Necrológicas
  • Oscar Luis Cárdenas Ordenes
  • Ema Costa Iribarren
  • Manuel Suárez Mattioni
  • Mercedes Pizzulic Piffautt
En el gimnasio de la Escuela Portugal

Campeonato de futsal femenino reunió a las futuras cracks

Por La Prensa Austral Jueves 28 de Julio del 2022

Compartir esta noticia
88
Visitas

MKS, FC Puq, Club Atlético Patagonia A y B participaron en este encuentro deportivo,
donde se premió a las mejores jugadoras, goleadoras, mejores arqueras, entre otros estímulos.

Hace mucho rato que el fútbol femenino dejó de ser una moda. Lo que en décadas pasadas era visto con desdén por quienes decían que “el fútbol es para hombres” o “las señoritas no tienen que jugar a la pelota”, ahora la realidad es diferente y quienes vociferaban estas críticas ahora se tienen que tragar sus palabras. La Selección Femenina ha sido el ejemplo para las futuras cracks de Magallanes, que el pasado sábado se dieron cita en el gimnasio de la Escuela Portugal, donde protagonizaron un entretenido cuadrangular, organizado por el club FC Puq Femenino, dirigido por Daniel Toledo y que en agosto fue invitado a un campeonato a Río Gallegos. Además, en febrero de 2023 estarán presentes en otro encuentro deportivo, en La Serena.

En el gimnasio de la Escuela Portugal participaron, además del club organizador, MKS, y Club Atlético Patagonia, que acudió con sus equipos A y B. Al finalizar, se entregaron estímulos a las mejores jugadoras y goleadoras.

Kaela Vidal, estudiante de primero medio del Colegio Cruz del Sur, juega desde los 7 años y defiende a MKS. “me pareció buen torneo, entretenido, en Punta Arenas hay varias chicas jugando en hartos lados, pero igual debería haber más organización, una liga. Debería hacer algo más el gobierno para fomentar el fútbol femenino”. En tanto, Tamara Oyarzún juega hace cinco años, va en octavo básico en la Escuela Padre Alberto Hurtado y valoró que el torneo fue “entretenido y así van uniéndose más chicas al fútbol femenino. Hay muy poco movimiento y faltan campeonatos. Soy delantera y alero y me premiaron como mejor proyección. Me gustaría jugar en el Colo”, indicó la jugadora de Atlético Patagonia.

Para María Guerrero de
Atlético Patagonia A, que juega desde los cinco años, “siempre me ha gustado jugar y mi familia también. Veo interés, porque cuando partí era distinto, ahora se han integrado más chicas. Debería haber más apoyo”, reiteró la estudiante de tercero medio de la Escuela Pedro Pablo Lemaitre.

Catalina Teca, estudiante de primero medio del Liceo Politécnico es otra de las jugadoras que partió desde pequeña. “Antes nadie pescaba cuando jugaban las mujeres, nos decían cosas y ahora ya no. Yo juego en cualquier posición y estoy viendo la posibilidad de probarme en un club. Acá debería haber más campeonatos, partidos”.

A su vez, Yazmín Calisto, de Atlético Patagonia B, y alumna de octavo básico de la Escuela 18 de Septiembre recordó que “juego desde los 8 años. El torneo estuvo bien, pero a veces no cobraban y había faltas en que los árbitros no hacían nada. El fútbol femenino acá es bueno, porque al empezar de abajo están siendo mejor que antes, se desarrollan más, saben más movimientos de balón, comunicarse y es muy bueno”. Consultada sobre si sintió discriminación en algún momento, reconoció que sí. “Me decían como ‘machota’, decían que solamente era para hombres. Ahora ha cambiado un poco esa percepción”.

Finalmente, la arquera Isidora Riquelme, también estudiante de la Escuela Pedro Pablo Lemaitre, partió en 2018 “me gusta mucho, pero a veces se me doblan los dedos. Ahora hay muchas más faltas, no juegan tan limpio como antes”, dijo mirando a alguna de sus rivales, que respondieron con risas, demostrando esa camaradería que existe entre ellas y que cualquier conflicto, queda simplemente como anécdota.