Necrológicas
Idea planteada por Gasco

Estudios químicos respaldan reemplazar diésel por gas propano en centros acuícolas

Por La Prensa Austral Sábado 3 de Abril del 2021

Compartir esta noticia
190
Visitas

Claudio Bravo, investigador de la Universidad Austral de Chile en Valdivia, realizó la investigación que permite garantizar que, ante una emergencia marítima, la liberación de gas propano en el agua es menos contaminante que el diésel.

Hace unas semanas el incendio en la sala de máquinas de un pontón de una empresa salmonera, en el sector del estero Córdova, en el estrecho de Magallanes y a 288 kilómetros al sureste de Punta Arenas, encendió las alarmas ante el riesgo de contaminación, lo que fue descartado por la autoridad marítima.

La ocurrencia de la emergencia coincide con el reciente estudio difundido por el Instituto de Ciencias Químicas de la Universidad Austral de Chile de Valdivia. A instancia de Gasco Magallanes, se realizaron pruebas de laboratorio, donde se estableció la ventaja de usar gas propano en instalaciones marítimas como los pontones porque en caso de emergencia sería menos contaminante que el diésel.

Las actividades de acuicultura en el sur de Chile demandan la ubicación de infraestructuras flotantes o pontones para producir electricidad alimentada por generadores diésel. Así se ha propuesto sustituir este combustible por propano. Sin embargo, se sabe poco sobre el comportamiento y los posibles impactos ambientales de una liberación accidental de propano bajo el agua.

En este estudio, se evaluó el impacto de la temperatura y la salinidad del agua en la saturación y posterior liberación de propano bajo experimentos de laboratorio controlados.

Claudio Bravo, químico ambiental y académico del Instituto de Ciencias Químicas de la Uach, explica que la casa de estudios superiores tiene un proyecto que se llama Ciencias 2030 dirigido por la facultad de Ciencias y esta iniciativa pretende fomentar el desarrollo de las innovaciones tecnológicas entre la universidad y la empresa.

“En el alero de ese espíritu y porque la empresa Gasco se nos acercó pudiendo reforzar estas innovaciones tecnológicas, que ellos quieren implementar, es que realizamos el estudio”, explica.

Sin embargo, advierte no había estudios realizados que midieran el eventual impacto del uso de gas propano en el agua. “A raíz de eso es que se realizó la publicación científica de alto impacto internacional donde se publicaron los resultados del hallazgo”, recalca.

La empresa Gasco planteó la posibilidad de hacer innovaciones en el sentido de energizar ciertas faenas de la acuicultura, específicamente en los pontones, en vez de petróleo diésel hacerlo con gas propano.

Explica que se hizo la indagatoria a escala de laboratorio y allí se pudo de alguna forma evaluar los posibles impactos, como cuánto tiempo podría estar el propano disuelto en el agua, cuáles serían los efectos toxicológicos que este podría revertir.

Bravo plantea que en caso de emergencia es difícil que se hunda algún pontón, pero, si llegase a ocurrir eso y que el gas queda liberándose bajo el agua, se demostró que no más allá de dos días el gas desaparece del agua y migra hacia la atmósfera. Los efectos toxicológicos son muy bajos y prácticamente son al inicio de la liberación y por lo tanto no tiene un efecto residual como sí lo tiene un derrame de petróleo o de diésel.

Los resultados mostraron que en escenarios de extrema relevancia ambiental (alta y baja temperatura y salinidad), el propano saturó el agua más rápidamente. Sin embargo, si bien es importante considerar que los tiempos de saturación pueden ser similares, las magnitudes de propano disuelto pueden ser diferentes.

Los experimentos demostraron que el propano en aguas frías (5° C) se disuelve dos veces más que en aguas cálidas (20° C). El tiempo de permanencia se vio más afectado por la temperatura del agua y fue casi independiente de la salinidad del agua. El propano puede tardar al menos 2 días en liberarse de las aguas (alrededor del 90% de la cantidad inicial disuelta en condiciones de laboratorio).

Además, se evaluó el impacto en el desplazamiento de oxígeno disuelto y la embriotoxicidad de la fracción disuelta mediante el ensayo de toxicidad en embriones de pez cebra. Los resultados mostraron que el oxígeno disuelto se eliminó rápidamente. Sin embargo, los niveles de oxígeno disuelto se recuperaron rápidamente en los sistemas estudiados.

También se observó que el propano puede generar efectos genotóxicos (mortalidad del 3 al 10%), pero después de 2 días el sistema puede estar casi libre de propano y los efectos pueden volverse mucho menores. Comparativamente con la literatura, el propano demostró ser menos tóxico que el diésel y es un reemplazo viable y menos peligroso para el medio ambiente del diésel.

El investigador advierte que no hay registro de experiencias similares en otros lugares de Sudamérica respecto al uso de gas propano en ambiente marino como centros de cultivo.

A juicio de Bravo, la empresa Gasco deberá sociabilizar con las empresas acuícolas la opción de implementar esta alternativa. “Nosotros nos preocupamos de respaldar de alguna forma que las faenas que ellos están proponiendo tienen una validez científica de que son inocuo, etc. Ese es el aporte que hacemos como científicos”.