Necrológicas
  • Mario Devandas Mansilla
  • Oscar Melgarejo Bravo

Branko Coro se abre paso en el básquetbol español

Por La Prensa Austral Lunes 5 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
1,081
Visitas

La familia Coro es sinónimo de grandes deportistas vinculados tradicionalmente al básquetbol pero también en otras disciplinas como el automovilismo.

Desde los tiempos de Smiljan Coro (padre), destacado jugador del Sokol en los ‘60 y ‘70 y seleccionado de Punta Arenas, pasando luego por sus hijos, Pablo y Francisco, ambos seleccionados nacionales, como también Smiljan (hijo), quien fue campeón regional de automovilismo en la categoría Turismo Carretera, el apellido Coro ha destacado con letras grandes.

Pero al parecer la historia no terminará ahí porque a sus cortos 17 años, Branko Coro Lucero, hijo de “Frane”, brilla con colores propios en el básquetbol europeo, luego de una exitosa temporada en España la que no estuvo exenta de obstáculos y contra tiempos.

Contra todo pronóstico, y después de una larga espera para poder emigrar al viejo continente producto de la pandemia en agosto del 2020, el deportista magallánico retorna por un merecido descanso y para estar con su familia en Magallanes.

Durante su estadía en la madre patria disputó 32 partidos por las competencias juveniles por el Torrejón de España, 15 partidos en categoría U-22 y además con los títulos de campeón en la categoría Junior Preferente, CA Junior primero ascenso y U-22; promediando en la categoría Junior un total de 20 puntos por partido con lo que logró consagrar su participación en las finales del pasado fin de semana en donde fue pieza clave para su equipo, anotando en la gran final de la categoría Junior un total de 40  puntos.

DESDE NIÑO

Branko comenzó a jugar a los cinco años motivado principalmente por sus padres, ambos deportistas y ligados al área de la educación y salud. A temprana edad incursionó en diferentes equipos del país, pero su etapa formativa la realizó en el Deportivo Inacap.

A los 13 años obtuvo su primera invitación para jugar por el Club Puerto Varas, en el que permaneció por tres años y obtuvo el título de campeón nacional Sub-13, debiendo viajar los viernes a Puerto Montt, luego a Puerto Varas para entrenar y dependiendo del calendario viajar a Castro, Ancud, Osorno y Valdivia -entre otras ciudades- retornando posteriormente a Punta Arenas para hacerse cargo de sus compromisos escolares.

Luego de esta etapa vuelve a nuestra ciudad para reintegrarse durante un año al Inacap en la serie adulta, debutando junto a su padre el 2018 y producto de sus buenos resultados obtuvo otra invitación, en esta oportunidad del club Alemán de Puerto Varas para jugar la Liga Nacional y además ser parte del equipo adulto de Atlético de Puerto Varas, por lo que debió emigrar a la Región de Los Lagos para desarrollarse competitivamente a un mayor nivel.

CLUB TORREJON

Actualmente, gracias a su buen rendimiento deportivo y producto de la pandemia, Branko se encuentra jugando desde el 2020 en el Club Torrejón de Madrid, España, haciendo uso de una beca parcial que le permite costear parte de sus gastos personales.

Tal vez uno de sus logros más importantes es su nominación a la selección chilena de básquetbol Sub-18, encontrándose a la espera de la concentración que reunirá a los deportistas que serán parte de los Juegos Bolivarianos en su edición 2021.

Tal vez uno de los aspectos más complejos para él, y para la mayoría de los deportistas de su edad, es lidiar con los estudios y el deporte ya que ha debido adaptarse en más de una ocasión a diferentes establecimientos y modalidades de estudio, siendo un requisito fundamental para sus padres y el club cumplir con los estándares mínimos que le permitan integrarse de buena manera.

Durante el año pasado, antes de partir a España y gracias al apoyo de la Seremi de Educación, pudo rendir sus exámenes libres y así poder retomar estudios de bachillerato en Madrid.

SALTO CUALITATIVO

Para Oskar Lozano, su entrenador en España, Branko ha logrado un salto cualitativo en este corto tiempo, “a Branko lo conocíamos en la distancia y nunca llegamos a imaginar la tremenda progresión y el gran salto cualitativo que iba a tener en estos ocho meses con nosotros”, apuntó el técnico desde España.

“Es cierto que ha sido una temporada atípica, los chicos llegaron dos meses ya iniciada la pretemporada aquí después de un año de inactividad y Branko lo hizo fuera de forma, lo que era lógico, como todos los jugadores que empezaron con nosotros en septiembre o los que se incorporaron más tarde por temas burocráticos”.

“Fue un año duro, donde tuvimos que cambiar las cargas, cambiar la planificación y hacerla más acorde al parón físico que los chicos tenían, porque muchos habían realizado entrenamientos vía zoom, mantenimientos, etc.”.

“Pero lo que era el básquet en cancha, el 1×1, 3×3, 5×5 o la tensión de estar dentro del rectángulo, no la tenían. A eso se le añadió que Branko en su tercera semana tuvo un esguince de segundo grado bastante feo, con cinco semanas de recuperación”.

JUGADOR EXCEPCIONAL

“Pero él es magallánico, un jugador excepcional que lo queremos mucho aquí, tiene un futuro muy bueno si sigue en esta línea de trabajo, de humildad y con el apoyo máximo de su papá, mamá, abuelos, de su familia en general y amigos que siempre están ahí para darle ese empujoncito cuando a veces las cosas no salen como queremos”.

“Es un chico que se ha ido superando, ha hecho una muy buena temporada en la categoría Junior, es bicampeón de esa serie con una tremenda anotación en las dos finales, en una metió 40 puntos y en la otra 39”.

“Se proclamó también campeón Sub-22 de Madrid. No pudo participar en la final precisamente porque coincidía con la final Junior, pero estuvo toda la temporada participando y ‘regalando’ cuatro años, con un promedio de puntos muy bueno, aproximadamente unos 13 puntos por partido en la categoría ya Sub-22”.

“Todo esto nos dice que Branko es un chico que está llamado a hacer cosas grandes, como decía anteriormente, todo va a depender un poco de su cabeza, de su físico, del hambre que pueda tener y no acomodarse cuando las cosas no salen del todo bien”.

“Nosotros estamos muy contentos, sabemos que hay otras academias que han preguntado por él, cómo es su situación, y poco a poco, paso a paso, vamos a ver como sigue evolucionando aquí en España. Estoy seguro que le vienen cosas muy buenas en los próximos años”, concluyó indicando su técnico hispano.

FALTA DE APOYO

En conversación con Daniela Lucero y Frane Coro, padres del joven deportista, ambos manifestaron conocer de cerca la realidad del deporte regional y nacional “tenemos muy claro cómo funcionan las instituciones públicas y privadas en el ámbito de apoyos y/o auspicios”.

“Fácil no ha sido, menos en tiempos de pandemia, hemos tenido que costear los gastos con la ayuda de la familia, empresas regionales y amigos de los cuales estamos inmensamente agradecidos”.

“Sabemos los obstáculos que tienen los deportistas durante su carrera y la mayoría pasan por falta de recursos, pero en nuestro caso es deber apoyar a nuestro hijo”.

“Lamentablemente hemos visto como se repite la historia: la falta de voluntad, gestión y recursos mal distribuidos en algunos casos siguen siendo la tónica”.

“Sin ir más lejos, y tras un año sin concursos públicos a raíz de la pandemia, en marzo se abrió el fondo de asignación directa del Gobierno Regional FNDR 6% que busca apoyar a deportistas del alto rendimiento regional y que considera un fondo de aproximadamente cien millones de pesos”.

POSTULACION

“Postulamos cumpliendo con todos los requerimientos técnicos y administrativos, pues nuestro hijo -quien además está nominado a la selección chilena- debe continuar su carrera en el extranjero debido a que las actuales ligas nacionales se encuentran estancadas y la temporada en Europa comienza en septiembre”.

“Actualmente contamos con el apoyo y patrocinio de los clubes, reunimos los documentos, respaldos de la Asociación y la Federación Chilena de Básquetbol que ratifican la nominación de Branko a la selección Sub-18 y a nivel local ha representado a la región en innumerables ocasiones”.

“Nos preocupa la falta al principio de celeridad por parte de los organismos públicos, pues llevamos cuatro meses golpeando puertas, pagando costos de mantención y lo que es peor a la fecha no sabemos para cuándo estarán disponibles los fondos, más ahora que conocemos que los proyectos están en manos de la intendenta, quien prontamente dejará su cargo”.

“Creemos que las instituciones públicas vinculadas al ámbito deportivo no deben reasignar sus recursos en desmedro del deporte y deben fortalecer sus procesos administrativos para que más jóvenes puedan postular y salir de la región y el país”, concluyeron señalando los padres de Branko Coro.