Necrológicas
La técnico en enfermería lleva casi 18 años prestando servicio en la atención prehospitalaria.

Claudia Sepúlveda Díaz fue elegida como Mujer Destacada en Samu Magallanes: “Es un trabajo que se hace con cariño y con una entrega total”

Por La Prensa Austral Lunes 22 de Marzo del 2021

Compartir esta noticia
176
Visitas

Amo mi trabajo y no puedo evitar emocionarme. Es una experiencia enorme, todos los días se aprende algo y todos los días se enfrenta algo nuevo. Es un trabajo en equipo donde todos tienen el objetivo de entregar la mejor atención”.

Así, con estas palabras Claudia Sepúlveda Díaz, técnico en enfermería de nivel superior explica el significado que tiene para ella trabajar en el Samu Magallanes, donde la reconocieron como Mujer Destacada 2021.

“Nosotros trabajamos en rol de cuarto turno por doce horas. En los inicios la dotación era muy poca. Eran doce personas por turno. Con el cambio a la Base de calle Manantiales, creció también la familia”, señala esta esposa y madre. Sus comienzos fueron en la Base Samu habilitada en una pequeña sala en el ex Hospital Regional, por calle Carlos Condell.

El Samu está compuesto por distintas áreas: la asistencial y el centro regulador, donde recepcionan las llamadas de emergencia. También hay personal administrativo. En su caso le corresponde ser parte de la tripulación de la ambulancia. “Todos los turnos son diferentes, no hay ningún turno igual a otro, siendo esto lo atractivo del Samu”.

“En mi caso, lo más complejo es atender las emergencias con niños. Ahí me encomiendo a San Expedito. Sucede que los llamados por pacientes pediátricos no suelen ser muchos, entonces cuando ocurren por lo general son graves”, complementa.

Un caso que la impactó profundamente ocurrió hace años, cuando la Base Samu estaba en el antiguo hospital. “Una abuelita caminaba con su nieto cerca del Parque María Behety cuando fueron atropellados. La abuelita falleció en el lugar y al niño lo llevamos al hospital. Al principio, el niño iba consciente, pero en el camino se iba descompensando porque tenía una lesión grave. Iba sola con el conductor. Hay otras llamadas que dan satisfacción, por ejemplo el sacar a una persona de un paro cardiorrespiratorio, o ayudar a una persona que se recupere de la vía aérea”.

Claudia Sepúlveda asevera que su tarea se caracteriza por un trabajo en equipo. Es la razón por la que después de una situación de emergencia traumática, terminado el turno, se hace una intervención con el equipo afectado. “Es lo que llamamos la psicología de la emergencia, donde se analiza el trabajo y de qué manera éste se puede mejorar”.

Admite que la pandemia ha significado un arduo trabajo. Y, es que hubo muchos cambios en la atención del paciente. Ya no se pueden acercar al paciente como lo hacían habitualmente al existir ahora una barrera de protección personal.

“El trabajo del centro regulador ha sido de joyería y de verdad que es admirable, porque ellos reciben las llamadas, y las categorizan. Sin ellos, los asistenciales no daríamos abasto a todas las llamadas por Covid o por sospecha de Covid”.

“No hay diferencias
de género”

La técnico en enfermería sostiene que no hay diferencias de género en el Samu, porque las mujeres trabajan a la par con los hombres. “El color amarillo flúor (indumentaria que los caracteriza) es parejo para todos”, asegura, quien entre risas reconoce que hay mujeres que tienen más fuerza que algunos hombres, pero el trabajo es igual.

“El Samu es un equipo y todos tienen que remar para el mismo lado. Si bien hay diferentes turnos el objetivo es el mismo que es atender al paciente”, remarca.

Para esta profesional, el reconocimiento recibido constituye una tremenda sorpresa. “Fue algo muy emocionante, porque es el reconocimiento de los compañeros al esfuerzo que uno hace, porque además es un trabajo que se hace con cariño y con una entrega que es total, no sólo en la atención del paciente, sino que también dentro de la base. Para mí el Samu es mi segunda familia”, enfatiza.

Finalmente hizo un público reconocimiento a Estrella Morales, César Saavedra, Isabel Gatica, los paramédicos que estuvieron desde el inicio del Samu y aunque ahora ya no están, dejaron un legado importante y un aprendizaje enorme.