Necrológicas

La “Tía Rica” no quiere nada con los bebedores: eliminan 1.500 litros de licores incautados

Por La Prensa Austral Sábado 20 de Marzo del 2021

Compartir esta noticia
1,361
Visitas

En la actividad participó el subsecretario del Trabajo, Fernando Arab y la seremi del ramo, Victoria Cortés, quienes vertieron parte del contenido de las botellas en un enorme contenedor de 5 mil litros.

Los magallánicos son conocidos por el alto consumo de bebidas alcohólicas. No hay que ser un experto para notar que prácticamente no hay reunión social que no contenga tragos de todo tipo. Por eso, era cosa de ver las redes sociales para apreciar la conmoción que causó la destrucción de 1.500 litros de estos bebestibles a través de la Dirección General del Crédito Prendario, del Ministerio del Trabajo, más conocida como “Tía Rica”.

Cerveza, pisco, whisky, fernet, vino, ron, vodka; todos fueron arrojados a un enorme contenedor apto para recibir 5 mil litros, en una actividad encabezada por el subsecretario del Trabajo, Fernando Arab y la seremi del ramo, Victoria Cortés.

“Hay determinados productos que, por la Ley de Alcoholes, son decomisados. Lamentablemente, estos productos no se pueden ni rematar ni donar, porque al ser retirados de establecimientos clandestinos, se desconoce el origen y tampoco se puede certificar que no han sido alterados. De hecho, el Sag, ha revisado los productos y ha señalado que no es posible certificar que estos productos no han sido alterados, por ejemplo, que no se les haya inyectado con alguna jeringa, algún producto que sea nocivo para la salud de las personas. El mandato de la ley es claro y dice que estos productos deben ser destruidos, porque la prioridad primera es proteger la vida y la seguridad de las personas”, explicó Arab.

Todas estas botellas fueron incautadas en tres decomisos del año 2017, en diversos locales clandestinos, y según puntualizó el administrador regional de la Dicrep, Claudio Reyes, “desde que entró en vigencia la Reforma Procesal Penal, nuestra institución es un organismo auxiliar de los tribunales de Justicia, por lo que todos los decomisos que sean de la Ley 20.000 o de 19.925 de Alcoholes y Vinagres, pasan a nuestra dependencia y posteriormente procedemos a efectuar el protocolo de la destrucción”. En 2016 ya se había realizado este proceso, pero con 6 mil litros que fueron eliminados.

El depósito tiene una capacidad para 5 mil metros cúbicos y las botellas “tenemos que almacenarlas y resguardarlas y el Sag certificó que no es apto para el consumo humano, al ser de origen clandestino, no son negocios con patente municipal, no están autorizados para el expendio de bebidas alcohólicas, entonces normalmente son alterados y no podemos correr el riesgo que una persona los compre en subasta y después sufra una intoxicación masiva”, profundizó el director de Dicrep.

Pero, ¿qué ocurre con toda esta mezcla de alcoholes que marea de solamente sentir su hedor? Y, ¿dónde queda todo el vidrio de las botellas? Al respecto, Reyes detalló que “después que vertimos todas las bebidas alcohólicas y sus derivados, Aguas Magallanes llega a nuestras dependencias, retira este receptáculo y se lo lleva a la planta procesadora, para neutralizar la bebida, porque este tipo de alcoholes no se pueden echar a las alcantarillas, por el solo hecho que el Ministerio de Medio Ambiente nos puede sancionar drásticamente, ya que estaríamos contaminando todas las redes de alcantarilla, porque se debe hacer un trabajo de neutralización. Y con los envases, nos contactamos con Coaniquem, que lamentablemente no tiene un espacio físico para recepcionar todas las botellas. Nos vamos a poner en contacto con la municipalidad, que tiene campanas en distintos sectores donde reciclan los vidrios y ahí veremos si les interesa. En caso contrario, tendríamos que contratar un camión y llevarlo al vertedero”, finalizó Claudio Reyes.