Necrológicas
  • Florangel Alvarez Quezada
  • Odesa María Medur Didivic
  • Orlanda Baeza Becerra
Convocaron a reunión con Plan Cuadrante

Perro Rottweiler desata conflicto entre vecinos de la población El Ovejero

Por La Prensa Austral Martes 20 de Abril del 2021

Compartir esta noticia
4,158
Visitas

Junta vecinal se enfrenta a un arrendatario que mantiene en la calle a su atemorizante perro.

Precedidos de mala fama, la raza de perros Rottweiler cada tanto ofrece algunos episodios que sustentan esa reputación negativa. Sin embargo, la conducta de los canes se basa solamente en cómo son criados y ahí es donde la principal responsabilidad es de los dueños. Pero para los vecinos del pasaje El Vellonero, en la población El Ovejero, la realidad es que desde hace casi dos años, un perro de esta raza los tiene atemorizados, ante la indiferencia de su dueño, que arrienda una casa en esa cuadra.

La presidenta de la junta de vecinos Nº25, Carmen Ulloa, expresó la preocupación que involucra a una veintena de familias de esa población del sector norte de Punta Arenas, pero también por quienes se acercan, como trabajadores del servicio de retiro de residuos domiciliarios y también los carteros, que sufren cuando entran al pasaje. “El perro es de un vecino al que ya se le ha dicho reiteradamente y no pasa nada, el perro anda en la calle, a sus anchas. Hicimos una reunión con el Plan Cuadrante de Carabineros, porque en el último tiempo el perro ha atacado a varios vecinos, con la fortuna de que no ha conseguido morder a nadie. Aunque una persona de la tercera edad fue mordida por el animal en octubre de 2019, así que ustded puede ver el tiempo que tenemos este problema. Se hizo una denuncia a Carabineros, sin embargo la Fiscalía cerró el caso, fuimos a la PDI, que nos envió a Inspección municipal, cuyos funcionarios vinieron, pero el vecino hace caso omiso. Hoy (ayer) fue personal de Carabineros a su casa, pero no les abrió la puerta”, lamentó Ulloa.

La dirigenta vecinal comenta que al sector llegan a solicitar certificados de residencia y todo el tiempo debe salir con una escoba para espantar al perro, que no deja entrar a nadie al pasaje. “Nos decían los del Plan Cuadrante que un perro de esos tiene que andar con bozal afuera. Pero el animal salta la reja de la casa como si nada. Lo que queremos es que el perro salga del barrio. Esto se desbordó, se nos fue de las manos y ya no sé qué puertas más tocar para que alguien de una buena vez entregue una solución”, reiteró la presidenta de la junta de vecinos, revelando que la única fórmula que han encontrado para poder vivir en relativa paz es darle comida al can, para “aguacharlo”, como se dice en buen chileno. “Pero no puedo pedirle a la gente de afuera que venga con una bolsa de comida para que el perro no los muerda”. También confiesa que la relación con el vecino en cuestión ha sido difícil, lo que ha empeorado la situación.