Necrológicas

Pedro Castillo supera por estrecho margen a Keiko Fujimori con el 95% de las actas procesadas

Martes 8 de Junio del 2021

Compartir esta noticia
77
Visitas

Los votos del campo, la selva y del exterior pueden definir el balotaje presidencial del domingo en Perú, donde el izquierdista Pedro Castillo supera a Keiko Fujimori, en un país devastado por la pandemia, en recesión y bajo incertidumbre política.

Con el 95,03% de las actas procesadas, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (Onpe) informó que Pedro Castillo obtiene un 50,17% de los votos, mientras que Keiko Fujimori suma 49,83% de respaldo. La carga de datos es progresiva, por lo que el resultado final aún es incierto y las autoridades ya adelantaron que recién se sabrá quién ganó en los próximos días.

Estos números han generado inquietud en la bolsa de comercio de Lima, cuya apertura del día de este lunes han marcado una pronunciada caída ante la perspectiva de una victoria del candidato de Perú Libre.

“Los resultados que presentamos son un avance de las actas replegadas de las mesas de sufragio más cercanas a nuestro centro de cómputo, por lo que no son una muestra, son sólo un avance”, insistió la Onpe. De hecho, estos primeros datos son urbanos, donde Fujimori es más fuerte y aún restan contabilizarse los votos rurales y del exterior.

Las autoridades, además, informaron que la participación fue del 78%.

De momento es aún inviable adjudicar la victoria a cualquiera de los contendientes y habrá que esperar a contabilizar todos los votos, incluidos los emitidos en el exterior, para que pueda confirmarse cualquier resultado, lo que no será antes del martes.

En 2016 la situación fue similar y tras varios días de recuento Pedro Pablo Kuczynsky obtuvo la victoria frente a la misma Fujimori por un 50,12% frente al 49,88%, algo más de 40.000 sufragios.

De momento, ninguno de los contendientes se ha adjudicado la contienda y predomina la prudencia, en consonancia con el desarrollo de la jornada electoral.

Cualquiera que gane tendrá un reto enorme, pues deberá tomar medidas urgentes para superar la pandemia, la recesión económica y la inestabilidad política, lidiando con un Congreso fragmentado, la corrupción y la deficiente gestión pública.