Necrológicas
  • Pedro Alvarado López
  • Blanca Ester Acencio Sánchez

Saneamiento y regularización de loteos (II Parte)

Por Palmira Muñoz Miércoles 5 de Octubre del 2022

Compartir esta noticia
46
Visitas

Palmira Muñoz Leiva
Abogada
Defensora Pública Judicial

Para el procedimiento de regularización hay que presentar ciertos antecedentes a la Dirección de Obras Municipales, cuales son el Formulario único del Ministerio de Vivienda y Urbanismo con los interesados que en su conjunto representen, al menos, 30% de los residentes permanentes del asentamiento irregular o loteo. Plano del proyecto de regularización del asentamiento, suscrito por un profesional competente. Plano de ubicación y emplazamiento. Declaraciones juradas simples de los propietarios o de quienes tengan derechos inscritos respecto de tales terrenos, en las que se manifieste la voluntad de ceder al dominio público las superficies que se destinen a vialidades y áreas verdes y, si corresponde, la voluntad de asegurar el acceso de las empresas de servicios básicos para la instalación de las redes de agua potable, alcantarillado, electricidad e iluminación pública.

Hay que tener presente que recepcionados los antecedentes, la Dirección de Obras Municipales procederá, dentro del plazo de 60 días a verificar las condiciones de urbanización existentes y los requisitos exigidos en la ley, y otorgará, si corresponde la recepción provisoria o definitiva de las obras de urbanización. Si hay observaciones, los interesados tendrán el plazo de 30 días corridos para subsanarlas. Una vez ejecutadas las obras de urbanización que corresponda, la Dirección de Obras deberá verificar el cumplimiento de las condiciones mínimas de urbanización para otorgar la recepción definitiva de las obras (servicio de agua potable, alcantarillado o evacuación de aguas servidas y electricidad; alumbrado público, gas, cuando corresponda, y pavimentación). Para los asentamientos emplazados en el área rural que puedan acogerse a este procedimiento excepcional, se entenderá como urbanización suficiente si el asentamiento cuenta con: servicio de agua potable a través del Programa de Agua Potable Rural o cualquier otro sistema aprobado por la autoridad competente; solución de alcantarillado o sistema de tratamiento de aguas servidas, aprobado por la autoridad sanitaria, y conexión eléctrica autorizada por la concesionaria correspondiente, o bien, con una solución a través de energías alternativas o renovables aprobada por la autoridad eléctrica.

La recepción provisoria otorgada habilitará al interesado, sea o no el propietario, para optar a programas que cuenten con financiamiento estatal destinados a la ejecución de obras de urbanización o saneamiento del loteo.

Cabe señalar que quien presente o utilice información falsa o maliciosamente incompleta para obtener la regularización, se entenderá que incurre en delitos de estafa.

Es importante señalar que los principales beneficios de regularizar un loteo es permitir sanear las condiciones de urbanización de un loteo existente. Este procedimiento permite que los loteos que no han sido recepcionados por no cumplir las exigencias de urbanización (agua potable, pavimentación, porcentajes de áreas verdes, ancho de las calles, tamaños prediales, etc.) puedan obtener una recepción provisoria que, fijando ciertas condiciones, los habilita para postular a programas de financiamiento urbano y de mejoramiento del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, como pavimentación o alcantarillado del sector. Realizadas las obras de urbanización necesarias, podrá obtenerse el certificado de recepción definitiva.

Los asentamientos irregulares que se encuentren en trámite de regularización a la fecha de publicación de la ley y que no hayan obtenido la recepción definitiva podrán acogerse a las disposiciones de la ley, en todo aquello que les resulte favorable.

Finalmente hay que tener presente que regirá este procedimiento especial hasta el 31 de diciembre de 2030 para el ingreso a tramitación.