Necrológicas
  • Diego Alberto Vera Velásquez
  • Violeta María Sturiza Matic
  • Mauricio Bargetto Orellana
  • Filomena Sánchez Barría
  • Nancy Galáz Espinoza
En la Región de Magallanes

Sistemas de energía con gas propano podría implementarse en 49 instalaciones acuícolas

Por La Prensa Austral Sábado 10 de Abril del 2021

Compartir esta noticia
135
Visitas

Diego Díaz, subgerente de Negocio GLP de Gasco Magallanes, sostuvo que se abren oportunidades de sustitución de combustible en al menos 300 centros de cultivos e instalaciones entre las regiones de Los Lagos y Magallanes.

La opción de reemplazar el uso del diésel por el gas licuado propano para alimentar los sistemas de energía en los pontones de los centros de cultivos acuícolas podría concretarse en el mediano plazo, avalado ello por el estudio desarrollado por el Instituto de Ciencias Químicas de la Universidad Austral de Chile de Valdivia.

En este centro académico, a instancia de Gasco Magallanes, realizó pruebas de laboratorio donde se establece la ventaja de usar gas propano en instalaciones marítimas como los pontones porque en caso de emergencia sería menos contaminante que el diésel.

Diego Díaz, subgerente de Negocio GLP de Gasco Magallanes, explicó que el estudio de la Universidad Austral, que demuestra los beneficios del uso de GLP, abre oportunidades de sustitución de combustible en al menos 300 centros de cultivos e instalaciones entre las regiones de Los Lagos y Magallanes. “En nuestra región se puede implementar en 49 instalaciones, beneficiando al medio ambiente y a los costos operativos de las empresas”.

Gasco planteó la posibilidad de hacer innovaciones en el sentido de energizar ciertas faenas de la acuicultura, específicamente en los pontones, en vez de petróleo diésel hacerlo con gas propano.

Claudio Bravo, químico ambiental y académico del Instituto de Ciencias Químicas de la Universidad Austral de Chile, dijo a Pulso Económico que el estudio fue a escala de laboratorio y allí se pudo de alguna forma evaluar los posibles impactos, cuánto tiempo podría estar el propano disuelto en el agua, cuáles serían los efectos toxicológicos que este podría revertir.

Consecuencias
menos nocivas

En caso de emergencia, es difícil que se hunda algún pontón, pero si llegase a ocurrir eso y que el gas queda liberándose bajo el agua, se demostró que no más allá de dos días el gas desaparece del agua y migra hacia la atmósfera. Los efectos toxicológicos son muy bajos y prácticamente son al inicio de la liberación y por lo tanto no tiene un efecto residual como sí lo tiene un derrame de petróleo o de diésel.

Además, los resultados mostraron que en escenarios de extrema relevancia ambiental (alta y baja temperatura y salinidad), el propano saturó el agua más rápidamente. Los experimentos demostraron que el propano en aguas frías (5° C) se disuelve dos veces más que en aguas cálidas (20° C). El tiempo de permanencia se vio más afectado por la temperatura del agua y fue casi independiente de la salinidad del agua. El propano puede tardar al menos 2 días en liberarse de las aguas (alrededor del 90% de la cantidad inicial disuelta en condiciones de laboratorio).

Consultado Diego Díaz de qué forma Gasco trabajará con los centros de cultivos acuícolas para promover el uso del gas propano, precisó que la empresa evalúa cada necesidad, en términos de identificar la demanda energética de cada centro y así poder dimensionar la potencia de generación, almacenamiento de combustible y su autonomía.

“Nos interesa proponer soluciones seguras, eficientes, económicas y sostenibles según sea la necesidad de cada cliente. El gas licuado presenta significativas ventajas sobre el diésel, tanto, en lo operativo como en su impacto al medioambiente, reduciendo un 20% la huella de carbono y aportando en las medidas de mitigación climática que muchas empresas del sector se han planteado. También nuestro modelo de financiamiento es flexible de manera de ser competitivos con el diésel”, afirmó.

Implementación

Para su implementación se diseña un set de dos o tres generadores a gas licuado alimentados por una batería de tanques de GLP, montados sobre una plataforma marina y a la cual además le han instalado un surtidor de GLP para motores fuera de borda, de manera de mejorar la logística de abastecimiento de botes que operan en centros de cultivo.

“Monitoreamos y controlamos remotamente 24/7 el despacho de energía eléctrica hacia el pontón y el almacenamiento de los tanques, apoyando las tareas de cada centro de cultivo”, manifestó Díaz.

En cuanto a la inversión necesaria para la reconversión, explicó que cada sistema es particular y requiere ser evaluado, pero aclaró que el modelo de negocio es flexible y busca minimizar las inversiones,  dependiendo los volúmenes de consumo de cada centro de cultivo.