Necrológicas

Europa reconoció que podría sufrir una recesión por una inminente crisis energética si Rusia corta el suministro de gas

Por La Prensa Austral Martes 5 de Julio del 2022

Compartir esta noticia
85
Visitas

La economía de la zona euro podría sufrir una recesión si Rusia corta el suministro de gas y la industria tiene que adaptarse a una escasez de energía, dijo ayer lunes el vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos.

“Si ese es el caso, en nuestro escenario alternativo, tenemos una recesión no sólo en Alemania sino en la zona del euro”, señaló.

El BCE predijo anteriormente una expansión continuada, aunque algo más lenta, tanto este año como el próximo en su escenario de referencia, pero apuntó a una recesión para el próximo año en su escenario adverso.

Los principales banqueros de Alemania expresaron su preocupación por los riesgos que enfrenta la economía más grande de Europa a medida que aumentan las preocupaciones sobre una inminente crisis del gas.

Alemania, que depende en gran medida del gas ruso para desarrollar su economía impulsada por las exportaciones, se prepara para una posible interrupción total de los suministros rusos si Moscú intensifica el uso del gas como arma económica contra Occidente durante el conflicto en Ucrania.

El problema del gas ha contribuido y se ha sumado a las elevadas tasas de inflación del 8%.

Christian Sewing, presidente ejecutivo de Deutsche Bank , dijo que la inflación tiene un “enorme potencial disruptivo” y aumenta los riesgos de una recesión global el próximo año.

“No puedo negar que estoy preocupado por lo que vendrá en los próximos 12 meses”, dijo en una conferencia en Frankfurt.

Bettina Orlopp, directora financiera de Commerzbank, dijo en la misma conferencia que los riesgos para la economía ahora son tan grandes como durante la crisis de la deuda europea hace una década.

Los prestamistas más grandes de Alemania están ambos en el proceso de revisiones importantes, incluidos recortes de personal y otras reducciones de costos, en un esfuerzo por restaurar ganancias sostenibles, con algunos resultados.

Pero los precios de las acciones de ambos bancos han languidecido durante años, especialmente recientemente debido a que se han intensificado las preocupaciones sobre el suministro de gas.

Deutsche y Commerzbank perdieron cada uno alrededor del 12% el 23 de junio, el día en que Berlín pasó a la segunda de las tres etapas de su plan de emergencia de suministro de energía.

Ambos bancos cayeron más de un 20% durante el último mes, en comparación con una caída en un índice amplio de bancos europeos de sólo 8,3%.

A principios de este año, Deutsche Bank aumentó su guía de provisiones de riesgo para todo el año debido a la guerra en Ucrania y el impacto en la economía.

“También notamos una mayor incertidumbre con respecto a los posibles impactos de los riesgos del suministro de energía en Europa”, dijo el banco en un comunicado la semana pasada.

Las preocupaciones de los bancos se hacen eco de las de la industria alemana, que confía en los bancos para su financiación.

“Estamos en medio de una crisis energética masiva y tiene el potencial de convertirse en una crisis económica masiva”, dijo Marc Spieker, director financiero del proveedor de energía alemán E.ON, en la misma conferencia.

El productor de gas ruso
Gazprom dijo que su suministro de gas a Europa por medio de Ucrania a través del punto de entrada de Sudzha se estimaba en 42,1 millones de metros cúbicos (mcm) ayer lunes, sin cambios desde el domingo.