Necrológicas
  • Florangel Alvarez Quezada
  • Odesa María Medur Didivic
  • Orlanda Baeza Becerra
EDITORIAL

A una semana de las elecciones

Por La Prensa Austral Domingo 9 de Mayo del 2021

Compartir esta noticia
55
Visitas

Estamos a una semana de un proceso electoral que tendrá dos hitos históricos. El primero, la elección popular de los gobernadores regionales; y el segundo, la determinación de las personas que integrarán la Convención Constitucional, encargada de proponer al país una redacción para una nueva Carta Magna.

En paralelo, habrá otros dos comicios, el de alcaldes y de concejales.

Serán cuatro elecciones y, por ende, cuatro las papeletas que recibirá cada elector para expresar sus opciones, lo cual complejiza más este proceso eleccionario de dos jornadas.

Aquellos que estén inscritos en el padrón electoral de pueblos originarios podrán decidir si votar por uno de los candidatos a los 17 escaños reservados o, lisa y llanamente, apoyar a alguno de los otros postulantes constituyentes inscritos en las listas levantadas por partidos políticos o movimientos de la sociedad civil.

Como siempre, está el fantasma de la abstención rondando y los temores respecto de cuánto incidirá en la participación ciudadana el miedo a un invitado insólito e inesperado para estas elecciones: el Covid-19.

Para el gobierno, el haber pospuesto casi en un mes estas elecciones -inicialmente se iban a desarrollar el 11 de abril pasado- fue importante, pues la situación sanitaria es mejor que la que presentaba el país entonces.

Además, se hizo ver que para el próximo fin de semana se espera que haya más de 7 millones de personas vacunadas con las dos dosis contra el coronavirus.

Los expertos electorales han realizado proyecciones auspiciosas respecto de la participación, esperando que el porcentaje de electores que vaya a las urnas sea similar al registrado para el plebiscito constitucional de octubre del año pasado. Allí la participación a nivel país fue de 50,9% del padrón electoral.

Estas proyecciones deben ser tomadas con cautela, pues el referido plebiscito fue un proceso inédito y único respecto de la convocatoria ciudadana. Pero, más allá de tal advertencia, es esperable que, por el bien de nuestra democracia, los electores acudan a sufragar y que sean los menos los que se queden en casa.