Necrológicas

– Yerka del Carmen Filipic Aguila

– Carmen Rosa Cifuentes Bono

Kiosquera acusa que le robaron dinero e intentaron violarla pero el detenido fue imputado por lesiones

Jueves 27 de Mayo del 2021

Compartir esta noticia
2,020
Visitas

Por el delito de lesiones graves fue imputado por el fiscal Oliver Rammsy un sujeto detenido por Carabineros luego de agredir a una comerciante extranjera. Pero la víctima entregó su propia versión, contradiciendo que fuera solamente lesionada.

La víctima, Cándida María Martínez, siente una suerte de discriminación por ser dominicana. Hace 14 años vive en Punta Arenas, tiene un hijo de 23 años, y su pareja es un magallánico.

En busca de un sustento económico que le permita sobrevivir, hace tres años arrendó el kiosco que se ubica en calle Errázuriz, casi esquina Avenida España.

“Nunca antes había tenido problemas, hasta ese día en que fui agredida”, relató a este medio.

Los hechos por los cuales el fiscal formalizó a José Marcelo Aya Reyes dicen relación con un sujeto que la tarde del 18 de mayo llegó al kiosco y luego de hacer una consulta a la mujer la terminó agrediendo. A raíz de esto sufrió una fractura en el dedo meñique, y por eso el imputado fue formalizado por lesiones graves. A partir de ese día le quedó estrictamente prohibido acercarse a la mujer, mínimo 100 metros a la redonda, y también abandonar la región.

Versión opuesta

Agobiada aún por el episodio que vivió, Cándida llegó a La Prensa Austral para hacer pública su versión de los hechos, porque siente que no hay justicia y tiene el temor de volver a encontrarse con el hombre, que ha merodeado por las cercanías de su trabajo.

Ese miércoles cerraba su kiosco para irse a almorzar. Eran cerca de las 15 horas cuando el sujeto se acercó y le preguntó dónde podía encontrar una mujer de compañía, porque en el bar no había nadie.

La víctima le respondió que no tenía idea y esto al parecer enfureció al cliente furtivo. Ella continuó con el proceso de cierre de su local, y cuando ya tenía arriba los postigos que cubren las ventanas y apretaba los pernos, el tipo ingresó al kiosco, cerró la puerta y le decía: “te voy a violar y te voy a matar”.

La tomó a la fuerza, la arrojó al suelo mientras ella hacía de todo para sacarlo de encima.

“Comencé a gritar y a llorar muy fuerte. El vecino de enfrente, que justo iba llegando, le comentó a su mujer: la Cándida está llorando, pero como que no lo entendían porque veían el kiosco cerrado. Hasta que el hombre cruzó y escuchó más cerca mis llantos. Ahí trató de abrir la puerta, y aunque el sujeto intentaba cerrarla, él puso un pie y la trabó”.

De esta manera lograron reducir al sujeto. Llegó personal de las camionetas de seguridad de la municipalidad que ayudaron a retenerlo hasta que apareció Carabineros.

“Este hombre junto con intentar abusar me robó el dinero que tenía en la caja, que eran más o menos unos 60 mil pesos”.

Por eso a Cándida Martínez le llama la atención que el detenido fuera dejado en libertad como nada. “Hablaron de lesiones y nada más, pero eso no fue así”, lamentó, sobre todo porque el hombre anda suelto, caminando por todos lados y ella está muy choqueada y asustada, porque entiende que fue víctima de un asalto y no solamente de lesiones.