Necrológicas
  • Pascual Anselmo Candia Almazabal

Más de 4 mil detenidos por no respetar el toque de queda y la cuarentena en pandemia

Por La Prensa Austral Sábado 27 de Marzo del 2021

Compartir esta noticia
306
Visitas

“Nuestro personal ha entregado lo mejor de sí para estar presente en la comunidad magallánica durante el último año”, planteó el jefe de zona de Carabineros, general Patricio Figueroa.

En un año, entre los meses de marzo de 2020 y de 2021, las cifras de personas que no respetaron el toque de queda o la cuarentena, como parte de las medidas dispuestas por la autoridad sanitaria, reflejan y explican el porqué la población de Punta Arenas vivió durante tanto tiempo confinada.

En ese periodo fueron 1.802 los detenidos por incumplir la cuarentena y 2.296 por no respetar el toque de queda.

Carabineros realizó 35.166 controles de identidad a personas que circulaban por diferentes sectores y 47.573 a conductores.

En el llamado “año que vivimos en pandemia” fiscalizaron 1.014 locales con patente de alcoholes y 1.031 establecimientos comerciales.

Permisos

A través de la página web comisaría virtual, Carabineros entregó 2 millones 644 mil 611 permisos temporales y 62.116 salvoconductos.

“Ha sido una labor bastante intensa, pero que la hemos desarrollado con mucho compromiso, sabiendo lo importante que es efectuar el control y fiscalización en pandemia, sobre todo sabiendo que hay vidas en juego a través de este virus”, indicó el jefe de zona de Carabineros, general Patricio Figueroa.

“Nuestro personal ha entregado lo mejor de sí para estar presente en la comunidad magallánica durante el último año, y no solamente en la fiscalización sino que también entregando el mejor servicio”, resaltó el alto oficial.

Recordó el oficial que en el tiempo de mayor demanda habilitaron el gimnasio institucional, de calle Ignacio Carrera Pinto, con personal operativo y administrativo, para atender la alta demanda de salvoconductos, como en todas las unidades de Carabineros.

Hacer que se cumplan todas las normas y directrices impartidas por la autoridad sanitaria no ha sido fácil, “ha sido una labor intensa”.

Admite que en un momento esto les generó una recarga de los servicios, sobre todo en los momentos más complejos de la pandemia, cuando se elevaron los índices de positividad. Debieron redoblar los esfuerzos y aumentar los horarios de los patrullajes y de los turnos para poder cubrir todas las necesidades, “no sólo de fiscalización de pandemia sino que la actividad policial misma que es demandante y que no cesa nunca”.