Necrológicas
  • Ines Ruiz Ruiz
  • Zoraida Vera
EDITORIAL

Coexistencia del gobernador y la delegada presidencial

Por La Prensa Austral Miércoles 14 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
78
Visitas

A partir de hoy, las regiones tendrán las figuras de gobernador regional, electo por votación popular, y de delegado presidencial. Este último reemplazará a los intendentes y, como lo indica su nombre, representará al Primer Mandatario.

Se trata de un cambio en la administración y conducción de los gobiernos regionales, que ha tenido sus bemoles y que tiene en contra el que persisten indefiniciones sobre roles y límites de funciones de las dos autoridades que tendrán que coexistir en cada una de las 16 regiones del país.

Los gobernadores regionales asumirán hoy. Tendrán que hacer camino al andar, pues en el Congreso siguen pendientes proyectos de ley importantes para el ejercicio de este cargo, así como reglamentos ad hoc que el Ejecutivo tendrá que emitir.

Ayer, el Presidente Piñera designó a los nuevos delegados presidenciales que lo representarán a lo largo del país, nombrando en el cargo a casi la mayoría de los intendentes en ejercicio. En el caso regional, Jenniffer Rojas asumió ayer como delegada presidencial.

Al momento de realizar tal designación, Piñera remarcó que estos delegados tendrán que aportar al necesario proceso de descentralización del país, con miras a lograr una mayor igualdad de derechos y oportunidades de todos los ciudadanos y regiones de Chile.

Más allá del primer impasse que tuvieron Jorge Flies y Jenniffer Rojas en torno a cuáles serían las dependencias que ocuparía el gobernador regional, a partir de hoy tendrán que dar curso a una nueva etapa en sus relaciones.

Los magallánicos esperan que ambas autoridades se muestren a la altura del cargo para el cual fueron designados por los ciudadanos y por el Mandatario, en el caso del gobernador regional y de la delegada presidencial, respectivamente. Ello va mucho más allá de un vínculo amable o una simple coexistencia pacífica, pues se requiere de un genuino ánimo colaborativo y no obstruccionista.