Necrológicas
Durante un año se mantuvo monitoreo a 37 canes:

Estudio revela que perros en Puerto Williams trasnochan en bosques y turberas

Por La Prensa Austral Domingo 26 de Junio del 2022

Compartir esta noticia
377
Visitas

Investigadores detectaron que los perros de la localidad son activos tanto
día y noche como verano e invierno, alejándose hasta 20 km de sus casas.

Fue un año de trabajo en que los investigadores se dedicaron a registrar el comportamiento de 37 perros con libre movimiento en la comuna de Cabo de Hornos, instalando diminutos sistemas de posicionamiento satelital (GPS) en 33 ejemplares que habitan en la localidad de Puerto Williams y otros cuatro en la zona rural de la isla Navarino, de cara al Canal Beagle.

Después de analizar las ubicaciones tomadas cada 10 minutos y durante las cuatro estaciones del año, se destaca que las distancias máximas desde la casa fueron más de un kilómetro de recorrido para el 86,5% de los perros monitoreados y más de 10 kilómetros para un 13,5% de los canes. También llamó la atención que los perros se mostraron activos durante la noche, especialmente en bosque y turberas; mientras que de día solían pasear a lo largo de la costa o cerca del pueblo, posiblemente asociada a actividad humana.

El estudio de Elke Schuttler y Lorena Saavedra se ejecutó al amparo del Programa de Conservación Biocultural Subantártica, el Centro Internacional Cabo de Hornos (CHIC), Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) y el Departamento de Ciencias Biológicas e Instituto de Investigaciones Ambientales Avanzadas (AERI) de la Universidad de North Texas, Estados Unidos.

Las investigadoras plantean que muchos perros, cuyos movimientos no son restringidos por sus dueños, pueden depredar, competir, transmitir enfermedades o hibridar con la vida silvestre y por lo tanto son una preocupación para la conservación de la biodiversidad a nivel global. El conocimiento sobre la ecología de su movimiento ha aumentado recientemente, pero aún no se ha estudiado en ecosistemas subantárticos.

Para examinar los movimientos de perros sin supervisión en la naturaleza, conectaron aparatos GPS a una cuarta parte de la población local de perros en libertad. Así registraron que la distancia más larga a la vivienda de un propietario fue de 20,4 km. El tamaño medio del ámbito hogareño osciló entre 16 (primavera) y 24 hectáreas (verano), pero con una gran variación individual (2 ha – 149 km2).

Acompañan a los turistas

Además, vieron que nueve ejemplares tenían ámbitos de hogar superior a 100 hectáreas en al menos un monitoreo estacional; siete realizaron excursiones pasando de 1 a 6 noches en la naturaleza virgen, y dos acompañaron a los turistas en viajes de trekking que duraron de 3 a 6 días.

Elke Schüttler, bióloga e investigadora del Programa de Conservación Biocultural Subantártica, CHIC e IEB, resume que en el extremo sur de Chile muchos perros se alejaban bastante de sus casas – en cualquier horario o estación – y por lo tanto no fue una minoría de perros que posiblemente interactúan con vida silvestre. En cambio, en muchos otros estudios, perros con extremos patrones de movimiento fueron relativamente pocos.

“Lo que llama la atención es que los perros monitoreados en isla Navarino eran bien activos de noche (41% de ubicaciones de noche versus 59% de día) donde visitaron áreas prístinas como bosques y turberas. Lamentablemente solo pudimos registrar las ubicaciones de los perros, pero no vimos lo que hacían. Para esto se requerían estudios con cámaras en perros”, explica la investigadora.

Sin embargo, recuerda que la evidencia descrita en la literatura señala que a pesar de que los perros son alimentados por sus dueños, igualmente cazan. En Chile se han descrito ataques de perros a fauna emblemática y vulnerable, como los pudús, huemules y zorros de Darwin. En isla Navarino existen observaciones de depredación de huevos de caiquén y ataques a guanacos.

Elke Schüttler advierte que sería ideal que los dueños de estos perros ejercieran un mayor control de sus mascotas y que no los dejen tan libres en la calle. “Los perros son animales sociales y un buen vínculo entre el perro y su dueño hace que el perro se quede más cerca de su hogar”, explica en base a un estudio recientemente publicado por el mismo grupo de autores.

Asimismo, que los perros libres buscan incluso la interacción humana con desconocidos, también fue revelado por el estudio: Algunos ejemplares acompañaron a los turistas en sus excursiones de trekking. “En este caso el turista no tiene control sobre el animal y seguramente tampoco lleva comida para el perro. Es un hallazgo novedoso porque no se ha estudiado mucho el vínculo perro y turista y esto es especialmente importante para zonas que apuntan al turismo sustentable como lo es isla Navarino. Por lo tanto, dedicar tiempo a la mascota, realizar paseos con ella e invitarla a la casa sería ideal, no solamente para conservar estos paisajes prístinos, sino que también para el bienestar humano”, recalca Elke Schüttler.

“Ha sido grande el interés por parte de los dueños en la participación del estudio para justamente saber dónde se hallan”, dice agradecida, “y eso me da la esperanza que los dueños pueden dedicarle más tiempo juntos a sus mascotas”, concluye la investigadora desde Puerto Williams.