos que regulan las relaciones familiares”.

La abogada afirma que no se puede estar en el siglo XXI discutiendo y que sea un tema que si un hijo quiere llevar el apellido de la madre. “Eso es un sinsentido absoluto porque así se invisibiliza a los niños”.

Ligado a este mismo tema de relaciones familiares, explica que es necesario que también en este concepto de familia quede comprendida toda la diversidad de ciclo vital de los componentes de ciclos de familia.

“En esta familia que consagra hoy la Constitución es una familia bien particular porque es una familia heteroparental y con hijos, pero con hijos pequeños, pero no considera dentro del grupo familiar a los niños ya adolescentes, a los hijos adultos ni a los padres ancianos. Sino que es como una fotografía inamovible, entonces también ese concepto de familia debe permitir introducir dentro de la Constitución a todas las personas desde el cero día hasta el día de su muerte. Es la única forma que todos los derechos que se consagren sean universales y para todas las personas. De otra forma vamos a seguir con los mismos problemas que tenemos hoy”, describe Karin Escárate Fica.