Necrológicas
  • Javier Pardo Ojeda
  • Paulino Vásquez Argüelles
Autoridad regional ahora es el gobernador

El fin de la era de los intendentes

Por La Prensa Austral Domingo 18 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
209
Visitas

Un repaso por las gestiones que protagonizaron mujeres y hombres en los últimos años al ser primeras autoridades
para dirigir los lineamientos dictados por el gobierno central y luchando por marcar improntas de regionalismo.

El miércoles comenzó a regir en el país una nueva institucionalidad en la administración política y ejecutiva luego que asumieran los gobernadores regionales y desapareciera la figura de intendentes o intendentas, siendo reemplazado el cargo por el de delegada o delegado presidencial.

Con la desaparición del cargo de intendente o intendenta se cerró un capítulo que comenzó en tiempos de la colonia cuando se resolvió asignar a personas confiables a su gobierno para que ejerzan un mando político en los distintos territorios del naciente Chile de entonces.

Con el tiempo fueron los intendentes provinciales que coordinaron que se cumplan las políticas impartidas desde el nivel central, instalándose así el centralismo en desmedro de la independencia de las provincias. Asimismo, en cada territorio de las provincias o ciudades secundarias estaban los gobernadores de departamentos.

Fue en 1975 cuando la dictadura militar conformó la nueva división geográfica con 12 regiones y a partir de allí aparecieron los intendentes regionales, nominación que imperó hasta el martes cuando dejaron de ejercer como tal.

Durante los 17 años de gobierno militar se sucedieron en la Región de Magallanes y Antártica Chilena decenas de generales que permanecían entre dos y cuatro años dirigiendo la región. Algunos tuvieron un discreto pasar, pero otros pasaron a la historia al ser más consecuentes con la regionalización y marcando hitos que le valieron la opción de ser candidatos al Senado como el fallecido general Luis Danús Covián.

Con la llegada de la democracia en el gobierno de Patricio Aylwin el mando político lo asumió el fallecido periodista Roque Tomás Scarpa, quien permaneció los cuatro años que duró el gobierno de la transición. Luego fue sucedido por Ricardo Salles, ex director regional de la Corfo en el periodo Aylwin, quien ha sido el que permaneció más tiempo en el cargo desde el retorno a la democracia: seis años, el mismo periodo del gobierno de Frei.

Otros intendentes han vivido periodos más cortos, con salidas abruptas o renuncias anunciadas.

Algunos ejercieron con entusiasmo y decididos a dejar el sello, en cambio otros pasaron sin pena ni gloria, pero no exento de cuestionamientos con sus pares políticos de turno o enfrascados en crítica a los medios de comunicaciones cuando éstos solo cumplían con el rol de informar y exponer la voz de las demandas ciudadanas.

 

Mateo Martinic, el impulsor de la Cormag y del poblamiento rural

Entre los años 1964 y 1970 y bajo el gobierno de Eduardo Frei Montalva el abogado e historiador Mateo Martinic Beros se desempeñó como intendente de Magallanes. Durante su gestión le correspondió poner en marcha la Corporación de Magallanes que fue una organización que existió entre los años 1967 y 1973 y marcó un sello de descentralización en la entonces provincia de Magallanes.

Con una ordenada administración de los recursos fue capaz de impulsar un barrio industrial, implementándose cerca de 70 proyectos. Con recursos regionales se construyeron edificios públicos como el de gobierno en José Menéndez y Bories que sería la principal sede de oficinas para la Cormag; el de Aduanas, el de la Red Austral de TVN y se impulsaron los primeros estudios de la costanera.

Mateo Martinic también impulsó el poblamiento rural al amparo de las cooperativas ganaderas y del desarrollo de la Reforma Agraria. También creó el Instituto de la Patagonia con el objetivo de rescatar y cuidar el legado patrimonial del inicio de Magallanes.

 

El intendente derrocado

El profesor Octavio Castro Sáez era el intendente de la provincia de Magallanes cuando ocurrió el golpe militar y fue derrocado del cargo ante la presión de las fuerzas militares que desde temprana hora de aquel 11 de septiembre  estacionó dos unidades blindadas frente al edificio de la intendencia provincial con los cañones apuntando a su fachada.

Nacido en la ciudad de Cauquenes en 1919 se recibió de profesor en 1939 y un año después llegó a trabajar a Puerto Natales donde llegó a ejercer el cargo de alcalde antes de pasar a la historia como el último intendente de la provincia de Magallanes en democracia. Octavio Castro falleció el 8 de marzo de 1980.

 

Encabezó la Junta Autónoma de Magallanes en 1973

El general de Ejército, Manuel Torres de la Cruz, quien era el comandante de la V División de Ejército asumió el mando de la provincia al derrocarse el gobierno democrático del Presidente Salvador Allende. Así se alzó también como el jefe de la llamada junta autónoma de Magallanes en 1973, emulando a la junta militar que se instalaba en Santiago con Augusto Pinochet al mando.

Torres de la Cruz dispuso la intervención de varias industrias, entre ellas la Lanera Austral, como también ordenó los confinamientos de centenares de magallánicos y chilenos venidos de la zona central enviándolos a centros de detenciones como base aérea de Bahía Catalina, estadio Fiscal, Destacamiento Cochrane, Regimiento Pudeto e isla Dawson.

En 1974 asumió en la capital como general inspector del Ejército y falleció en el año 2001.

 

Con el peligro del conflicto

En 1977 asumió como intendente de la Región de Magallanes y Antártica Chilena el recién ascendido general Nilo Floody Buxton, quien ejerció durante dos años el cargo de autoridad regional hasta que en 1979 fue nombrado como director de la entonces Dirección General de Deportes, Digeder.

Floody, fallecido en julio de 2013, debió enfrentar uno de los periodos más difíciles para los magallánicos cuando existía el peligro de un conflicto bélico con Argentina a raíz del diferendo limítrofe por las islas Lennox, Picton y Nueva en el canal Beagle.

Incluso llegó a convocar a los vecinos, especialmente dirigentes de juntas vecinales, a reuniones desarrolladas en el teatro Municipal donde instruyó cómo prepararse para una inminente guerra. Entonces se recomendó cómo hacer una trinchera en forma de L en los patios, abastecerse de alimentos y medicamentos. Incluso se dispuso pintar los techos de los hospitales con una gran cruz de color rojo.

 

Marcado por el puntarenazo

La gestión del general Juan Guillermo Toro Dávila, fallecido en septiembre del año pasado, como intendente de Magallanes entre diciembre de 1981 y diciembre de 1984, estuvo marcado por un hecho inédito para los tiempos de dictadura militar que se vivían al ocurrir la primera protesta política que se realizó en el país ante la presencia del propio general Augusto Pinochet en plena visita presidencial realizada a la zona en febrero de 1984.

El general Toro Dávila estaba en el palco oficial ante el asta monumental de la Plaza de Armas Muñoz Gamero, acompañando al entonces Presidente Augusto Pinochet, cuando comenzaron las manifestaciones en contra desde la vereda del frente. El hecho derivó en enfrentamientos en la esquina de la iglesia Catedral y muchos de los manifestantes opositores ingresaron al patio del principal templo para protegerse, mientras el intendente Toro señalaba que la iglesia estaba detrás de esa manifestación.

 

El general que aspiró llegar al Senado

Entre diciembre de 1984 y diciembre de 1986 fue intendente de la Región de Magallanes el general Luis Danús Covián, quien durante su gestión le tocó promover el asentamiento de nuevos proyectos para la zona como la puesta en marcha de la planta metanol y del astillero en Bahía Catalina que partió en un consorcio internacional entre Asmar y capitales sudafricanos para después pasar a Asmar Magallanes.

Su gestión también pasó a la historia al ser el primer intendente militar en autorizar el desarrollo de una manifestación política en el país y que ocurrió en la tarde del viernes 5 de diciembre de 1986 ante la presencia de connotados dirigentes políticos de la época como el entonces presidente de la DC, Gabriel Valdés y el entonces secretario general del PS, Ricardo Núñez. En la víspera el general Danús expresaba a un matutino capitalino que esperaba que a la oposición “le vaya mal en la concentración”  y defendió el haber autorizado el acto político porque “siempre hay que diferenciar en forma absoluta a la oposición violentista y terrorista de la oposición propiamente tal que tiene otro tipo de soluciones que son pacíficas”.

Luis Danús como oficial ya retirado del Ejército fue candidato de la derecha en las primeras elecciones en 1989 aspirando ser senador por Magallanes, pero perdió ante los candidatos de la oposición como los senadores José Ruiz de Giorgio (DC) y Rolando Calderón (PS).

 

Interactuó con el Papa

A los 84 años de edad en el año 2015 falleció el ex intendente de Magallanes, general Claudio López Silva, quien sucedió al general Luis Danús en diciembre de 1986 al asumir la intendencia regional donde permaneció hasta marzo de 1988.

Se caracterizó por una gestión marcada por demandas como trabajar por la construcción de un nuevo puerto para Punta Arenas y la puesta en marcha del yacimiento carbonífero de Pecket. Era de hablar fuerte y no exento de polémicas con los medios de comunicación, especialmente con La Prensa Austral.

Se caracterizaba por su mascota “Paloma”, una perra de raza collie que caminaba con él e incluso se subía al automóvil oficial de la intendencia. El general Claudio López fue el encargado de recibir y saludar al Papa Juan Pablo II a su arribo en el aeropuerto Presidente Ibáñez en la histórica visita realizada el 4 de abril de 1987.

 

Cerró el ciclo de los militares

El general Alejandro González Samohod, fallecido en 1987, se convirtió en el último intendente del gobierno militar al desempeñarse al frente del gobierno regional entre diciembre de 1989 y marzo de 1990, cuando entregó el cargo al primer intendente tras el regreso de la democracia.

Al asumir en el cargo el general vino acompañado de un equipo de periodista, fotógrafo y camarógrafo, quienes cubrían todas las actividades, pero también era muy cercano a la actividad periodística y le gustaba hablar frecuentemente con los medios.

González Samohod había sido antes intendente de la Región de Atacama y tras dejar la intendencia siguió al mando de la entonces Región Militar Austral y de la V División de Ejército, pero fue abruptamente llamado a retiro en julio de 1990 luego de la publicación de una entrevista por un oficial NN en la edición de El Magallanes, el 8 de julio de 1990, quien expresó críticas abiertas al gobierno y describió la sensación de “hostigamiento” que circulaba en las filas.

Una semana después, el general Augusto Pinochet dispuso que el entonces jefe del Estado Mayor, mayor general Hugo Salas Wenzel, se trasladara a Punta Arenas para reunirse con González, quien tuvo que admitir que conocía anticipadamente el desarrollo de la entrevista, aunque en el seno del gobierno quedó la sensación que el oficial NN era el mismo general Alejandro González.

 

El intendente de la transición

El periodista Roque Tomás Scarpa fue el primer intendente de Magallanes y la Antártica Chilena al regresar la democracia en Chile con un gobierno encabezado por el fallecido Presidente Patricio Aylwin.

Scarpa, quien era co-propietario y director de la radio Presidente Ibáñez, destacó por su sencillez y cercanía con la gente cuando asumió como primera autoridad regional, un aspecto que para la época llamaba la atención considerando los años precedentes marcados por autoridades militares.

El dirigente político de la DC, que fue jefe de la campaña política por el No y que aglutinó a la oposición en torno a la Concertación, se desempeñó en el cargo hasta marzo de 1994 y durante su gestión le correspondió contribuir al diálogo entre los distintos sectores para avanzar en una transición política pacífica. Uno de los episodios de inquietud que le correspondió enfrentar fue el llamado ejercicio de enlace ocurrido en septiembre de 1990 luego que se iniciara una investigación judicial contra el hijo de Pinochet y hubo un llamado de acuartelamiento de militares a lo largo del país. El Ejército desmintió algo parecido y sólo mencionó un ejercicio de enlace.

 

Seis años de gestión y terremoto blanco

El médico veterinario Ricardo Salles asumió en marzo de 1994 como intendente de la región al comenzar el gobierno del Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle. Ha sido el único que ha permanecido los seis años que duró el gobierno como primera autoridad regional tras el regreso de la democracia.

Salles debió enfrentar la emergencia agrícola-ganadera más grande de las últimas décadas con el llamado “terremoto blanco” ocurrido en agosto de 1995. Un frente de mal tiempo que comenzó con fuertes vientos y lluvias en Punta Arenas, fue la antesala de intensas nevadas, viento blanco y bajas temperaturas ocurridas en las zonas rurales desde el 12 de agosto lo que derivó en que ocurriera una masiva mortandad de la masa ovina luego que muchos ganaderos no alcanzaron a poner a sus animales en sectores más protegidos. La acumulación de nieve que superaba los dos metros de altura obligó a un despliegue con apoyo de las Fuerzas Armadas para distribuir pellets y fardos de pasto a las masas ganaderas, como también acudir con alimentos para muchos pobladores aislados en sectores rurales.

Impulsó el Proyecto Región, la primera carta de navegación que apostaba a diversificar la matriz productiva y energética de la región, como también le tocó enfrentar una manifestación política de la oposición mientras permanecía al interior del Hotel José Nogueira con la visita del Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle, quien posteriormente protagonizaría un nuevo abrazo del estrecho con el entonces Presidente de Argentina, Carlos Menem.

 

La primera intendenta mujer

Nelda Panicucci Bianchi, fallecida en abril de 2008, quien había destacado como regidora antes del golpe militar, fue intendenta de la región entre marzo de 2000 y julio de 2001 en pleno inicio del gobierno de Ricardo Lagos.

Pasó a la historia como la primera mujer en asumir en el cargo de primera autoridad regional tras el regreso de la democracia, pero también por haber sido cesada en el cargo abruptamente sin siquiera ser llamada a Santiago y cuando andaba en visita en terreno en el sector norte de Punta Arenas. Antes que fuera notificada oficialmente de su petición de renuncia trascendió desde Santiago que dejaba de ser la intendenta de Magallanes y al llegar a la torre de gobierno, en calle Bories y José Menéndez, quien fuera también alcaldesa de Punta Arenas entre los años 1996 y 2000, se mostraba sorprendida por su salida luego que le avisara el entonces ministro del Interior, José Miguel Insulza.

Su vocación de servicio público determinó que ella renunciara al cargo de alcaldesa cuando recibió el llamado del electo Presidente Ricardo Lagos para que asumiera en el cargo, aunque no pudo completar su periodo.

 

De Gobernador a Intendente

Entre abril de 2003 y el 11 de marzo de 2006, cuando Ricardo Lagos entregaba la banda presidencial a Michelle Bachelet, la intendencia de Magallanes fue encabezada por Jaime Jelincic, quien debió renunciar al cargo de gobernador de la provincia de Magallanes para asumir como la primera autoridad regional luego de la salida del ex intendente Raúl Hein Bozic, quien había reemplazado a Nelda Panicucci.

Jaime Jelincic fue llamado en esos tiempos el “bombero” por su capacidad para atender las demandas sociales y demostrar “muñequeo” político para saber salir de las situaciones más complicadas como fue el bloqueo de la ruta norte que protagonizaron los pescadores artesanales.

Jelincic desarrolló su gestión con la firme convicción de levantar el proyecto del nuevo hospital clínico de Magallanes cuando en ese entonces la secretaria regional ministerial de Salud era Lidia Amarales y el director del Servicio de Salud era Jorge Flies. Al finalizar su gestión dejó encaminado el proyecto cuya construcción se selló durante el gobierno de Michelle Bachelet, quien había sido ministra de Salud en la administración Lagos.

 

En la lucha del 4% y el proceso Zona Franca

La demócrata cristiana Eugenia Mancilla Macías fue la primera intendenta de Magallanes al comenzar el gobierno de Michelle Bachelet, pero solamente alcanzó a permanecer dos años en el cargo ya ocupando el despacho del remozado palacio de gobierno regional ubicado frente a la Plaza de Armas Muñoz Gamero.

El trabajo de Eugenia Mancilla estuvo marcado por el fallido proceso de licitación de concesión para suscribir un nuevo contrato para una nueva administración de la Zona Franca de Punta Arenas.

Igualmente gestionó el reconocimiento del pago del bono compensatorio de 4% para beneficiarios de la
desaparecida caja de empleados particulares, quienes demandaban una deuda histórica por descuentos hechos a sus salarios. En su gestión se logró un pago parcial a beneficiarios, pero para justificar el pago se implementaron programas de talleres de capacitación para los jubilados con cursos en conocimientos de computación.

 

La crisis del gas precipitó su salida

La empresaria turística Liliana Kusanovic se convirtió en la primera intendenta de Magallanes con la asunción del primer gobierno de la derecha tras largos años de dominio concertacionista.

Fue en marzo de 2010 que asumió en el cargo en medio de un inicio de gobierno de Sebastián Piñera marcado por el terremoto que había sacudido a la zona centro sur de Chile el 27 de febrero de 2010.

La gestión de Liliana Kusanovic no estuvo exenta de la polémica al no saber anticiparse a la crisis que se desencadenaría con el intento de su gobierno por no seguir suplementando el diferencial y mantener la tarifa del gas natural a la población de Magallanes a un precio razonable.

Liliana Kusanovic enfrentó por más de dos semanas la hasta entonces mayor manifestación ciudadana que cerró los accesos a la región en plena temporada turística en enero de 2011. Debió salir por medidas alternativas para evitar el enfrentamiento con la gente cuando se debatían las negociaciones y el obispo de Punta Arenas, Bernardo Bastres, mediaba para una solución.

En abril de 2011 Liliana Kusanovic dejó el cargo cuando ya no contaba con el apoyo político de su gobierno.

 

El intendente del aluvión y gran incendio forestal

Un año y cuatro meses se desempeñó como intendente de Magallanes, el ex candidato al Congreso de la Udi, Arturo Storaker, quien debió enfrentar una gestión marcada por dos grandes emergencias y que terminaron pasándole la cuenta por cuestionamientos y malos procesos administrativos.

Asumió en abril de 2011 para suceder a Liliana Kusanovic y el 27 de diciembre del mismo año enfrentaba el inicio del último gran incendio forestal ocurrido en el parque Torres del Paine que consumió 17 mil hectáreas y fue extinguido recién a mediados de febrero de 2012.

Storaker debió constituirse junto al Centro Operativo de Emergencias, Coe, en la administración de la Conaf en el parque Torres del Paine y prácticamente pasó el Año Nuevo coordinando las acciones de ayuda para combatir el fuego y que además de movilizar brigadas forestales desde otras regiones del país, también llegaron apoyos desde Argentina y de Uruguay.

Apenas se había extinguido el incendio forestal, el 12 de marzo de 2012 se produjo un gran aluvión luego de la crecida del río de las Minas en Punta Arenas, inundándose la zona céntrica y barrio Croata de Punta Arenas. La emergencia sanitaria dejó poco más de cinco mil damnificados.

Artuero Storaker dejó el cargo en agosto de 2012 en medio de una denuncia por desorden administrativo que derivó en una denuncia judicial que le obligó a ser formalizado en 2015 por supuesto fraude al fisco.

 

El intendente con el millonario plan

El 11 de marzo de 2014 mientras en Santiago asumía la Presidencia Michelle Bachelet, en Magallanes lo hacía el ahora gobernador regional, Jorge Flies. Completó su gestión hasta el término del gobierno en marzo de 2018.

Su desempeño estuvo marcado por la inédita definición del gobierno con el Plan Especial de Desarrollo para Zonas Extremas que se implementó para las regiones de Arica, Aisén y Magallanes, más la provincia de Palena.

Por primera vez una Jefe de Estado avaló el desarrollo de un programa de proyectos con financiamiento directo y la firma presidencial sin la necesidad de evaluar la rentabilidad de cada iniciativa, pero con una visión de atender necesidades de zonas extremas.

Así Magallanes priorizó el desarrollo de 37 iniciativas con proyectos que aún se ejecutan como la pavimentación de las rutas en la isla Tierra del Fuego, obras viales y la construcción del muelle multipropósito en Puerto Williams; estudios de factibilidad para el Centro Antártico Internacional y la transformación de la ex cárcel pública en Biblioteca y Archivo Regional.

 

Matheson viajó a gestionar recursos y regresó renunciado

Cuatro meses alcanzó a estar en el cargo de intendente de Magallanes y Antártica Chilena, el arquitecto magallánico Christian Matheson, quien se había eregido como la primera autoridad regional de la segunda administración de Sebastián Piñera.

A semanas de iniciar su gestión sometió a revisión procesos de licitaciones y adjudicaciones de proyectos promovidos por el gobierno de Bachelet. Visitó las instalaciones del ex hospìtal regional y anunció que sería reformulado el proyecto y proponía demoler la parte más antigua y con una inversión que no superara los $15 mil millones.

A comienzos de julio viajó a Santiago para reunirse con ministros en el marco de la definición del presupuesto regional. Sin embargo, un llamado a reunirse con el entonces ministro del Interior, Andrés Chadwick, fue informado que el gobierno le pedía la renuncia.

Su regreso como un ciudadano más fue motivo de una recepción que le brindaron amigos y adherentes a su gestión, lo que incluso abrió su apetito político convocándolo como candidato a gobernador regional en las pasadas elecciones de mayo último.

 

Sacudido por el estallido social y la pandemia

El ganadero José Fernández Dübrock asumió en febrero de 2019 como intendente de Magallanes en reemplazo de la ex intendenta María Teresa Castañón. El entonces secretario regional ministerial de Agricultura, debió asumir para marcar un nuevo liderazgo y posicionar el mensaje del gobierno de Piñera.

Sin embargo, su gestión estuvo marcada por el estallido social que comenzó con sucesivas protestas y desde marzo del año pasado por la emergencia sanitaria por la aparición del Covid-19.

Fernández dejó el cargo en septiembre del año pasado cuando prácticamente no tenía comunicación con el gobierno central y estaba molesto por una cuarentena que decretó el nivel central a fines de julio y que se extendió hasta comienzos de diciembre cuando el mismo intendente trabajaba por la reactivación de diversos sectores productivos.