Necrológicas
  • Violeta María Sturiza Matic
  • Filomena Sánchez Barría

En Curicó falleció recordado músico que dejó positiva huella en Porvenir

Por La Prensa Austral Martes 13 de Abril del 2021

Compartir esta noticia
422
Visitas

Mario Herrera Garrido tocó con intérpretes e instrumentistas de renombre en todo el país

El viernes pasado falleció en su natal Curicó el músico Mario Gabriel Herrera Garrido, quien hizo parte de su carrera artística y militar en Porvenir, donde cosechó grandes amistades y dejó una profunda y positiva huella. Mario, sexto de 8 hermanos y huérfano de muy pequeño, criado por su abuela se interesó en la batería que veía tocar a su futuro cuñado, Javier Zérega, poco antes de casarse con Massilia Zérega, con quien tuvo tres hijos: Mario, Gabriel y Massilia.

El músico Oscar Almazán lo perfeccionó en percusión y se vinculó a instrumentistas de renombre como Juan Azúa, Raúl Alarcón y sus Stereo’s, Valentín Trujillo, Juan Navarro, Hugo Romero, Nasslo Nikolich, Hermanos Bustos y otros músicos destacados nacionales. Ya como baterista tocó durante el periodo de la Nueva Ola con artistas como Peter Rock y Cecilia, después con Joe Vasconcellos, Pepe Ureta, Héctor “Parquímetro” Briceño y los Luceros del Valle.

Formó la Sonora Sensación, tocó en la Rex Combo y otras bandas hasta que le salió un contrato en el Ejército como músico del Regimiento N°3 de Telecomunicaciones de Curicó, siendo trasladado en 1982 con su familia y junto a otros dos músicos al Regimiento Caupolicán de Porvenir. Viendo poco desarrollo musical, Mario Herrera se propuso animar al pueblo y en el casamiento de un colega improvisó una orquesta. Poco después, junto a integrantes del grupo Sonido 4, fundó la banda Noche y Día.

Latino’s

A poco andar, la agrupación se consolidó en el Grupo Latino’s, trabajando de modo profesional con contratos en Porvenir y toda la región, hasta en la Tierra del Fuego argentina, en los festejos del Gran Premio de la Hermandad.

En Punta Arenas fue amigo del cantante italiano Peppino Felitteli, para quien tocó los banjó.

Herrera fue jefe de banda de la unidad militar fueguina e integrante trombonista de la Banda de Concierto de la V División de Ejército. Por su parte, los Latino’s, donde como baterista integraba sus músicos civiles y militares, amenizaban festivales, fiestas y eventos musicales porvenireños.

Al retirarse en 2009 del Ejército, instaló un minimarket y después de 27 años en la isla regresó a su tierra de origen con toda la familia, para reunirse con sus hermanos, practicar deporte al aire libre y seguir en la música. Allí falleció hace unos días, tras padecer una neumonía y superar al Covid-19 a sus 68 años, por lo que se le pudo oficiar un funeral.

A las exequias de Mario Herrera llegaron amigos de todo Chile y ayer sus deudos recibieron a una delegación del Ejército que le brindó honores militares. Desde Santiago, su hijo Mario expresó los “agradecimientos de corazón por los pésames recibidos de todo el país, especialmente de la gente maravillosa de Porvenir, a cuyos buenos amigos mi padre siempre recordaba de modo entrañable”, recalcó.