Necrológicas
  • Mercedes Zamora de Roldan
  • Juan Carlos Cárdenas Cárdenas
  • Sergio Enrique Asencio Vargas

Dudamel incendia la “U” y pone en riesgo al fútbol

Por Agencias Viernes 9 de Abril del 2021

Compartir esta noticia
86
Visitas

Rechazo generalizado del medio a la reunión que tuvo el DT con jugadores azules en su domicilio en plena cuarentena. Revelan que no es la primera vez y que hubo otras juntas que coincidirían con el brote de Covid-19 en el plantel.

En el ojo del huracán se encuentra el entrenador de Universidad de Chile, el venezolano Rafael Dudamel, quien ayer tuvo que dar explicaciones por una reunión que sostuvo el pasado miércoles con un grupo de jugadores azules y parte del cuerpo técnico en su domicilio, saltándose todo protocolo en plena cuarentena (Fase 1) en la Región Metropolitana.

Los vecinos del DT pusieron el toque de alerta ante las autoridades y destaparon la grave falta, de manera que Dudamel no tuvo otra que asumir su error. “Fue una reunión con un grupo pequeño de 3 ó 4 jugadores… Mis más sinceras disculpas. ¿Irresponsabilidad?… Sí, estoy de acuerdo, pero aclaro que no estuvo todo el plantel y respetamos los protocolos… No fue una reunión de 15 ó 20 personas”, intentó justificarse el técnico “llanero” en conferencia de prensa.

COMPLEMENTO

“Sentí como entrenador que podía complementar lo que estamos haciendo, y, equivocadamente, se realizó de esta forma. Está bien el llamado de atención y no puede volver a ocurrir. Mis más sinceras disculpas”, insistió.

Dijo que la idea de la reunión era “mostrar lo hecho en partidos anteriores o algo puntual del juego y el rival, porque no todas las actividades deben ser para un funcionamiento colectivo. Sólo intentamos ganar el mayor tiempo posible”.

Esta situación se da en medio de las estrictas medidas contra el Covid-19 que impiden sostener reuniones en domicilios particulares en comunas en cuarentena.

Además, Universidad de Chile tuvo un brote de Covid-19 hace algunas semanas, una decena de bajas que le terminaron pasando la cuenta en la llave de Copa Libertadores ante San Lorenzo. “Si le damos el enfoque de actividad social, estoy de acuerdo en que no debió ser, pero entraba un jugador y salía el otro (de su domicilio). Recibo con total autocrítica lo sucedido ayer (miércoles) y el llamado de atención. Enfocándome en lo laboral incurrí en este episodio, que no debió pasar a mayores por ser algo laboral y no social”, cerró el tema Dudamel, quien ahora tiene un problema adicional al discreto rendimiento futbolístico de su equipo que ya genera voces de rechazo pidiendo su salida.

REINCIDENCIA

Durante la jornada surgieron nuevos antecedentes: no se trataría de la primera cita del venezolano con sus dirigidos fuera del CDA.

“El primer encuentro entre el DT y parte del plantel fue el pasado 8 de marzo, mismo día en que se dio a conocer el primer caso de coronavirus en el equipo y dos días antes del primer partido ante San Lorenzo de Almagro (1-1) por la segunda ronda previa de Copa Libertadores. La idea de la cena era compartir conceptos de cara a los duelos ante el cuadro argentino, cuya revancha la ‘U’ afrontó con 10 bajas a causa de jugadores contagiados”, detalló radio Cooperativa.

Según el medio, “en esa actividad participaron además de Dudamel, su ayudante Marcos Mathias y los jugadores Angelo Henríquez, Osvaldo González, Marcelo Cañete, Joaquín Larrivey, Yonathan Andía, Fernando de Paul, Nahuel Luján, Ramón Arias, Thomas Rodríguez, Mario Sandoval y Luis del Pino”.

BAJAN LA GUARDIA

Otras críticas apuntan directamente a la “U” por el “aumento de la permisividad en torno a los protocolos internos en el Centro Deportivo Azul”. Por ejemplo, según la emisora, el cuerpo médico autorizó que el plantel desayune en las instalaciones del club, compartiendo además ducha y jacuzzi.

“Esto coincide con una fiscalización realizada por el seremi metropolitano de Salud, encontrándose falta de ventilación en camarines, demarcaciones insuficientes para separación entre personas y restos de comida en camarines”, apuntó Cooperativa, asegurando que “después del primer partido con San Lorenzo también se realizó una reunión, con cena incluida de 11 jugadores, en Fase 2, previo al brote (masivo) de Covid en el plantel…”.

RECHAZO GENERALIZADO

Mientras tanto, la ministra del Deporte, Cecilia Pérez, condenó lo ocurrido. “Los permisos entregados al fútbol son para la práctica deportiva, no para reuniones en domicilios. Rechazamos lo realizado por el DT de Universidad de Chile”, dijo en primera instancia.

“Llamamos a respetar las medidas del Ministerio de Salud y a colaborar con el contexto: todos debemos ser un ejemplo para la ciudadanía”, agregó.

El comentarista Claudio Borghi fue más allá. “Es una locura. El (Dudamel) tiene la posibilidad de hacerlo en la cancha y con una mayor cantidad de jugadores. No es que esté obligado a hacerlo en su casa, no sé qué tipo de reunión será, si de trabajo, de placer, de conocimiento o convivencia, pero no es recomendable. Espero que el fútbol en general no tenga inconvenientes por esto…”, expresó el “Bichi”, aludiendo a un eventual riesgo de suspensión de la actividad por parte del gobierno, justo cuando el reglamento del fútbol viene endureciendo los castigos para quienes no respetan los protocolos.

“Ellos (la ‘U’) vivieron una situación de Covid-19 y por eso quedaron muy disminuidos cuando tuvieron que enfrentar a San Lorenzo, entonces, de la experiencia uno debería sacar conclusiones. Es una falta grave”, finalizó Borghi.

POSIBLE SANCION

Por su lado, la ANFP anunció que reunirá antecedentes y determinará las acciones a seguir junto a la Comisión Médica presidida por el doctor César Kalazich. “Lamentamos la situación que ocurrió con el cuerpo técnico de Universidad de Chile, que no va en línea con lo planteado. Reiteramos y solicitamos especialmente a capitanes y cuerpos técnicos que en las vidas cotidianas, en las vidas familiares, también se cuiden y de esta manera aseguramos que todo funciona muy bien y evitamos los brotes o estas situaciones lamentables”, enfatizó el organismo.

Mientras tanto, queda rondando en el fútbol el temor de una eventual suspensión si el protocolo sigue siendo vulnerado en medio de la crisis sanitaria.