Necrológicas

En la encrucijada

Por Emilio Boccazzi Campos Lunes 22 de Noviembre del 2021

Compartir esta noticia
107
Visitas

Día de elecciones mientras escribo. Difícil predecir la llegada de los candidatos presidenciales este domingo por la tarde (usted estará leyendo y ya será lunes post elecciones). Polos opuestos pareciera que puede ser, el balotaje del próximo diciembre. En una de esas llega y noquea nuestro coterráneo y podemos tener una Navidad más tranquila. Pero difícil. Luego de un mes de debates, de análisis, de polémicas, de acusaciones constitucionales frustradas, de cuarto retiro “en discusión aún” y, con predominio de los temas puestos e impuestos por los medios de comunicación de las grandes cadenas nacionales.

Temas de interés regional, casi cero. Presencia en Magallanes de los candidatos poca, escasa, mezquina. Escurridiza o huidiza. ¿Será que nos pesa ser sólo el 1% del electorado? ¿O que la gente aquí es más decidida? Cualesquiera sean las respuestas, se vio una excesiva influencia de los medios, de los rostros de televisión. La agenda política se la tomaron los programas de la mañana. El diálogo político “al son” de las encuestas. Las encuestas hoy saliendo al pizarrón, al igual que todos los candidatos. La dictadura de los medios de comunicación, que muchas veces lejos de informar, buscan des-informar (por su parcial e interesada línea editorial). Para agregar incertidumbre y confusión, las noticias falsas o Fake News diría el hiper-influenciado por lo anglosajón, o los “bot” diría el mismo respecto de los perfiles falsos o robotizados, de cuanta red social haya y, un cuanto hay, distorsionando la realidad, para que “a río revuelto ganancia de pescadores”.

Visión de país, de desarrollo regional, de ordenamiento territorial, de reingeniería de la administración “pocazo”, casi nada diría. Temas importantes sí, claro. A ratos temas trinchera también. Como para contento de nichos. Visión periférica de desarrollo país poco.

Temas recurrentes en el debate y a Dios gracias, el que es una pesadilla para millones de chilenos, como es el tema de las míseras jubilaciones, que se hacen carne hace ya, desde un tanto más de una década, y que han significado para todos nosotros entrar casi de lleno a la pobreza, cuando, además, envejecemos. Temazo, porque por otro lado, durante décadas nos dijeron que los fondos eran nuestros, es más, el sistema se denomina como de capitalización individual y ahora el coctel se mezcla, pues casi todos quieren un sistema de reparto, pero nadie o casi nadie quiere, que le toquen sus fondos
los que tienen.

La olla o caldero se calienta en esta materia, pues ni siquiera es un tema para los que ya estamos a menos de una década de estar en edad de jubilar, sino porque ESTÁ AFECTANDO AHORA, con la brutal caída del Fondo E de los multifondos, que, en los últimos meses, llegaron a perder un poco más de 20,3% y que, en promedio en los últimos 3 años, ha perdido un 0,46 %. Es decir, diseñaron un fondo resguardo, conservador, refugio, los grandes cerebros políticos y económicos de este país creando legislación y política pública inservible. Inútil, profundamente “afectativa” del ser humano. Como conjugando a la perfección, lo que conocemos como el “pago de Chile”.

Tema que no será fácil, pero que como está, no se encuentra sirviendo a las grandes mayorías, ni siquiera a las mayorías simples. Sólo a los que han “administrado” esos fondos. Es decir, los grandes grupos económicos de este país el rediseño y cirugía debe hacerse pronto, pues se han retirado aproximadamente un 25% de los fondos que manejan las AFP en Chile. Algo así como 50 mil millones de dólares. Como solemos perder las proporciones ante tamañas cantidades, porque casi todos andamos tratando de resolver nuestras pedestres deudas, los 50 mil millones de dólares son algo así, como un pelo menos, que todo el presupuesto público de Chile de un año o, esos 50 mil millones de dólares ya retirados por gran parte de nosotros, son el valor en bolsa de lo que valen Copec, Banco de Chile, Falabella, SQM ex Soquimich, Cencosud, BCI, Sonda y Colbún. Todas juntas las anteriores.

Por otro lado, esos 50 mil millones de dólares, son en mi cálculo, un poquito más de lo que Chile necesita, para eliminar el déficit habitacional en cantidad y decencia. Es decir, poder materializar el millón de viviendas que un gobierno debiera construir en su periodo, para resolver de verdad el tema habitacional en nuestro país. La salud y la educación parten con una familia, (la forma que tenga esa familia o núcleo) con un lugar digno, que no perpetúe el hacinamiento y que permita crecer y desarrollarse en lo más íntimo a cualquier ser humano o cualquier chileno.

Poco de vivienda y ciudad en los candidatos. Puede que diciembre traiga estos temas. Es clave salir y resolver esto en el futuro inmediato, antes que no queden fondos para “sostener” y dar el puntapié a este nuevo y ansiado sistema.

Y bueno, por último ¿qué se dijo y hará por la Salud y la Educación? En salud uno de los dos favoritos (nuestro coterráneo) propone un sistema universal de salud que en palabras de uno de los redactores de ese programa “paso a paso, el foco estará en avanzar hacia un sistema universal de salud que no deje a nadie atrás, donde el acceso no dependa del tamaño de la billetera, en que una atención digna y oportuna no sea un privilegio de pocos, sino la regla para todas y todos”. “Ojalá”, en castellano “Dios quiera”.

Y sobre educación, mucho para los oídos de jóvenes y familias de estudiantes de educación superior en materia de gratuidad, pero poco, muy poca claridad de qué ocurrirá con la educación pre-escolar, la educación básica y media pública. En esta materia la cancha está muy dispareja. ¿Se volverá a tener algo así como esa gran “Escuela de Vida”, como era la antigua escuela fiscal (en Finlandia las escuelas son predominante y mayoritariamente públicas para que no piensen que estoy pensando sólo en Cuba) donde la diversidad socio-económica y socio-cultural era la principal riqueza del propio sistema de Educación Pública? Creo que tendremos un mes más para desarrollar estos temas. Nosotros nos leemos el próximo lunes.