Necrológicas
  • Estrumelina del Carmen Barría Barría

Los tres momentos

Por La Prensa Austral Martes 28 de Diciembre del 2021

Compartir esta noticia
53
Visitas

Prof. Alfredo Soto Ortega
Gaia/Antártica/Umag

Estas últimas semanas del año estuvieron plasmadas en actividades en terreno con mis estudiantes que han elegido materias propias de llevarlas a la práctica en algún paraje de nuestra región. Debido a la pandemia no habíamos tenido oportunidades de llevarlas a cabo, así también y al mismo tiempo, acompañando a una alumna en su tesis y abordando temas muy trascendentales tanto para su formación profesional como por la importancia de expandir este conocimiento en la comunidad escolar acerca de que nuestros niños y jóvenes requieren con urgencia mayor tiempo y mayor cantidad de experiencias en contacto con la naturaleza. Y no me estoy refiriendo a promover un turismo familiar especial ni educacional que requiera de muchos recursos.

Se han intensificado las necesidades propias de nuestros escolares por conocer parte de nuestra región pero que ellos en la realidad, no se dan cuenta que estos requerimientos espontáneos aparecen por las innumerables experiencias de encierro y cuarentenas vividas en los momentos álgidos de la pandemia. Y me atrevo a decir que tampoco existe el ánimo o las orientaciones adecuadas por parte de los profesores para cubrir esta necesidad, es por ello que he puesto énfasis en la formación inicial de estudiantes universitarios, sobre todo de quienes estudian pedagogía, y a aquellos que en alguna u otra manera están vinculados a materias y asignaturas en que sí las podemos desarrollar en este sentido, a través del promover actividades y clases de educación al aire libre por la importancia que siempre han tenido, pero hoy día metidos en los recovecos de una pandemia que pareciera controlada pero siguen apareciendo variantes y quizás cuantas más que nos tendrán en franca incertidumbre, se hace vital contribuir a reforzar estados de inmunidad apropiados para enfrentar las enfermedades más comunes que puedan ser mucho más críticas ante la presencia del Covid.

Los tres momentos que aborda esta columna, están referidos a una práctica en terreno en un lugar lejano, fuera de todo contacto con la urbanidad, con mayor tiempo en áreas rigurosas y extensas, en este caso por los límites norte de nuestra región muy cercanos a la frontera, específicamente en la sierra Baguales, allí los alumnos viven constantemente su cotidianidad en el franco rigor del trabajo en equipo, seleccionando rutas, armando su campamento, cocinando juntos, distribuyendo sus equipos, conociendo la zona, su biodiversidad, la organización de sus campos, ¿por qué algunos campos son más verdes que otros?, ¿por qué acá hay ovejas y allá hay vacunos?… ¿por qué por el Oeste hay más montañas y por el Este más llanuras y pampas?, un viaje con estas características cumple mayores expectativas y contenido que varias clases entre cuatro paredes de una hora y media.

El segundo momento lo compartiré de comentarios de una alumna que expresa muy bien sus sentimientos ante estas actividades:..”uno de mis momentos favoritos de la salida fue cuando nos encontramos con un árbol nodriza y lo abrazamos, conociendo lo que significa un árbol nodriza lo sentí como una representación de la conexión real que debiera existir entre nosotros los humanos con la naturaleza y sus diversas energías, lo cual hoy en día también se vuelve necesario para ser concientes del daño ambiental que nosotros producimos día a día, entonces si aumentara esa conexión seguramente disminuiría el impacto ambiental que genera el humano, porque desde ahí venimos”. Y, el tercer momento es cuando mi alumna tesista después de una evaluación y aplicación de encuesta a niños y profesores, percibe ante la misma pregunta de “si el tiempo atmosférico magallánico interfiere en el desarrollo de las actividades en la naturaleza”, todos los profesores respondieron que sí era una dificultad, en cambio los niños con valentía superan esa barrera respondiendo que “no es un problema”. Estos tres momentos me dejan claro que hay que trabajar con los futuros profesores dando oportunidades de aprendizaje para poder sensibilizar y conocer, cómo desarrollar estas actividades sin buscar justificativos que la nieguen o entrampen en no desarrollarlas definitivamente y que se entienda en profundidad el valor que tienen para estabilizar la salud tanto física como emocional de los estudiantes.