Necrológicas
  • María Yutronic Díaz
  • Olga Elgueta Vargas
  • Emma Alicia Navarro Aguilera
  • Antenor del Carmen Teno Vivar
Media manzana del casco histórico de Punta Arenas fue consumida por el fuego

El dantesco incendio que en 1979 arrasó con el antiguo Liceo San José y otros inmuebles

Por La Prensa Austral Jueves 28 de Abril del 2022

Compartir esta noticia
212
Visitas
  • Parte de la diócesis, el antiguo teatro Monseñor Fagnano, el recinto del Duoc, locales comerciales, el viejo observatorio meteorológico y la sucursal de la Caja de la Defensa Nacional también resultaron destruidos.
  • El siniestro comenzó a las 15 horas del jueves 8 de febrero y tuvo su origen en el recalentamiento de una estufa a gas instalada en las oficinas del Obispado, en calle Fagnano, a media cuadra de la Plaza de Armas.

Hace apenas una semana, un gigantesco incendio declarado en la madrugada del domingo recién pasado, destruyó completamente el edificio de la Prefectura de Carabineros, inmueble patrimonial ubicado en calle Waldo Seguel Nº 639-653, que el año 2009 había sido declarado Monumento Nacional. El siniestro causó hondo impacto en la comunidad regional, incluso teniendo repercusión nacional, no sólo por las severas pérdidas materiales y sus obvias implicancias en lo institucional, sino también porque tuvo lugar en el casco urbano histórico de Punta Arenas.

Sin embargo, hace 43 años, un jueves 8 de febrero de 1979, otro hecho de similar magnitud, en cuanto a destrucción y conmoción en la ciudadanía, se registró en pleno corazón de Punta Arenas y en la misma manzana, sólo que esa vez ocurrió en el lado contrario, en calle Fagnano.

La crónica de La Prensa Austral de la época consignó en sus páginas los pormenores del devastador siniestro:

“Millonarias pérdidas materiales y un irreparable daño al patrimonio cultural de la región, causó el gigantesco incendio que destruyó el antiguo Liceo San José, parte de la Diócesis católica, el antiguo teatro Monseñor Fagnano, el recinto del Duoc, locales comerciales instalados en el edificio sólido de Fagnano con Chiloé, el viejo observatorio meteorológico salesiano y la sucursal de la Caja de la Defensa Nacional”.

“El fuego, en poco más de tres horas, consumió media manzana, dañando también parcialmente el edificio donde en esa época funcionaban los tribunales de justicia, la cárcel pública y el recinto ocupado por Carabineros de Chile”.

Incendio

“El siniestro comenzó a las 15 horas, por el recalentamiento de una estufa a gas instalada en las oficinas del Obispado de Punta Arenas, ubicado en calle Fagnano Nº652”.

“La escasez de agua en la ciudad hizo estériles los esfuerzos de los voluntarios de las compañías de bomberos, propagándose rápidamente las llamas a los siguientes locales contiguos: la bodega de Vicuña Libros, la tienda Flory Sport (de Juan Crema), Librería Colón (de Vicente Boric), observatorio astronómico Monseñor Fagnano, las dependencias ocupadas por el administrador del inmueble (grupo familiar de dos adultos y 5 menores), la farmacia de Cáritas, el Duoc y el viejo teatro del antiguo Liceo San José”.

“El fuego sólo pudo ser sofocado a las 18,30 horas, no habiéndose calculado el monto preciso de las pérdidas de este gigantesco siniestro calificado por viejos ciudadanos como ‘el más grande de que se tenga memoria’”.

“La magnitud del incendio motivó que precautoriamente fueran evacuados los internos de la Penitenciaría local”.

“Por otra parte, resultó parcialmente dañado el altar mayor de la cúpula de la Iglesia Catedral; perdiéndose, asimismo, los archivos de la Iglesia y los archivos meteorológicos de Magallanes”.

“El daño mas grande”

“El vicario general de la Diócesis, Alejandro Goic Karmelic, expresó que ‘el daño más grande que tiene la Iglesia, además de lo material, es la pérdida del archivo que contenía toda su historia: los bautismos y los matrimonios de la región’, agregando que ‘realmente es una pérdida incalculable que será muy difícil recuperar’”.

“El religioso acotó que ‘si bien hay copias de algunos de estos documentos en la casa del obispo, no se encuentra la totalidad de ellos, por eso que es una pérdida lamentable’”.

“Finalmente, dijo que ‘en esta hora el cristiano asume con esperanza el momento de dolor y esperamos seguir trabajando con el mismo entusiasmo para servir al Reino de Dios y para servir a nuestros hermanos’”.

Construcción quemada

“Por su parte, el sacerdote Nibaldo Escalante Trigo, secretario del obispado, expresó que ‘lo que se ha quemado ha sido toda la construcción vieja de madera que tiene más de 90 años, que estaba totalmente reseca’”.

“Añadió que ‘también se quemó el Duoc y toda la parte que se refiere a las oficinas del obispado. Gracias a Dios -dijo- había un seguro, por lo que esperamos con eso y la ayuda de la gente salir adelante’”.

Comandante de Bomberos

“El comandante del cuerpo de Bomberos, José Cárcamo Ojeda, expresó que el incendio había sido catastrófico, por cuanto el ‘sector no tenía agua, había muy poca presión, y tuvimos que estar trayéndola desde el Estrecho’”.

“Calificó el trabajo como ‘muy difícil’ y que ‘hubo que sobrevolar el lugar para distribuir mejor las bombas, dadas las características del siniestro’”.

“Manifestó que posteriormente, junto con la succión de agua de mar, se contó con presión en los grifos, por ‘cuanto me da la impresión que el jefe de Obras Sanitarias colocó toda la presión hacia el sector central’”.

“Agregó que en el incendio trabajaron sobre doscientos voluntarios de las ocho compañías de la ciudad, y que había tenido que ocupar un helicóptero para dirigir el combate contra el fuego, ya que desde abajo no se podía apreciar los focos de fuego”.

“Expresó que el incendio comenzó en el edificio más antiguo, ubicado en calle Fagnano, destacando esta vez la colaboración brindada por la gente. ‘Lo único adverso fue que por las proporciones del incendio llegó mucha gente, pero pudimos trabajar bien’”.

Pérdida cultural

“En el lugar se hizo presente también el director nacional de Bibliotecas, Archivos y Museos, Enrique Campos Menéndez, quien se encuentra en la zona desde hace algunos días”.

“Al conversar con La Prensa Austral sobre la pérdida que significa el lamentable hecho para el patrimonio cultural magallánico, puntualizó: ‘Haber perdido este antiguo colegio es una gran desgracia para Magallanes. Allí estaban los archivos meteorológicos, hechos pacientemente por el padre José Ré, durante tantos años, con la historia de la meteorología magallánica. Estaban también los archivos parroquiales, que no sé si se habrán salvado, y donde está la historia de nuestro pueblo. Para mí es doloroso decirlo, pues pasé muchos años de mi juventud aprendiendo en estas aulas que hoy día no son nada más que unas cuantas chapas retorcidas y unos palos quemados. A Magallanes muchas veces le han pasado desgracias. Hemos sufrido motines, quemazones y vicisitudes. Pero hay que tener voluntad y volver a rehacer las cosas, no nos queda más remedio. También tomar algunas lecciones, como es buscar una solución al problema del agua. Hemos asistido aquí a un desastre donde todo se ha quemado a vista y paciencia de la ciudadanía. Los muy pocos elementos, no pudieron hacer mucho. Es uno de los desafíos y hay que encarar un nuevo problema. Así es la vida de Magallanes, los árboles nuestros crecen contra el viento. Así, contra el viento y la adversidad tenemos que rehacer de nuevo lo que se ha perdido. Se ha perdido mucho. Tengamos fe y que nos sirva de lección’”.

Superintendente

“Con capote y casco trabajó también el superintendente del Cuerpo de Bomberos, el alcalde de la comuna, Santiago Violic Vlasteliza, quien conversó con nuestro diario cuando las llamas estaban prácticamente controladas”.

“Dijo entonces que ‘ya ardió todo lo que tenía que arder y felizmente se salvó la Iglesia’, acotando que ‘lo más lamentable es la pérdida del archivo histórico que era una joya de Magallanes muy difícil de reponer’”.

Al ser consultado sobre el problema presentado por el agua, Violic manifestó ‘como usted sabe se está racionando el agua y por esa razón demoran mucho tiempo en llenarse los ductos que traen el líquido elemento hacia el centro. No obstante eso se trabaja ahora con bastante presión. Ahora tenemos que volver a ahorrar agua, porque tampoco podemos gastar en exceso’”.

Testigo

“El incendio comenzó por el recalentamiento de un calentador -expresó Ramón Soto, una de las personas que estaba en el lugar cuando comenzó el siniestro-. Había un calentador prendido y parece que se recalentó o explotó. En menos de quince minutos ya estaba ardiendo. El que llamó a los bomberos fue un muchacho del grupo juvenil de la parroquia. No se sabe por dónde empezó, pues había calentadores por todos lados, tanto en el pasillo como en la parroquia diocesana, en el Duoc y en una sala de la Parroquia Catedral. En todo caso, fue en el primer piso de la Diócesis o de la Parroquia Catedral’”.

“Por su parte, el sacerdote Simón Kuzmanic al ser consultado por el monto de los daños dijo: ‘No tengo idea cuánto costará todo esto. Hace años que dejó de ser colegio, de manera que el actual avalúo depende de los elementos que tenían las oficinas, los archivos y todo eso. Lo más grave es el valor histórico perdido, que no se puede recuperar’”.

Evacuación de reclusos

“La proximidad del fuego a las dependencias de la Penitenciaría motivaron a que se evacuara a los reclusos, para evitar cualquier problema mayor”.

“El alcaide, mayor Pedro Pablo Monjes, expresó que los daños para la Penitenciaría ‘al parecer son menores pues todavía no se han avaluado’, acotando que ‘posiblemente un muro fue dañado por las llamas, lo que se sabrá cuando el incendio esté totalmente sofocado’”.

“Agregó que ‘como medida de precaución se evacuó a los reclusos, incluyendo mujeres y menores, los que fueron llevados a distintas unidades militares de la ciudad, ocupándose para ello vehículos militares y de Gendarmería’”.