Necrológicas
  • Rosa Elena Sánchez Hernández
  • Marcela Coñocar
Su hermana Rocío le donará un órgano en vida

Magallánica necesita 20 donantes para poder someterse a un trasplante hepático 

Por La Prensa Austral Domingo 19 de Septiembre del 2021

Compartir esta noticia
4,021
Visitas

Bárbara Paredes sufre de hepatitis autoinmune con cirrosis hepática y necesita urgente un trasplante de hígado.

“Ya no recuerdo cómo era vivir sin estar enferma”, revela Bárbara Paredes González, quien tiene hepatitis autoinmune con cirrosis hepática y necesita urgente un trasplante de hígado. Es por ello, que su hermana Rocío decidió donarle en vida un órgano. Sin embargo, a esta madre de 34 años, y a su familia, aún le queda una gran batalla y es que deben conseguir más de 20 donantes de sangre, para poder realizar el procedimiento, donativos que además deben entregarse en el Hospital Clínico de la Universidad Católica.

La enfermedad de Bárbara comenzó a los 14 años. Partió sintomática y en un comienzo se pensó que era una hepatitis convencional. Ella sospecha que pudo haber comido algo que le hizo mal, además que venía llegando de vacaciones. Es por ello que sus primeros tratamientos fueron para la hepatitis tipo A, sin embargo su condición fue empeorando.

Su médico tratante, Stanko Karelovic pensaba que podía ser algo más y la derivó a la Clínica Las Condes en Santiago, donde fue diagnosticada con hepatitis autoinmune y comenzó con el tratamiento, que incluía inmunosupresores, y estuvo en tratamiento hasta los 24 años. “Fui diagnosticada a los 14 años, entonces he estado enferma toda la vida y ya no recuerdo lo que es vivir sin tener una enfermedad”, reconoce Bárbara, quien recuerda que estuvo muy mal, comenzó a ponerse amarilla, con vómitos, mucha fatiga y cansancio.

Bárbara Paredes advierte que cumpliendo con el tratamiento, se puede convivir con esta enfermedad y vivir bien por muchos años. “Hasta que tienes un periodo agudo, en que te notas más amarilla en la cara y en los ojos, que es uno de los síntomas más evidenciables. En mi caso, con el grado de enfermedad hepática y el daño, me han pasado otras cosas, que se han ido acentuando con el tiempo, como trastornos del sueño, problemas renales y hemorragias digestivas. Pero, en estos dos años he empeorado más que en todo el resto de la vida”, lamentó.

Intuye que esto puede deberse a su edad, ya que le dijeron que a medida que sumado años, sus crisis irán empeorando, es decir, sus etapas agudas se alargarán, agravando su estado y con menos posibilidades de recuperarse. Es la razón por la que este año ha pasado mucho tiempo con licencia, en reposo e incluso hospitalizada en cuidados intensivos. Además, le han hecho más de cinco paracentesis, es decir, extracción de  líquido del abdomen.

Hace tres semanas vivió su última hospitalización en cuidados intensivos, al salir tuvo ascitis (acumulaciones de líquidos) habituales en pacientes con problemas hepáticos y cirrosis. Le hicieron un drenaje y le sacaron más de cinco litros y medio.

“Así en estos dos periodos de agudización he visto limitada mi calidad de vida, al punto que no es posible seguir viviendo así. No es sólo una percepción mía, en los dos últimos años me tuve que internar más de un mes en cuidados intensivos. En Chile no te trasplantas cuando quieres, tienes que cumplir ciertos criterios, estos dos periodos de agudización me llevaron a un estado de gravedad tal, que me dieron la opción de trasplantar con un donante vivo. Lo que se busca es un equilibrio, porque tienes que estar bien para soportar la cirugía y el post operatorio, pero se trasplanta una parte del órgano y no el órgano completo, por lo que tienes que estar enfermo para que sea necesario el transplante”, explicó Bárbara sobre el proceso.

La otra opción es esperar agravarse hasta ser prioridad nacional en las listas de espera nacional y que aparezca un donante cadáver, pero es un riesgo porque el donante puede no llegar. El 40% de los pacientes muere en la lista de espera. Bárbara es parte de esa lista nacional de personas que esperan por un órgano, pero no está priorizada, frente a ello se buscó la posibilidad de donante en vida.

Se requieren donantes
con urgencia

Bárbara Paredes requiere con suma urgencia donantes de sangre, porque pese a que han compartido publicaciones en redes sociales, no han podido llegar al mínimo que se requiere. Ella se encuentra en Punta Arenas y para viajar se deben reunir los donantes en Santiago y así concretar el trasplante. La situación puede agravarse, porque si no se realiza el trasplante podría producirse una falla sistémica en la paciente.

“Todos los donantes tienen que estar listos previo a la cirugía que es el 29 de septiembre, pero si no llego a la cantidad mínima de donantes que son 20 me suspenden la cirugía. Pero, ojalá que fueran un poco más porque si hay alguna complicación y tuviera que entrar de nuevo a pabellón por cualquier motivo, me van a solicitar sangre de nuevo. Entonces hay que tener un refuerzo y por eso es nuestra preocupación”, afirmó.

Para poder donar sangre, se debe agendar una hora en www.ucchristus.cl dirigido a la operación transplante de hígado de Bárbara Paredes Gutiérrez, en el Banco de Sangre del Hospital de la Universidad Católica, ubicado en Marcoleta 367, Santiago.