Necrológicas
  • Héctor Hugo Pérez Ojeda
  • Rubén Barrientos Figueroa
  • Luis Alberto Bórquez Sánchez
Tras encuentro realizado en el Rachel Carson Center en Munich

Fortalecerán colaboración desde Alemania con futuro Centro Cabo de Hornos de Puerto Williams

Por La Prensa Austral Miércoles 18 de Agosto del 2021

Compartir esta noticia
304
Visitas

Taller permitió profundizar la asociación internacional entre académicos y otros socios, en una red más amplia de Alemania y Chile cuyo objetivo es la investigación, la educación y la conservación biocultural que considera la sustentabilidad social, económica y ambiental.

Chile a lo largo de su geografía es un gran laboratorio natural, especialmente en sus extremos norte y sur. En el desierto de Atacama, la astronomía mundial realiza más del 50% de las observaciones al macro-cosmos a través de los telescopios en los cielos más claros del planeta; mientras en la Reserva de la Biósfera Cabo de Hornos, la biología y las humanidades han forjado una lupa biocultural para explorar el micro-cosmos de los bosques en miniatura y su biodiversidad.

El valor del trabajo transdisciplinario de las ciencias y las humanidades fue destacado en el reciente encuentro realizado en el Rachel Carson Center (RCC), en Munich, Alemania, donde los participantes conocieron del trabajo desplegado por los observatorios astronómicos en el desierto de Atacama y como el nuevo Centro Internacional Subantártico Cabo de Hornos (Chic), que será inaugurado en 2022, emerge como la principal plataforma para la investigación de la ecología más pequeña reflejada en los musgos, líquenes, hongos, insectos y otras especies que se despliegan en la zona subantártica, en Puerto Williams, isla Navarino, combinando ciencias, artes y humanidades.

Este encuentro permitió profundizar la asociación internacional entre académicos y otros socios, en una red más amplia de Alemania y Chile cuyo objetivo es la investigación, la educación y la conservación biocultural que considera la sustentabilidad social, económica y ambiental. Así se conoció internacionalmente la importancia que adquiere el Centro Cabo de Hornos al amparo del nuevo Programa de Laboratorios Naturales de la Agencia Chilena de Ciencia y Desarrollo (Anid), que identificó a los observatorios astronómicos y al Chic como iniciativas pioneras que pueden escalar y replicarse incluso en otras regiones de Chile y el mundo.

El taller fue encabezado por el director del RCC, Christof Mauch; el Cónsul General de Chile en Munich, Matías Undurraga; Ricardo Rozzi, académico de la Universidad de North Texas de Estados Unidos y de la Universidad de Magallanes; Xavier Barcons, director general del Observatorio Europeo Austral (Eso), Munich, entre otros.

Christof Mauch, director del RCC, destacó que “en los últimos años, a través del cambio climático y la epidemia mundial, hemos aprendido que es extremadamente importante pensar lo micro junto con lo macro. Los virus no conocen fronteras, operan globalmente, tanto en animales como en humanos. Además, hoy entendemos que los humanos en realidad están hechos de ‘polvo de estrellas’: nuestra galaxia tiene aproximadamente el 97% del mismo tipo de átomos que nuestro cuerpo humano”.

Agregó que moverse entre lo microscópico y lo macroscópico ayuda a tener una visión integral y dinámica del mundo como un sistema orgánico complejo.

El cónsul de Chile en Munich, Matías Undurraga, destacó que el cambio climático está ocurriendo y que los efectos están a la vista. “Los estudios que se hacen de los pequeños insectos, del microcosmos y como afecta nada más la variación de un grado o medio grado en eso, es algo de importancia mundial y muy relevante en este momento”, afirmó.

El académico de la Umag Ricardo Rozzi destacó que luego de este taller sobre colaboraciones entre Alemania y la Unión Europea con los laboratorios naturales de zonas extremas de Chile “hemos iniciado una alianza entre la Eso y sus telescopios en el desierto de Atacama y el Centro Subantártico Cabo de Hornos con sus lupas, para observar la diversidad de organismos pequeños y la colaboración con el Rachel Carson Center en Munich para forjar relatos que den una orientación biocultural que contribuya a cohabitar sustentablemente en la biósfera. La colaboración internacional y abordar múltiples escalas es fundamental para hacer frente al Estado de Emergencia Climática”.