Necrológicas

Dueños de restaurantes reabrieron y esperan poder funcionar en los interiores en la Fase 2

Viernes 28 de Mayo del 2021

Compartir esta noticia
108
Visitas

Cumplieron su advertencia, pero nadie llegó a fiscalizarlos. Los dueños de restaurantes anunciaron que abrirían sus puertas, a pesar de la prohibición por la cuarentena, aburridos de esta restricción que les ha impedido tener ingresos, mientras las cuentas y obligaciones con sus trabajadores se mantienen con la obligación de cumplirse. Por eso, convocaron a una apertura durante el mediodía, instalando mesas afuera, a pesar de que el termómetro apenas marcaba un par de grados Celsius. Por eso, poca gente se acercó a los negocios, que invitaban a ingresar y probar sus platos.

En el Restaurante Jekus se reunieron los dueños y representantes de los restaurantes, además de los gimnasios y peluquerías. La idea era plantear una idea común a las autoridades y poder funcionar. Eso fue antes que se anunciara que Punta Arenas salía de cuarentena y pasara a Fase 2, pero de todas maneras, en el caso de los locales de comida, no significa que puedan atender en sus interiores.

Y como se viene el clima, es muy difícil que puedan habilitar espacios externos. El presidente de la Asociación de Gastronómicos de Punta Arenas, Jaime Jelincic, reafirmó que “nosotros estamos obligados a abrir, no tenemos más espacio para resolver estos problemas, porque si no trabajamos, no tenemos oportunidad de responder a nuestro compromiso. En función de esto estamos esperando que la autoridad responda qué van a hacer con nosotros, queremos trabajar y qué condiciones nos van a dar. No podemos seguir en este escenario del delivery, no poder abrir los fines de semana, este tipo de cosas que no nos permiten programarnos, tener ingresos ni responder a la tremenda presión que tenemos del mundo financiero o de nuestros trabajadores, que están con la mitad de sus ingresos. Ya nos endeudamos lo que pudimos y no nos queda más espacio. No ha venido nadie, ellos tienen claridad que en el escenario que estamos es muy difícil, creo que ellos comprenden la gravedad de nuestra situación, pero esperemos que podamos alcanzar un camino conjunto”, expresó.

Mario Villegas, del gimnasio Planet presentó la realidad de su sector. “La imposibilidad de abrir durante meses ya más de un año, después pudimos abrir cuatro semanas y vuelta al cierre, lo que se torna insostenible a largo plazo. Estar abriendo y cerrando, es inviable tanto para los funcionarios como para los clientes. Las clases online son otro formato, pero la gente necesita hacer actividad física, se ha demostrado que es esencial para combatir esta pandemia y no nos dejan, nos ponen como parte del problema y no de la solución”.

Una familia se instaló a comer en el restaurante de sushi Buda Express. Omar Serrano comentó que “me parece perfecto que abran, porque hay lugares con mucha más afluencia de público y no dejan un lugar completamente abierto, en que hay espacio, y que la gente pueda seguir trabajando. Por qué le están prohibiendo a los gastronómicos abrir sus locales, tendría que ser parejo para todo, por qué las grandes empresas pueden, en las salmoneras están todos amontonados y no hay control. Me parece perfecto que a modo de protesta abran sus locales. Yo también vine en tono de protesta, porque uno, tomando todos los recaudos, uno puede salir a comer algo”.

El encargado del Buda Express, Héctor Flores advirtió la dificultad de atender afuera. “La ciudad está pasando por un clima bastante feo, está siendo muy complejo atender. Tenemos los toldos, dos estufas, pero el frío gana. Si llueve o cae nieve sería peor. No hay bolsillo que aguante, tenemos mucha gente contratada y hay que hacerlo de alguna forma. El delivery ayuda y ha sido constante, pero no es lo mismo que atender gente”.