Necrológicas
  • Mario Devandas Mansilla
  • Oscar Melgarejo Bravo

Gobierno y Administración interior del Estado (Apuntes Constitucionales VII)

Por Carlos Contreras Martes 16 de Marzo del 2021

Compartir esta noticia
49
Visitas

Actualmente el Estado de Chile, para efectos de su administración, divide su territorio en regiones y provincias, precisando que para la administración local las provincias se dividirán en comunas. Cualquier reforma relacionada con estos aspectos debe ser materia de una ley orgánica constitucional.

No es un misterio que este es un aspecto vital de cara a la nueva Constitución pues, ante la baja credibilidad de los actores políticos, una forma de restablecer la necesaria conexión entre los mandantes (el pueblo de Chile) y sus mandatarios (los gobernantes), además de los mecanismos de democracia directa a los cuales he hecho referencia en columnas anteriores, lo constituye la existencia de gobiernos locales emplazados en territorios precisos y consagrados a determinada población lo que asegura un trato directo y concreto.

Entendiendo que el concepto de Estado Unitario con administración centralizada y concentrada no es viable en estos tiempos y asumiendo que las alternativas que se han planteado es la de un verdadero Estado Regional o un Estado Federal, es importante tener presente que el principal problema fundamental radica en el financiamiento, la provisión u obtención de recursos para tales efectos, asunto que deberá resolverse en el plano político.

Teniendo presente asunto vital del financiamiento del sistema de administración y gestión interior del Estado es posible proponer algunas ideas en torno al gobierno y administración interior del Estado de Chile con una nueva Constitución.

Sin despreciar la instalación de un gobierno federal que pareciera más acorde con nuestra realidad regional, me inclino por un sistema de regiones eficiente y con competencias reales, efectivas y que no dependan del gobierno central. Los motivos de esta decisión son de carácter práctico, jurídico y de equidad. 

De carácter práctico por que ya tenemos la distribución territorial regional por años y ello ha generado una cultura y relaciones entre las diversas unidades comunales que la componen que vale la pena potenciar y no perder tiempo en la generación de un nuevo sistema que exigirá competencias y potestades que costará un periodo importante de tiempo implementar. Por lo demás un sistema federal implicará elecciones de otros representantes y autoridades que, si no existe una implementación y administración eficiente, pueden tener un valor más nominal o burocrático, que efectivo.

Jurídico porque, no obstante la voluntad constitucional, la implementación de un sistema federal exige y requiere muchos instrumentos normativos y creación de cargos de gobierno que constituyen mecanismos desconocidos para nuestra cultura jurídica lo que complejiza más esta alternativa por la ausencia de experiencia en la implementación de los órganos que debe componer a un Estado Federal. Un buen ejemplo de lo complejo que es se puede constatar en las oficinas o servicios locales de educación pública que va a cumplir 4 años desde su aprobación sin que se encuentren implementados en su totalidad. Más complejo es la generación de una potestad normativa en el plano local para sancionar u ejecutar todo lo que implica la gestión federal.

Equidad, porque la realidad indica que las regiones o unidades territoriales son distintas, diversas y, por lo tanto, tienen ventajas y desventajas; medios y necesidades; recursos y carencias. Desde esta perspectiva, la equidad, la caridad y la colaboración entre regiones coordinada por el gobierno central de un Estado Unitario, permitirá superar sus deficiencias y necesidades propias compartiendo sus recursos y activos para un desarrollo más equitativo y solidario entre las regiones que acogen a nuestros ciudadanos.   

En resumen, un sistema regionalista efectivo en Chile, a mi juicio, se trata de autonomía territorial, solidaridad humana y control político por medio del adecuado diálogo político entre las autoridades locales y sus electores o mandante que, atenida nuestra cultura, debería tener una instalación eficiente en breve tiempo y con resultados más inmediatos.