Necrológicas
  • Héctor Hugo Pérez Ojeda
  • Rubén Barrientos Figueroa
  • Luis Alberto Bórquez Sánchez

Cámara de Turismo de Ultima Esperanza: “Es el momento de despojarnos de los miedos y recibir a los turistas extranjeros”

Por La Prensa Austral Lunes 9 de Agosto del 2021

Compartir esta noticia
397
Visitas

Gremio considera que septiembre es el mes “crucial” para iniciar la reactivación turística.

Septiembre se visualiza como el mes para iniciar la reactivación turística de Magallanes de acuerdo a la Cámara de Turismo de Ultima Esperanza, que llamó a “despojarse de los miedos. Es el momento de recibir turistas extranjeros y permitir en forma paulatina la apertura de fronteras seguras, es hora de abrir las empresas, es la instancia para recuperar los empleos. Es temporada de turismo en Magallanes” indicaron.

En un comunicado de prensa, el organismo gremial se refirió al daño que provoca la falta de turistas extranjeros y la incertidumbre que vive el turismo en Magallanes.

Expresaron que producto de la crisis sanitaria y sus impactos en la economía, los diferentes gremios del sector turismo de la región han manifestado su preocupación por las pérdidas de las micro, pequeñas y medianas empresas y cómo el cierre de éstas perjudica a la empleabilidad regional.

Acotaron que en los últimos 17 meses ha sufrido el embate de la pandemia transitando por mermas y endeudamientos. Sin embargo, en esta temporada 2021-2022 que se avecina visualizan “una luz de tregua con miras hacia el inicio de una leve recuperación económica gracias al favorable escenario sanitario regional”.

Turistas extranjeros

Informaron que una buena parte de las empresas turísticas regionales trabajan en un 100% con demanda internacional, por tanto, no han tenido ventas en más de un año y medio y se han gastado, durante este periodo, todos los ahorros empresariales y probablemente los ahorros personales para mantener en alguna medida a sus colaboradores y poder cumplir con los gastos y compromisos asumidos con anterioridad a la crisis sanitaria. Además, muchas empresas y personas naturales han tenido que acudir a la banca en búsqueda de financiamiento para soportar el impacto negativo de este largo periodo sin ingresos.

Sin embargo, “estas empresas de turismo están atadas de manos, se encuentran imposibilitadas en la recuperación y no pueden prepararse ante una posible nueva temporada turística con demanda internacional por la incertidumbre de la apertura de fronteras que si no es anunciada con tiempo no permitirá contratar personas, ya que, si las contratan y después no se permite el ingreso de turistas extranjeros, las empresas tendrán que pagar finiquitos y no tienen el dinero para aquello”.

Añadieron que “no tener una visión clara de apertura de frontera es arriesgado incluso para los viajeros, ya que no podrán tener el tiempo suficiente para decidirse por Chile y por Magallanes como su próximo destino de vacaciones”. Por ello la posible apertura de fronteras se debe anunciar con mucha anticipación, tomando en cuenta que los turistas de larga distancia reservan con varios meses antes del inicio de su viaje para evitar el alza de precios por compras de vuelos de último momento.

El turismo – indicaron- dejó de ser una actividad productiva más en Magallanes, por su aporte del 12% al Pib regional y los casi 7.500 puestos de trabajo que entrega.

El actual escenario abre una serie de interrogantes, entre ellas cómo se ven afectados hoy los negocios complementarios de la actividad turística que no tienen donde ofrecer sus servicios. También en que medida se ve perjudicado el taxista que renovó su máquina para entregar un mejor servicio, o a los horticultores que ofrecían sus productos a los restaurantes y hoteles. Además, se preguntaron cómo esta situación afectaba a los diseñadores y expertos en marketing; a los trabajadores de las panaderías que tenían una mayor demanda con la llegada de turistas o a los estudiantes que apostaron por una formación académica en turismo y que hoy ven truncado su futuro profesional y laboral.

Añadieron que por otra parte otros destinos turísticos en el mundo, incluso los ya consolidados, han realizado esfuerzos por impulsar la actividad turística. Sus campañas de promoción son conocidas por los chilenos, muchos de los cuales salen del país a disfrutar de estos atractivos para luego retornar a Chile.

Sobre este punto preguntaron: “¿No les parece paradójico la dicotomía a la se enfrenta el sector turismo de Magallanes? Con ironía, ¿podríamos decir que esto es un apoyo al turismo nacional que acaba de recibir un millón de pesos con el bono alivio después de 17 meses de estar cerrados? Opine usted desde la necesidad y endeudamiento en aumento a la que se ven expuestos los magallánicos”.

Añadieron: “El miedo no nos puede paralizar, sabemos cuáles son los riesgos, el escenario sigue lleno de incertidumbres, pero los magallánicos hemos dado duras batallas que nos han fortalecido, una de esas batallas fue el adverso escenario sanitario que tuvimos en un momento pero que hoy podemos decir con orgullo que somos la única región del país con todas sus comunas en fase 4, con más del 90% de la población objetivo vacunada y con empresas de turismo que cuentan con una preparación de alta exigencia en protocolos que dan garantía de seguridad Covid”.

La Cámara de Turismo de Ultima Esperanza indicó que “la comuna de Torres del Paine se encuentra en fase 4 desde el 22 de febrero del 2021, ya han pasado cinco meses y la reactivación turística toma una pendiente más pronunciada. El motor del sector turismo regional se encuentra sin recibir visitantes y las empresas que dan trabajo a muchos magallánicos están cerradas”.

Por otra parte, en Punta Arenas y Puerto Natales se realizan campañas para atraer a los turistas intrarregionales y nacionales, ofreciendo tarifas rebajadas para magallánicos y descuentos por compras anticipadas para los turistas nacionales. Pese a ello, “las excursiones se están realizando con un mínimo de personas que llegan a estas comunas permitiendo la insipiente apertura de empresas de alojamiento y gastronomía que logran con suerte cubrir los costos, trabajando con un 30% de su capacidad productiva y que no logran aumentar la contratación de personal y acercarse a la normalidad en este aspecto porque la demanda sigue siendo insuficiente”.