Necrológicas

– Ramón Alberto Carrasco Fuentealba

– Perina Yankovic Kuscic

Paro de Conaf y el director ejecutivo que se fue

Por La Prensa Austral Domingo 20 de Noviembre del 2022

Compartir esta noticia
309
Visitas

Al cierre de esta edición, seguía la tensión gobierno-guardaparques, al conocerse que éstos últimos habían aceptado la propuesta gubernamental, pero resolvieron mantener la movilización hasta este miércoles, a la espera del desarrollo del debate presupuestario en el Congreso.

A nivel de parlamentarios oficialistas, se valoró la propuesta formulada desde el Ejecutivo, sosteniéndose que ha sido la mejor que se les ha realizado a los guardaparques en la última década. Se admite que ella, empero, no resuelve el problema de fondo, pero se hace cargo en parte de las demandas de estos funcionarios.

Frente a lo sucedido en las últimas horas, se puede remarcar que la nota discordante de las negociaciones no fue la decisión de los guardaparques de mantenerse en movilización, si bien aquello fue inesperado y tuvo por consecuencia que todo lo negociado se hubiera caído, retrotrayéndose al punto inicial. Claro, esta vez, con algo en contra para los custodios de los parques: el enojo y la frustración del Ejecutivo.

Todo esto puede ser parte de un proceso normal, en que se suman demandas, dirigencias se dividen y/o se tensionan las conversaciones. No en pocas veces, los trabajadores, por querer lograr algo más, terminan quedándose sin nada.

No. Todo eso es más o menos normal, esperable.

Lo insólito de lo que ha pasado en las últimas horas es que el director ejecutivo de Conaf, Christian Little, haya decidido dejar la región, siendo que al momento de abordar su vuelo aún no se había cerrado ningún acuerdo.

Esta fue una pésima señal de parte de la actual administración. 

También resulta peculiar que, ante esto y la postura asumida por los guardaparques, la seremi de Economía se pronuncie hablando de la molestia gubernamental ante la que denominó “poca consideración” que han tenido los guardaparques con el sector turismo. 

Los llamados a tener consideración son las autoridades, que deben arbitrar las políticas públicas de reactivación y promoción para dicha industria, tanto como procurar que los trabajadores, de cualquier área, laboren en condiciones dignas y sean remunerados con salarios justos. Saber que el 60% de los guardaparques percibe sólo $430 mil mensuales es un dato impactante. No se han escuchado las voces de otras seremías, parlamentarios y autoridades al respecto, siendo que otrora se hubieran plegado a estas movilizaciones.

Se entiende la frustración del gobierno, pero también ha habido pésima gestión y escasa capacidad negociadora, pues nunca se debió permitir que el paro escalara y que se sumaran las demandas de los guardarparques de otras regiones que son diferentes a las que tienen sus pares en Magallanes.