Necrológicas
  • Ana María Toledo Pincheira
  • Javier Almonacid Oyarzo
  • Humberto Espinoza Berger
  • María Angélica Andrade Lorca
  • Florangel Alvarez Quezada

“Las alas giratorias de los cardos” Rina Díaz Jiménez 2ª parte

Por Marino Muñoz Aguero Domingo 9 de Mayo del 2021

Compartir esta noticia
46
Visitas

A continuación de las tres obras testimoniales ya reseñadas, “Las alas giratorias de los cardos” incluye los poemarios inéditos “Poemas que duelen”, “Confesiones y estampas poéticas por mis hermanas” y “Herida”.

Como ya señaláramos Rina Díaz publicó en sus inicios literarios (1991) libros de poesía, una poesía ligada a la intimidad familiar, a los orígenes, a los sueños de juventud y a Dios. Versos plenos de lírica en sí, algunos metafóricos donde prima la belleza de la palabra, no obstante, subyace la desesperanza y hay atisbos de rebelión ante la existencia, como se aprecia en estos fragmentos:

“Era el silencio”

“Siempre me preparé para ti/ para cuando llegaras/ para ser suave y fresca/ como el rocío de las mañanas./ A veces fue demasiado larga/ y demasiado incierta la espera;/ a veces pensé que eras sólo/ mi más bella quimera,/ a veces,/ a veces casi pensé/ que estas palabras/ desordenadas en versos/ sólo serían/ mis lágrimas en mis lágrimas” (de “Por diez años de sentimientos”, 1991).

“Hoy día estoy apurando el tiempo”

“Hoy día estoy apurando el tiempo/ para encontrar el olvido;/ hoy día sin temores ni soberbias/ acepto todo el tiempo perdido./ Pero,/ no voy a callar/ y si diré”, me dolía/ que siendo mariposa/ me cortaran las alas/ cuando aprendí a volar”. (de “Por diez años de sentimientos”, 1991).

“Súplica de amor”

“Dame. Señor, entonces/ el morir dulce/ de los que te amaron,/ de los que te han sido fieles/ para amarte en libertad./ Dame el desapego/ del que es abandonado/ para buscarte a Ti,/ para esperarte sólo a Ti,/ dicha verdadera”. (de “Ofrendario”, 1998).

La hablante lírica prometía que no iba a callar el dolor cuando le cortaron las alas y aprendió a volar y esos dolores con el paso de los años irrumpen en su escritura.

En “Poemas que duelen” (2008) los temas predominantes son la muerte y las pérdidas: “Huyen de mi carne muerta/ los que dijeron amarme,/ si acaso lo hicieron; también huyen/ los que no me amaron,/ y que son muchos” (fragmento de “La Suicida”).

En “Confesiones y estampas poéticas por mis hermanas” (2010) evoca a mujeres que, a su juicio, representan la patria chilena desde sus inicios: Inés de Suárez, Violeta Parra, La Quintrala, Javiera Carrera, Guacolda, Teresa de los Andes y Gabriela Mistral. El texto se inicia con el poema “Voces”: “La artesanía de mi verso/ libera voces amadas/ voces dulces/ voces blandas/ en la memoria de nuestra historia/ voces de mujeres bravas,/ voces de mujeres que evocan/ a la madre de todas las madres/ a nuestra venerable Señora/ la Inmaculada Virgen del Carmen”.

El último de los textos poéticos es “Herida” (2019) libro centrado en la violencia de género y sus consecuencias en las mujeres: “Soy mujer eterna/ y mi cuerpo se repite/ en el cansancio del dolor/ que no se cansa/ cada noche/ los mismos manotazos se repiten,/ en cada segundo de mi vida/ el dolor que no se cansa se repite” ( fragmento de “Monotonía”).

Apreciamos en estas líneas una poesía directa, casi sin metáforas, quizás con la huella que dejaron en la escritura de Díaz –una escritura que no sabe de dobleces- aquellos trabajos testimoniales donde el dolor decía “presente” en cada párrafo. Entonces, el testimonio se transforma en la poesía por medio de la cual la autora nos recuerda que hay víctimas de agresiones, de abandono, de indiferencia, con las cuales comparte su dolor, porque esas víctimas también soñaron con emprender el vuelo.

Rina Díaz, siempre en primera persona, es la voz valiente que reivindica y que deja salir el grito ahogado por la gran historia y también por las íntimas historias de abusos e injusticias. Estos versos marcan una notable diferencia con su lírica inicial; la escritora natalina aprendió a volar y muy alto, esta vez ya nadie podrá cortarle las alas.

Rina Díaz Jiménez nació en Puerto Natales. Ha escrito poesía y textos testimoniales. Ha sido gestora cultural de diversas iniciativas y participa activamente en la Sociedad de Escritores de Magallanes.

“ Las alas giratorias de los cardos”, Rina Díaz Jiménez -1ª edición (digital)-. Obra financiada por el Fondo Concursable para Creadores en Tiempos de Pandemia de la Fundación para el Desarrollo de la Cultura y las Artes de Punta Arenas, Chile. Ilustre Municipalidad de Punta Arenas, 2020, 250 pgs.