Necrológicas

Como artista callejero y activista fue identificado hombre que pereció en incendio de céntrica casona

Por La Prensa Austral Jueves 27 de Enero del 2022

Compartir esta noticia
3,535
Visitas

Sus restos fueron hallados la mañana del pasado día 14, en medio del siniestro
que redujo a cenizas el inmueble de Carrera Pinto, a pasos de calle Magallanes.

El pasado viernes 14 el despertar fue trágico para Punta Arenas. Poco antes de las 6 horas la histórica casona de calle Ignacio Carrera Pinto 745, en pleno centro de Punta Arenas, fue presa de un voraz incendio.

Y no sólo eso. Tras la remoción de escombros se produjo el macabro hallazgo de un cuerpo calcinado. Los restos fueron remitidos al Servicio Médico Legal en calidad de NN, iniciándose el proceso pericial que apuntó a determinar la identidad de esta persona.

Tal como se advirtió preliminarmente, la tarea de identificación no iba a ser fácil. Sin embargo, el peritaje permitió la obtención de una huella dactilar que cotejada en el Registro Civil permitió autentificar que correspondía a Sebastián Alberto Lucero Bravo.

Este hombre de 37 años se había hecho conocido en Punta Arenas por protagonizar un incidente por el cual compareció ante la justicia. Sin embargo, contrario a lo que se piensa, su “situación de calle” no estaba ligada al consumo de alcohol. Lucero había trabajado con el arte de las marionetas, compartiendo con otras personas en la casona ubicada a un costado del antiguo Hospital Regional (también destruida en un incendio).

Detenido por “activista”

A fines de julio del año pasado fue detenido y puesto a disposición de la justicia. Se le imputaron cargos por daños y desórdenes públicos, lo que tuvo que ver con la presunta responsabilidad en los rayados que pudieron apreciarse en la muralla de la Corte de Apelaciones y en los frontis del Hotel Cabo de Hornos, Inach, Obispado y entidades bancarias ubicadas en calles Magallanes y 21 de Mayo. Fue calificado en ese momento como “activista”, debido a que sus escritos daban cuenta de mensajes como “Indulto general a los presos políticos”, “Libertad a los presos por luchar”, “Justicia burguesa”, “Revolución” y “Cuba libre”, entre otros.

Se dijo que al momento de su detención, Lucero Bravo lideraba un grupo de a lo menos 30 personas, que alrededor de las 20 horas se manifestó en las afueras de la Corte de Apelaciones, en calle José Nogueira, protestando a viva voz, realizando rayados y prendiendo fuego a una bolsa con panfletos.

Luego de haber sido formalizado, quedó con prohibición de salir de la región, asistir a manifestaciones, y participar en marchas y protestas públicas.

Poco después de tres semanas del incidente descrito, Sebastián Lucero nuevamente fue detenido. Esta vez debió comparecer por robo frustrado de un vehículo que permanecía estacionado en calle Bories esquina Ignacio Carrera Pinto. En la oportunidad fue sorprendido al interior del móvil (una camioneta) por el mismo propietario, quien regresaba luego de efectuar compras en un supermercado.

Lucero era oriundo de Angol (capital de la Provincia de Malleco en la Región de La Araucanía) y no existe certeza desde cuándo se encontraba en Punta Arenas. Se mencionó que había llegado hace poco más de 6 meses y que existía una denuncia de presunta desgracia interpuesta por familiares al no saber de su paradero.