Necrológicas

– Ramón Alberto Carrasco Fuentealba

– Víctor Hugo Puchi Acuña

– Fernando Omar Urrutia Bórquez

Imponen una de las penas más elevadas para agresor de su ex pareja: 10 años de cárcel efectiva

Miércoles 10 de Noviembre del 2021
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
282
Visitas

Una de las penas más elevadas por agresión y desacato sufridas por una mujer, en contexto de violencia intrafamiliar, dictó ayer el Tribunal Oral en lo Penal de Punta Arenas.

La víctima soportó por mucho tiempo los malos tratos de C.A.L.A., hasta que la fiscal Romina Moscoso logró llevarlo a juicio y probar la culpabilidad del hombre.

La víctima declaró en este proceso indicando que “la relación de pareja en un principio fue buena, después vinieron los problemas por la situación de calle, el trago y peleas típicas”.

Al hombre lo conoció en la hospedería del Hogar de Cristo y después andaban en la calle, en paraderos, hasta que llegaron a unas parcelas, la primera en Los Flamencos.

Generalmente las peleas eran por celos. Discutían y él la golpeaba. “Esto pasaba casi siempre”. En una ocasión estaban compartiendo y le rompió una pierna. Ella trató de defenderse y la golpeó con puños en el rostro.

Del hospital salió enyesada y apoyada de un “burrito” que usó por espacio de dos meses.

De ahí fue derivada a la casa de acogida de la mujer en Puerto Natales. Cuando regresó a Punta Arenas, volvió a la calle.

Después de tres meses se fueron a vivir a otra parcela de la capital de Ultima Esperanza. Dormían en el hospital y una vecina que los vio en situación de calle les dijo que se fueran a ese lugar. Había un grupo que les daba comida, los ayudaron con un colchón y una carpa. La última vez que la golpeó, les pidió ayuda a esas personas para que la llevaran al hospital. En aquella ocasión, le propinó golpes de puño, trató de escapar, pero él la alcanzó, andaba en pijama, la arrastró y le quebró una radio en la cabeza. A él lo llevaron detenido y ella, por segunda vez, fue ingresada a la casa de acogida de Natales.

Luego ambos volvieron a Punta Arenas. Volvieron a convivir juntos en una parcela de calle Los Flamencos.

La mujer declaró que su pareja siempre la golpeaba en el rostro.

Actualmente ella no vive en Punta Arenas, viajó a Chiloé el 14 de junio de este año. Reconoció que ambos consumían alcohol. Ella estuvo en tratamiento psiquiátrico por depresión, con intento de suicidio.

Luego del último episodio ocurrido el 18 de septiembre de 2020, a él lo enviaron a la cárcel y ella siguió viviendo en Punta Arenas en un albergue.

Declaró ante los jueces tener tres hijos de padres diferentes, dos de ellos estuvieron preso y ahora uno recobró su libertad.

La primera casa que ocuparon estaba ubicada en una parcela y la segunda en un galpón que se “tomaron” porque estaba desocupado.

En la sentencia dada a conocer ayer el autor fue condenado a 5 años de presidio por el delito de desacato. Recibió dos penas, de 300 días cada una, por dos delitos de lesiones menos graves. Y por cometer lesiones graves se le impuso una pena de 4 años y un día. En total, suman más de 10 años de cárcel efectiva.