Necrológicas
  • Héctor Hugo Pérez Ojeda
  • Rubén Barrientos Figueroa
  • Luis Alberto Bórquez Sánchez

Demandas por servicios de astillero copan segundo semestre la disponibilidad de Asmar Magallanes

Por La Prensa Austral Sábado 24 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
1,827
Visitas

– Se proyecta repunte cercano al 40% con respecto al movimiento registrado en la segunda parte del año pasado.

La proa del Stella Australis, uno de los buques turísticos de Cruceros Australis mira hacia el sur. El imponente barco de casco azul, varado hace poco más de un año sobre el riel del astillero de Asmar Magallanes, que parece querer entrar a la Costanera en el sector de Bahía Catalina, refleja cuánto marcó la pandemia en la actividad turística y como repercutió en la actividad del tradicional varadero presente en ese sector desde el año 1986 cuando recibió a su primera nave, un barco pesquero de Corea del Sur.

Curiosamente el Covid-19 alejó este año a los pesqueros surcoreanos, que operan en el Atlántico sur y que son clientes permanentes del astillero magallánico, repercutiendo incluso en una baja de 40% del segmento de clientes internacionales.

Así lo estimó el administrador de Astilleros y Maestranzas de la Armada en Magallanes, capitán de navío Gonzalo Mitrovich, quien ahora mira con optimismo un segundo semestre que muestra también un repunte de 40% y con un alza notable en la demanda de servicios que prácticamente ya tiene copado los espacios del varadero para lo que resta del año.

Durante las operaciones anuales de Asmar Magallanes hay tres segmentos de usuarios: los buques de la Armada, los barcos nacionales y los buques internacionales.

Mitrovich precisó que la institución naval mantuvo la demanda de servicios de mantenimiento y reparaciones considerando que las operaciones de sus unidades se han mantenido en todo este tiempo más aún en el contexto de emergencia sanitaria en el país y que han debido apoyar a sectores aislados.

Sin embargo, en el área de los barcos nacionales donde figuran naves pesqueras y de turismo notaron el impacto de manera importante, principalmente en el ámbito turístico porque la irrupción de la pandemia en el planeta anticipó el término de la temporada turística a comienzos de 2020 y no hubo turismo en el verano pasado. Así los buques quedaron sin operar y no hubo reparaciones. Prueba de ello es la presencia en el mismo varadero de uno de ellos: el Stella Australis.

El administrador de Asmar Magallanes reconoció que sí hubo servicios de reparaciones y mantenimiento a las barcazas privadas que realizan los servicios de conectividad local, mientras que otra baja se reflejó en que no hubo demanda de servicios por los pesqueros nacionales.

“El mayor impacto lo tuvimos en el mercado internacional. Todos los buques extranjeros que operan especialmente en el área de las Malvinas-Falkland, esos clientes bajaron considerablemente, producto de la pandemia”, explicó Gonzalo Mitrovich.

Incluso recordó un episodio ocurrido en el inicio de la pandemia en Magallanes en abril pasado y que afectó a un pesquero surcoreano que permanecía varado en el astillero, el cual demoró en salir porque se desconocía como evolucionaría la pandemia y se suspendieron las faenas por dos semanas en el astillero. “Se fueron molestos y este año que estaban programados no vinieron, optando por hacer mantenimientos en Corea del Sur”, afirmó.

Además, hay otros buques extranjeros que aplazaron su venida a Punta Arenas para el próximo año a la espera que las condiciones sanitarias sean mejores. “En general el mayor impacto lo tuvimos con los buques internacionales, pesqueros que operan en el Atlántico sur”, acotó.

Asimismo, el escenario del reciente semestre se mantuvo en igual condición del año pasado, con poca actividad, reflejándose la baja de 40% en la presencia de cliente internacional, aunque hubo un leve repunte positivo de 10% en la demanda de servicios de naves nacionales.

Mitrovich precisó que en año normal en un primer semestre suben unos 30 buques al varadero y este año hubo 15 naves.

“La baja actividad nos golpeó muy fuerte en los primeros cuatro meses donde no hubo buques, salvo unas barcazas de conectividad. Generalmente en el primer semestre vienen los pesqueros internacionales que operan en el Atlántico porque hacen su operación a fin de año y vienen entre enero y abril a realizar sus operaciones”, explicó el administrador de Asmar Magallanes.

Mayor demanda

Al revisar como se prevé este segundo semestre del año, el capitán de navío Gonzalo Mitrovich, anticipó que se ve mejor: “Todo el semestre ya lo tenemos reservado. Estamos con alta demanda y esperamos un repunte de 30 a 40% con respecto a lo registrado en el segundo semestre del año pasado”.

Explicó que en el segundo semestre de 2020 estuvo bajo en relación a un año normal por la pandemia, pero como ya se ha ido normalizando un poco, los buques que debían venir en el primer semestre reservaron la estadía en el dique para el segundo.

“Todo lo que no tuvimos de movimiento en el primer semestre se está concentrando para este segundo semestre. En año normal en segundo semestre ingresan unas 40 naves, el año pasado en segundo semestre tuvimos unas 20 naves, en cambio para este periodo se esperan unas 30 a 40 naves”, recalcó.

Actualmente se ocupan 200 trabajadores, 50% de ellos empleos directos y el resto indirecto. Para este semestre proyectan aumentar a 230 o 240 los empleos.