Necrológicas
  • Humberto Faustino Mayorga Ovalle
  • Héctor Hugo Pérez Ojeda
A los 98 años de edad

Muere Roderick Matheson Rayment, destacado masón y hombre público

Por La Prensa Austral Sábado 14 de Agosto del 2021

Compartir esta noticia
179
Visitas

Uno de sus grandes logros fueron sus más de 75 años de trabajo masónico ininterrumpidos, con asistencia completa, exceptuando este periodo de confinamiento por la pandemia.

Este viernes y a la edad de 98 años, dejó de existir en Punta Arenas el destacado vecino magallánico, ejecutivo bancario de larga trayectoria, ex cónsul del Reino Unido y ex decano del Cuerpo Consular de Magallanes, Roderick Guillermo Matheson Rayment.

Matheson, quien enviudó hace algunos años de Josefina Villán, es padre del ingeniero comercial Jaime y del arquitecto y ex intendente de Magallanes, Christian, además deja a nueve nietos y tres bisnietos.

Sus restos son velados en los salones de la Sociedad de Instrucción Popular, en Avenida Colón 956, y sus funerales tendrán lugar a las 16 horas de hoy, partiendo el cortejo hacia el Cementerio Municipal.

En su trayectoria destacó como ejecutivo bancario habiendo ocupado los más altos cargos al retirarse de la vida laboral. Sus inicios fueron en el Banco Anglo Sudamericano Limitada donde permaneció 42 años. En 1965, siendo contador del Banco Londres y América del Sud Limitada entidad sucesora del Banco Anglo Sudamericano Ltd., fue distinguido con una pasantía de seis meses en la casa matriz en Londres. A su regreso a Chile, en diciembre de ese año, asumió la subgerencia de la oficina central en Santiago y en mayo de 1967, asumió la gerencia regional en Punta Arenas, cargo que ejerció hasta su retiro en el año 1981, cuando la entidad era conocida como Banco O’Higgins. En 1977 como máximo ejecutivo del O’Higgins le correspondió jugar un rol protagónico en la formación y puesta en marcha de la Zona Franca de Punta Arenas. También fue presidente de la Corporación Industrial para el Desarrollo Regional Magallanes, cónsul de Gran Bretaña, cónsul de los Países Bajos, director del Club de Golf, director y tesorero del Club Inglés, director de la Corporación Británica de Punta Arenas, institución administradora del colegio The British School.

Además, por varios años fue decano del Cuerpo Consular de Magallanes, siendo también un antiguo miembro de la logia masónica de Chile durante 75 años.

Su última entrevista la concedió en abril de este año al departamento de Comunicaciones de la Gran Logia de Chile y publicado en su sitio web, donde afirmó que la “Masonería me ha dado todo y ha resultado ser lo que siempre pensé: una institución seria donde los amigos son realmente amigos. No he dejado de ir nunca a la Logia excepto ahora en que estoy algo impedido por la pandemia y también por mi salud”.

“Soy gringo y como gringo he querido conservar mi lengua en la Logia a la que ingresé en 1944, a pocos años que se creara. La Masonería inglesa empezó en Punta Arenas en  1937 o 38 y yo ingresé el 44. Tenía sólo 21 años, la edad mínima para ser miembro de la Orden. No he tenido otra casa y allí he encontrado todo. La Logia es el lugar donde verdaderamente se practica la solidaridad y la fraternidad”, señala Matheson.

Confiesa que se casó con una chilena, Josefina, su entrañable “Pepita”, compañera de ruta durante 65 años quien fue parte de la Asociación de Mujeres Laicas hasta que falleció hace unos años. Fue el impulsor para que su padre y sus tíos ingresaran a la Orden después que él lo hiciera. Tenaz en su quehacer, ha detentado varios cargos y recibido  reconocimientos de alto nivel. Nada de eso le quita el sueño. Su gran preocupación es  que su Logia no pierda el idioma inglés, un legado que no está dispuesto a transar. A través de la conversación, lo deja en claro, una y otra vez. Es la única donde la exigencia es que sus miembros hablen inglés.

Fue Venerable Maestro en cinco periodos distintos (1964, 1976, 1980, 1985 y 1989). Además, ocupó distintos cargos en su Logia: secretario, primer y segundo vigilante, y electo tesorero varias veces. Fue parte del Tribunal de Honor.

“Tengo 98 años y sigo perseverando, sigo perfeccionándome en lograr ser un hombre fraterno y solidario. Extraño no estar con mis Hermanos. Una palabra, un diálogo fraterno vale miles de premios”, finaliza la entrevista concedida a la Gran Logia, donde subrayó que su larga carrera bancaria de 42 años, sólo fue interrumpida para cumplir con su servicio militar obligatorio, en 1941, en el Regimiento Pudeto de Punta Arenas.