Necrológicas
  • Angela Irlanda Navarro Arteaga

Debate sobre la eutanasia en Uruguay desata polémica entre la política y la Iglesia Católica

Por La Prensa Austral Martes 4 de Enero del 2022

Compartir esta noticia
108
Visitas

El debate sobre la eutanasia llegó al Parlamento uruguayo con la presentación del proyecto de ley “Eutanasia y suicidio médicamente asistido” que elaboró el diputado por el Partido Colorado, Ope Pasquet. Desde entonces, la discusión ha cobrado importancia en el vínculo entre la política y la religión.

La máxima autoridad eclesiástica en Uruguay, el arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, dijo que la eutanasia, junto a la ley de interrupción involuntaria del embarazo (ley de la despenalización del aborto) “llevan a una cultura de la muerte o una cultura del descarte”, informó el Semanario Búsqueda. Sin embargo, existen en el Parlamento más de un legislador católico que votaría a favor de la ley.

“El que siendo católico va contra un principio fundamental de la Iglesia Católica se autoexcluye”, pero “no es que va a salir un decreto de excomunión”, agregó Sturla.

Estas declaraciones llegaron directamente a la diputada, también del Partido Colorado, María Eugenia Roselló. “Soy católica, firmé el proyecto de Ope Pasquet de eutanasia y voy a votarlo con convicción. No por eso me autoexcluiré de la Iglesia Católica”, afirmó desde su cuenta de Twitter.

El argumento de Sturla, desde un punto de vista católico, es la “defensa de la vida”, como uno de los elementos fuertes para la institución religiosa.

Por su parte, el ex secretario de Derechos Humanos de Presidencia de la República, Nelson Villarreal, docente universitario de religión y política, planteó que hoy la Iglesia Católica tiene que entender que “si quiere volver a ser cristiandad, es decir poder político e institucional, o si quiere ser fermento de una sociedad mucho más humanista. Una articula más con un mundo del futuro y otra queda en el conservadurismo y la reacción”.

Villarreal cree que es un error dividir posturas sobre el proyecto de ley porque, “si en conciencia un político es católico, no sólo representa a los católicos, sino que representa a quienes lo votaron. Si la mayoría lo considera a favor, va a apoyar no necesariamente porque esté de acuerdo”, dijo