Necrológicas
  • Javier Pardo Ojeda
  • Paulino Vásquez Argüelles
EDITORIAL

Obligatoriedad del kínder

Por La Prensa Austral Miércoles 7 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
46
Visitas

En 2013, se aprobó la reforma constitucional que estableció la obligatoriedad del kínder, pese a ello hace unas semanas la Comisión Mixta rechazó el proyecto que buscaba materializar tal enmienda.

La decisión del grupo parlamentario molestó a representantes de la Cámara de Diputados donde la iniciativa había sido aprobada por unanimidad, si bien ya había recibido diversas observaciones en el Senado.

Al respecto, algunos senadores se opusieron argumentando la posibilidad de “escolarizar” dicho nivel educativo, pero también esgrimiendo que existiría una “cobertura de facto”.

Otras justificaciones para no apoyar la obligatoriedad del kínder fueron la posible barrera para el acceso a la educación básica, especialmente en aquellos niños que viven en zonas donde no hay una adecuada oferta de enseñanza parvularia, tanto como un eventual avance hacia la privatización de este servicio.

Respecto de la escolarización, hay expertos que han redargüido aquello, argumentando que en tal nivel los niños sólo deben alcanzar los objetivos que estarán explicitados en el currículum, relevándose el juego espontáneo y actividades lúdicas como herramientas de aprendizaje.

Lo cierto es que es un tema que tiene que seguir analizándose y se tiene que sopesar la información disponible y las experiencias de otros países al respecto.

De acuerdo a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (Ocde), este nivel es obligatorio en naciones como Hungría, España, Inglaterra y Estados Unidos.

Además, la Unesco puso como meta para América Latina el mejoramiento de la enseñanza y establecer, al menos, un nivel en la educación parvularia obligatorio, gratuito y de calidad.

Cómo evitar la “escolarización” de este nivel quedará en manos de los expertos, siendo absolutamente posible establecer metas y estándares pedagógicos adecuados a la edad de los infantes, tanto como acordar procedimientos para consensuar una metodología que use el juego como herramienta de aprendizaje y desarrollo de las habilidades y capacidades de cada niño y niña.