Necrológicas

¡Viejito regálale Soquimich a Chile!

Por Emilio Boccazzi Campos Lunes 27 de Diciembre del 2021

Compartir esta noticia
173
Visitas

La empresa creada en 1968, por las políticas de incentivo creadas por la Corfo (o sea el Estado de Chile en su concepción), hizo que en una acción conjunta entre la empresa anglo-lautaro S.A. y la misma Corporación de Fomento de la Producción (Corfo-Chile), iniciaran la prospección de los ricos salares y depósitos minerales del norte de Chile, para en un comienzo principalmente operar para los mercados de los fertilizantes.

Luego de 3 años de instalación de la empresa, en el gobierno del Presidente Eduardo Frei Montalva, con una operación mixta (pública y privada en la propiedad), el año 1971 , en los inicios del gobierno del Presidente Salvador Allende Gossens, la parte privada (Anglo-Lautaro S.A.) vendió el total de sus acciones a Corfo, transformándose SQM (Sociedad Química y Minera de Chile) en dicho momento en una empresa completamente de propiedad del Estado de Chile. Así permaneció hasta el año 1983 (pleno funcionamiento y operación de la dictadura militar-cívica), es decir, durante los primeros 10 años del gobierno de facto.

El año 1983, Corfo, inicia un proceso de privatización, incorporando sus acciones a la Bolsa de Comercio de Santiago, hasta que en 1988 las acciones pasan a transarse en la Bolsa de Comercio de Nueva York (NYSE). El acceso en estos procesos privatizadores hizo que uno de los principales controladores, como persona dentro de esta gran industria, haya terminado siendo el ex yerno del dictador Pinochet, Julio Ponce Lerou.

Se debe indicar que progresivamente y, de acuerdo al avance de la ciencia y de la Industria, Soquimich, ha pasado progresiva y crecientemente a abrir otros frentes, al casi único rubro de los fertilizantes agrícolas inicial. A los compuestos de potasio, yodo y sus derivados, para la industria fertilizante, se comenzaron a incorporar con el avance industrial, la industria de los contrastes de rayos X y, las películas polarizantes, que son uno de los principales componentes de pantalla de cristal líquido (LC´Ds según sus cifras en inglés). O sea, toda la industria de la televisión y la informática. Luego se ha agregado con la aparición o utilización masiva del Litio, ingresar a la creciente industria de las baterías, con la aparición hace 20 años, de la telefonía celular y otras baterías para infinidad de usos.

La producción del vidrio, de explosivos y de cerámicas entre otros, también tienen fuerte dependencia de la industria del litio y los derivados de los depósitos de nitratos y yodo donde el salar de Atacama, el más árido del mundo es de tal importancia, que bien coordinada y explotada como la industria del cobre, puede y debe ser el sustento principal de Chile y el inicio de un encadenamiento productivo para un mejor Chile.

El programa de Boric, alude principalmente a la recuperación de una parte de la Industria y la producción de cobre dentro de Chile, pero no debiera descuidar esta creciente y preponderante industria del presente y del futuro.

He hablado de la industria de la telefonía mundial celular, que ya ha completado aproximadamente 25 años en el mundo (al menos en forma crecientemente masiva). Ahora se agrega para el litio esencialmente, la creciente y necesaria Industria de los vehículos eléctricos, que para 2025 ya serán una industria altamente demandante de litio para sus iniciales baterías.

Las plantas y elementos captadores y productores de energía solar, también demandan y demandarán crecientemente el “oro blanco”, el litio en abundancia y calidad única en el mundo por  sobre los otros desiertos y zonas similares a nuestro norte calichero.

Y si Chile de verdad, piensa y decide ser una potencia agro-alimentaria ( si es que cuida y comparte el agua cordillerana), los fertilizantes que son el primer producto que “produjo” (valga la redundancia) la química y minera, Soquimich, allá, a fines de los años 60 cuando se creó, dan como resultado, que uno de los objetivos primordiales en materia de recuperar un bien que puede y debiera favorecer a los millones de chilenos, para el futuro gobierno del Presidente Gabriel Boric, es prospectar la adquisición y la re-nacionalización de Soquimich y los ya descritos nitratos, que son de primera necesidad para la conversión energética, del mundo de los próximos 30 a 50 años.

Tan importante como el cobre, (que se encuentra entre los objetivos de recuperación de un porcentaje importante en el programa Presidencial de Boric), debiera establecerse un serio análisis de comprar dicha empresa, que, según análisis económicos, financieros y académicos debiera bordear los 7.500 millones de dólares. Sólo piense que Soquimich, privatizada entre gallos y medianoche el año 1983, vende a 100 países actualmente.

Allende re-nacionalizó el cobre y Boric, pudiera renacionalizar el litio, el yodo y todas las riquezas minerales, que hoy son el salitre de fines del siglo antepasado y que hoy son las esperanzas en una economía más verde y más cuidadosa del medio ambiente y del planeta.

Viejito, este año no te pedí regalo, y si no alcanzaste tú, envíame con los Reyes Magos el que Chile recupere su caliche nortino con el “oro blanco” como es el litio y sus derivados.